Crónica histórica del No. 2 de Infantería de Línea

Portada
Impr., Litografía, etc. Arsenal Principal de Guerra, 1904 - 267 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 64 - ¡CIUDADANOS! desde hoy todos sin excepción somos soldados. Que los tiranos conozcan otra vez cuál es la fuerza tremenda de un pueblo libre cuando defiende su honor y sus derechos. Si el Emperador en la embriaguez de su orgullo ha equivocado la moderación con la pusilanimidad, que se desengañe. Que los pueblos brasileros tengan en nosotros un ejemplo que reanime su...
Página 63 - De conformidad con el voto uniforme de las Provincias del Estado, y con el que deliberadamente ha reproducido la Provincia Oriental por el órgano legítimo de sus representantes en la ley de 25 de agosto del presente año, el Congreso General Constituyente, a nombre de los pueblos que representa, la reconoce de hecho reincorporada a la República de las Provincias...
Página 220 - Yo me comprometería, señor Ministro, ante el Gobierno y ante el país, a dejar realizado esto que dejo expuesto, en dos años : uno para prepararme y otro para efectuarlo ; guardando entretanto la paz con los indios y la más absoluta reserva sobre las expediciones.
Página 63 - Constituyente, en nombre de los pueblos que representa. la reconoce de hecho incorporada á la República de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, á que por derecho ha pertenecido y quiere pertenecer.
Página 61 - Con el vano título de Jefe de los orientales y Protector de los pueblos libres, D. José Artigas dirige ya los bandidos que lo siguen Л ocupar nuestras propiedades, и dilapidar nuestras fortunas, á manchar el pudor de nuestras familias.
Página 43 - Si Güemes cometió grandes errores, sus enemigos domésticos nos fuerzan a correr un velo sobre ellos, para no ver sino al campeón de nuestra libertad política, al fiel soldado de la independencia y al mártir de la patria.
Página 89 - ... sepultada en el torbellino que en su derredor levanta el choque, pero un momento después sus crestas negras, inmóviles, tranquilas, reaparecen, burlando la rabia del agitado elemento.
Página 110 - Un bando del general en jefe había condenado a muerte al regimiento del coronel Aquino, y todos los individuos de este cuerpo que cayeron prisioneros fueron pasados por las armas. Se ejecutaban todos los días de a diez, de a veinte y más hombres juntos.
Página 75 - ... nuestra marcha, siempre en persecución del enemigo; encontramos muchas Partidas de Alemanes, que se habían establecido en las casas o ranchos del camino; y allí estaban fabricando pan. Todas estas Partidas se nos presentaban diciendo, por algunos de ellos que...
Página 55 - Delfina, a la que despojaron de su casaquilla y su sombrero. A los gritos que daba su querida, volvió caras el caudillo al frente de dos de sus soldados, y consiguió rescatarla, pero al mismo tiempo que ella se ponía en salvo, un pistoletazo le atravesó el corazón. Se abrazó del pescuezo del caballo, que, asustado, tomó el galope, ya poca distancia cayó muerto, con la cabeza envuelta en su poncho colorado (54).

Información bibliográfica