Historia de Méjico, desde sus tiempos mas remotos hasta nuestros dias; escrita en vista de todo lo que de irrecusable han dado á luz los mas caracterizados historiadores, y en virtud de documentos auténticos, no publicados todavía, tomados del Archivo nacional de Méjico, de las bibliotecas públicas, y de los preciosos manuscritos que hasta hace poco, existian en las de los conventos de aquel pais, Volumen3

Portada
J. F. Párres y compañía, 1877
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 196 - En mi conciencia"; y cuando se enojaba con algún soldado de los nuestros, sus amigos, le decía: "¡Oh, mal pese a vos!
Página 324 - Pues apartarnos a quemar ni deshacer ninguna casa era por demás, porque, como he dicho, están todas en el agua, y de casa a casa una puente levadiza; pasalla...
Página 9 - Temixtitán está fundada en esta laguna salada, y desde la Tierra Firme hasta el cuerpo de la dicha ciudad, por cualquiera parte que quisieren entrar a ella, hay dos leguas. Tiene cuatro entradas, todas de calzada hecha a mano, tan ancha como dos lanzas jinetas.
Página 32 - ... entre nosotros hubo soldados que habían estado en muchas partes del mundo, y en Constantinopla, y en toda Italia y Roma, y dijeron que plaza tan bien compasada, y con tanto concierto y tamaña y llena de tanta gente no la habían visto.
Página 296 - México estaba una fuente que muchas veces y todas las más manaba agua algo dulce ; que lo demás que dicen algunas personas, que el Pedro de Albarado, por codicia de haber mucho oro y joyas de gran valor con que bailaban los indios, les fue a dar guerra, yo no lo creo ni nunca tal oí, ni es de creer que tal hiciese, puesto que lo dice el obispo fray Bartolomé de las Casas aquello y otras cosas que nunca pasaron; sino que verdaderamente dio en ellos por meterles temor...
Página 220 - Dios, y pospuesto todo el temor del daño que se podía seguir, considerando que morir en servicio de mi rey y por defender y amparar sus tierras y no las dejar usurpar a mí ya los de mi compañía se nos seguía farta gloria, di mi mandamiento a Gonzalo de Sandoval, alguacil mayor, para prender al dicho Narváez y a los que se llamaban alcaldes y regidores...
Página 129 - Lo cual todo les dijo llorando con las mayores lágrimas y suspiros que un hombre podía manifestar, e asimismo todos aquellos señores que le estaban oyendo lloraban tanto, que en gran rato no le pudieron responder. Y certifico a vuestra sacra majestad que no había tal de los españoles que oyese el razonamiento que no hobiese mucha compasión.
Página 736 - ... an amusing account of these, see Doblado's Letters from Spain, let. 2.) In no country has the poor gentleman afforded so rich a theme for the satirist, as the writings of Le Sage, Cervantes, and Lope de Vega abundantly show.
Página 553 - ¿Y quién reunirá y acaudillará a los soldados viejos, y hombres diestros en la pelea? ¡Señor nuestro y amparador nuestro! tenga por bien VM de elegir y señalar alguna persona suficiente, para que tenga vuestro trono y lleve a cuestas la carga pesada del régimen de la república...
Página 706 - Y Cortés le dijo que ya veía cuántas veces había enviado a México a rogarles con la paz; y que la tristeza no la tenía por sola una cosa, sino en pensar en los grandes trabajos en que nos habíamos de ver hasta tornarla a señorear, y que con la ayuda de Dios que presto lo pondríamos por la obra.

Información bibliográfica