Historia de la revolución de la República de Colombia en la América Meridional, Volumen4

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

Crítica de los usuarios - Marcar como inadecuado

Guardado
Página 300 El Libertador sabia que el general Urdaneta profesaba las mismas opiniones, y esta coincidencia le molestó sobre manera. Díjole á Urdaneta expresiones duras ...
Página 363 La
persona escogida fue el general Rafael Urdaneta. Este había ofrecido al gobierno sus servicios desde la hacienda de ...
Página 364 Sin embargo de estos procedimientos, Urdaneta escribía en el mismo tiempo á que se refiere, al secretario del interior desde ...
Página 373 El general Urdaneta opuso, como de costumbre en tales casos, algunas dificultades para encargarse del mando de Colombia; pero al fin cedió prestando el 5 de ...
Página 388 Urdaneta por un decreto expedido poco después designó provisionalmente á Cali
Página 388
Urdaneta por un decreto expedido poco después designó provisionalmente á Cali para capital. Los vecinos de Popayan sintieron y se quejaron amargamente de ...
más »
Página 394
Providencias de Urdaneta en el centro : producen mucho disgusto en los pueblos. — Principia la revolución en el Socorro. — Planes vastos de Urdaneta. ...
Página 405
En tales circunstancias , no podía ni debía Urdaneta calificarlos de asesinos, por indicios y sospechas que respecto de López eran muy leves. ...
Página 410
Casi al mismo tiempo el general Luis Urdaneta, sabiendo que los habitantes de la provincia del Chimborazo y su capital Rio- bamba aguardaban solo protección ...
Página 425
Como si Flórez , que promovía aquellas actas , no hubiese mandado en mayo de 1830 el mismo ejército que ahora le habia quitado Urdaneta, con el que se decia ...
Página 426
Urdaneta con todas sus fuerzas marchaba sobre Quito, y habia ocupado la villa de Ambato. Dejando Flórez encargado el gobierno al vicepresidente, ...
Página 432
Mas, que si no existia Bolívar, ó se habia ausentado fuera del territorio de Colombia, la división de Urdaneta reconocería nuevamente al Estado del Ecuador, ...
Página 433
Entre tanto Urdaneta parecía decidido á no cumplir lo pactado. Empero los pueblos toman las armas y le molestan sobre manera en la marcha que emprendió ...
Página 435
Á pesar de varias reclamaciones , este edificio , que es una fortaleza, no se entregó al rector del colegio. Urdaneta y sus partidarios le ocupaban como una ...
Página 439
Lo conocía Urdaneta, y como hombre de revolución principió á dictar cuantas medidas le parecieron necesarias para sostenerse hasta el 15 de junio en que se ...
Página 440
Los mas exaltados de aquellos campesinos dirigieron peticiones al gobierno de Urdaneta con multitud de firmas. Apoyándose en la reciente defección de las ...
Página 441
Acaso el departamento que mas fuerte apoyo daba á Urdaneta por su población, por su riqueza y por los dos mil hombres de buenas tropas que lo ...
Página 464
Urdaneta se desalienta y quiere renunciar el mando. — Nombra comisionados para tratar con el vicepresidente Caicedo. ...
Página 472
bierno de Urdaneta habia expedido para Cartagena , los que se hallaban todavía en Nare. El 6 de abril se recibió en Bogotá la noticia del pronunciamiento ...
Página 473
En vista del pronunciamiento general de la opinión de los pueblos , tanto Urdaneta como sus agentes principales comenzaron á desmayar. ...
Página 474
En cumplimiento de este acuerdo Urdaneta nombró de comisionados á García del Rio, y por su renuncia al doctor José María del Castillo ; ambos renunciaron ...
Página 475
Los comisionados que había mencionado Urdaneta haberse nombrado , eran los consejeros Vicente Borrero y Raimundo Santamaría. ...
Página 476
Cincuenta soldados que había en Guaduas desertaron , y en Honda se unieron á los enemigos de Urdaneta. Ochenta que Ahumada pudo juntar de las milicias de ...
Página 481
marchó de la Purificación hacia el Guamo, donde se decía existir doscientos hombres de las tropas de Urdaneta : no habiéndolos hallado , continuó sus ...
Página 482
Después de ajustado el armisticio , López escribió á Urdaneta una carta que abundaba en nobles y
 

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 412 - Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro.
Página 93 - Considerad que la corrupción de los pueblos nace de la indulgencia de los tribunales y de la impunidad de los delitos. Mirad que sin fuerza no hay virtud; y sin virtud perece la república. Mirad, en fin, que la anarquía destruye la libertad y que la unidad conserva el orden.
Página 279 - Colombianos. Hoy he dejado de mandaros . Veinte años ha que os he servido en calidad de soldado y magistrado. En este largo período hemos reconquistado la patria, libertado tres repúblicas, conjurado muchas guerras civiles, y cuatro veces he devuelto al pueblo su omnipotencia, reuniendo espontáneamente cuatro congresos constituyentes.
Página 279 - Conciudadanos! Me ruborizo al decirlo: la independencia es el único bien que hemos adquirido a costa de los demás. Pero ella nos abre la puerta para reconquistarlos bajo vuestros soberanos auspicios, con todo el esplendor de la gloria y de la libertad.
Página 280 - Colombianos: acercaos en torno del congreso constituyente: él es la sabiduría nacional, la esperanza legítima de los pueblos y el último punto de reunión de los patriotas. Penden de sus decretos soberanos nuestras vidas, la dicha de la República y la gloria colombiana.
Página 20 - El gobierno considera detenidamente estas circunstancias y halla en su conciencia, que el honor de un oficial ligado con juramentos solemnes á las leyes de su patria y penetrado del fuego santo de la libertad, el temor de ver perdidas para la república en esta época de disturbios unas fuerzas tan preciosas, la distancia que...
Página 93 - Sí, legisladores, muertos y vivos, sepulcros y ruinas, os piden garantías. Y yo que sentado ahora sobre el hogar de un simple ciudadano, y mezclado entre la multitud, recobro mi voz y mi derecho, yo que soy el último que reclamo el fin de la sociedad, yo que he consagrado un culto religioso a la patria ya la libertad, no debo callarme en momento tan solemne. Dadnos un gobierno en que la ley sea obedecida, el magistrado respetado, y el pueblo libre: un gobierno que impida la transgresión de la...
Página 51 - La Gran Convención es el grito de Colombia, es su más urgente necesidad. El Congreso la convocará sin duda, y en sus manos depondré el bastón y la espada que la República me ha dado, ya como Presidente constitucional, ya como autoridad suprema extraordinaria que el pueblo me ha confiado.
Página 278 - Creedme: un nuevo magistrado es ya indispensable para la República. El pueblo quiere saber si dejaré alguna vez de mandarlo. Los Estados americanos me consideran con cierta inquietud, que puede atraer algún día a Colombia males semejantes a los de la guerra del Perú.
Página 278 - Mostraos, conciudadanos, dignos de representar un pueblo libre, alejando toda idea que me suponga necesario para la República. Si un hombre fuese necesario para sostener el Estado, este Estado no debería existir, y al fin no existiría.

Información bibliográfica