Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Sobre la Libertad la atroz Licencia
El trono levantó del fanatismo;
¡Enmudeció la voz de la conciencia!....
I Pereció la virtud del patriotismo 1....

Y ¿es ésta la que un dia
Quebrantó con bravura las cadenas
De la más negra infanda tiranía?

Y ¿es ésta aquella raza generosa
Cuya potente mano

Condujo hasta Bolivia, victoriosa,
El pabellon del Iris que, sublime,
Tantas naciones á su sér redime?

jNo!... que entre el polvo nunca se arrastraron
Aquellos nobles, fuertes corazones,
Que del yugo espanol le libertaron
¡Nacion infortunada!

Y con lauro inmortal te coronaron!
Mas ¡oh dolor! ¿será que para siempre

El odio innoble y la feroz venganza,
Sacerdotes del crimen y la muerte,
Con tenebroso velo
La luz le ocultarán de la esperanza?

Y cual roca que rueda desprendida

De la alta cumbre á la region profunda
Sin detenerse en su veloz caida,
¿A los abismos rodarás del vicio
Sin término encontrar al precipicio?

¡Oh! patria de mis padres,
De tantos héroes cuna,
Tus ojos vuelve en derredor y mira.
Y en amargo dolor por tí suspira.

Y si acaso á compasion te mueve
La espantosa miseria de tus lares,

Y muerte prematura

De tus hijos que ruedan á millares
Sin que encuentren quizas ni sepultura
Léjos de sus hogares,
I Detén el pasol... y la Sangrienta mano
Rompa y arroje el homicida hierro;

Y de rodillas ante el Ara santa,
Prenada de dolor, arrepentida,

Tu férvida plegaria á Dios levanta,
¡ Y acabe para tí desgracia tanta 1

Transcurrieron los años hasta 1872. Esta fecha marca el fin de una de tus más terribles contiendas. Yo no quiero ver más hácia el pasado; no quiero ya recordar tus desventuras, que ellas fueron tantas y tan grandes, que no tendría ya lágrimas bastantes para llorarlas!

Desde esta fecha, un guerrero de gran genio te impuso la paz; y bajo sus auspicios te has encarrilado por las sendas del progreso y has vuelto á recordar que la guerra es el peor de todos los azotes con que puede castigarse áun pueblo.

Te has alentado con las fuerzas que enderezan las naciones á su engrandecimiento y se ha abierto para tí una era de transformacion.

Cerradas las hondas heridas de la guerra, la gente agricultura se consagra sin temor ásu plantío; y del fructífero campo las labores enriquecen ya tus vírgenes comarcas. Las abundosas cosechas de tus preciados frutos llaman de nuevo la atencion en los grandes centros del comercio universal; y el divino culto de las artes se ha encendido con amor en tus ciudades. Vuelven los rebaños á pacer tranquilamente en tus llauuras; numerosas y extranjeras naves cruzan tus aguas ensanchando tu comercio; y convaleciente de tus pasados dolores, buscas ya en la instruccion de tus nuevas generaciones la fuerza intelectual que es menester para asegurar en lo por venir dias aún más tranquilos y felices.

Cuando en 1872 vi que tu primer magistrado, empuñando la bandera del progreso, invitó en el seno de la paz a los hombres de todos los partidos para que le ayudasen en la alia empresa de robustecer los resortes de vida que aún quedaban al país, y con fé y acierto comenzó á llevar á cabo los grandes trabajos que han traido el país en pocos años al ventajoso estado en que hoy se encuentra, sentí renacer mis esperanzas y vi con entusiasmo llegar el bajel de la patria á puerto de salvacion.

De esta fecha (1872) al presente se han llevado á cabo tan grandes trabajos de utilidad pública en los diferentes ramos de la administracion, que puede asegurarse que el general Guzman Blanco ha hecho, durante los cuatro últimos años de su gobierno, mucho mas por el desenvolvimiento de las fuerzas vitales del país, que todos los gobiernos que le han precedido desdo 1830.

No es hoy que pueden juzgarse con acierto los grandes beneficios que á su administracion le debe Venezuela. Las pasiones, los intereses de partido, y rail otras circunstancias de diferente naturaleza, apartan frecuentemente la razon de la rectitud en sus juicios. y sólo la posteridad es justa con los hombres públicos. Ella nq tributa honores a los que no tuvieron defectos, sino á los que han hecho grandes beneficios; porque es el error cosa inseparable de la condicion humana, y la critica filosófica que preside á los fallos de la historia, jamas ha aspirado á que la infalibilidad sea la dote de ningun gobierno.

Al asegurar que este magistrado ha hecho en tan corto período de tiempo muchísimo más que cuantos gobiernos ha tenido hasta ahora Venezuela, no tememos que haya quienes al leer estas líneas nos tomen por hombres de partido, amigos de encomiar exageradamente á los que se hallan en las altas regiones del poder, ó que guiados de innobles sentimientos hemos llegado á prostituir nuestra pluma al villano oficio de la adulacion. No, no tememos esto; al contrario, se nos juzgará como imparciales, pues no solamente no hemos pertenecido á las filas presididas por el general Guzman Blanco, sino que nos hemos hallado en las contrarias hasta 1870, sin mezclarnos desde entónces en los acontecimientos políticos que han tenido lugar en el país. Ademas de lodo esto, nos encontramos hoy muy léjos de la patria, sin otra ambicion que la de serla útil en lo posible, y extraños en absoluto á su política.

Con toda independencia decimos la verdad y pasamos á demostrarla con hechos, que unidos á las anteriores observaciones, serán para el lector seguras prendas de imparcialidad.

Para que sea más clara esta exposicion, dividiremos la materia en tres secciones que trataremos sucesivamente. Estas serán : Ia. Vías de comunicacion, acueductos y otras obras públicas. — 2a. Inmigracion. —3a. Instruccion popular.

Vías de comunicacion y otras obras pública»

Desde 1830 hasta 1872 apénas se han construido en el país poco ménos de 390 kilómetros de vias carreteras. De 1872 hasta la fecha se han llevado á cano las siguientes:

Carretera del Este hasta Guatire (4).
» » Sur á Cua y Ocumare (2).

de Maitana á Santa Lucía.

» Cua á San Casimiro.

» Paracotos á Soledad.

•i Valencia, Bejuma y Montalban.

» Bejuma á Miranda y Nirgua.

» Ciudad de Cura á San Juan de los Morros.

» o » o ;i Cagua.

» San Juan de los Morros á los Banos sulfurosos.

t> San Carlos á Valencia.

» Maturin á Cariaca. Calzada de Carúpano.

(1) De esta carretera se habían comenzado los trabajos hacia algun tiempo, pero apénas habían llegado al Pié de la Cuesta.

(2) Tambien esta carretera se había comenzado; mas lo que en esta

« AnteriorContinuar »