Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cieron célebres en la conquista de Nueva-España: Cholula, por su traicion y su saqueo: Tlaxcala, por su fidelidad y su valor, que le me. reció la singular benevolencia y atencion de nuestros reyes. Uno de los lugares mas dignos de atencion de esta diócesis, es el famoso san. tuario de S. Miguel del Milagro. La aparicion del Sto. Arcángel cs universalmente contestada y confirmada por la constante tradicion. Lo cierto es que la constitucion misma del lugar en que mandó se le fabricase templo, está dando bastantemente á conocer que no pudo ser humano pensamiento. Persevera en el mismo sitio un pozo cuyas aguas, se dice, ser una celestial medicina para todo género de dolencias. La Iglesia está situada en una hoya ó profundidad, á que se baja por mu. chas gradas. Todo cuanto allí se ve inspira una veneracion y un res. peto, que hace muy creible la milagrosa aparicion. Aconteció veinte años despues de la conquista y toma de México, el de 1541, y diez años despues de la prodigiosa imágen de Guadalupe. El Illmo. Sr. D. Pedro Nogales, a los principios de este siglo, fabricó de nuevo aquel santuario, y le añadió casas y hospedería para los muchos que acuden á venerar la sagrada imágen, cuya devocion promovió singularmente con su ejemplo, retirándose allí frecuentemente á entregarse con mas atencion á los fervores de su piedad. El clima de la Puebla y sus contornos es templado, aunque inclina mas á caliente y seco; el terreno extremamente fértil de trigo y frutas delicadas de Indias y de Europa. Dista de México la ciudad veintidos leguas al Sudeste, por donde divide una y otra diócesis la Sierra Nevada, y el volcán que los indios laman Popocatepetl, por los penachos de espeso humo, que muchas ve. ces le observaron en su gentilidad los naturales. Despues de conquis. tado el reino el año de 1594, vomito grandes llamaradas y mucho hu. mo por algunos meses, hasta el de octubre. Lo mismo aconteció el de 1663 y el siguiente, muy á los principios de enero: se destacó con es. pantoso estruendo un gran pedazo de la cima, siguiéndole cantidad de ceniza y mucha piedra liviana y calcinada. La última vez que se ha

# Esta traicion está muy disputada. El odio de los tlaxcaltecas, muy antiguo contra los cholultecas, hizo que se cometiese aquella horrible matanza, conforme con los sentimientos de Cortés, que deseaba ganar el afecto de los auxiliares, sus ami. to, y dar golpes terribles é imponentes que aterrorizasen á los mexicanos. Este hecho fué tan dudoso, que sobre su causa mandó la corte de España recibir infor. macion, á la que los amigos de Cortés dieron carpetazo. Véase á Chimalpaim retea de este horrible suceso.-EE.

visto despedir este humo y alguna tenue luz, fué el dia 25 de julio de 1660. Está la ciudad situada en una hoya 6 valle hermoso, que baña el rio Atoyac, no muy caudaloso en este parage, si no es en tiempo de aguas. Algunos grandes barrios están del otro lado del rio, como el de S. Francisco, Analco, &c., en considerable altura, respecto á lo demas que está á nivel del rio. La Catedral, S. Agustin, la Soledad, S. Javier, el colegio del Espíritu Santo, son sus mas bellos edificios. Tiene dos conventos de Sto. Domingo y una recoleccion de S. Francisco, de S. Diego, y un hospicio de misioneros apostólicos, extramuros de la ciudad, de la Merced, del Cármen, de S. Juan de Dios, de Belen, de S. Hipólito, Oratorio de S. Felipe Neri, de S. Agustin, tres colegios de la Compañía de Jesus; el uno, nuevamente fundado para solo ministerios de indios, cuatro parroquias y algunas otras con derechos de tales: once conventos de monjas, tres Seminarios; el uno tridentino, á direccion de cléri. gos seculares, el real de $. Ignacio de estudios mayores, y el mas an. tiguo de S. Gerónimo, de estudios de gramática; los dos á cargo de la Compañía de Jesus, colegio de niñas, casa de recogidas, el hospital de S. Cristóbal para niños expuestos, el hospital real de $. Pedro, fuera de otros que están a cargo de familias religiosas. Tiene mas de cua. renta templos que merezcan este nombre, fuera de otras muchas capi. llas y hermitas, que en cualquiera otra ciudad ménos grande podrian pasar por tales. Hay dentro de la ciudad muchos ojos de agua, aun. que los mas infestados de azufre, de que son muy medicinales los del ojo, que llaman de S. Pablo. A causa de los vapores sulfúreos, y de la situacion coronada toda de altos montes, es el terreno expuesto á tempestades ‘formidables, de que sin embargo ha conseguido bastante alivio, despues que se juró por patron, y se erigió un hermoso templo ·al gloriosísimo Patriarca Sr. S. José. En el convento de S. Francisco, yace el venerable siervo de Dios Fr. Sebastian de Aparicio, y en el monasterio de la Concepcion, la venerable Sor María de Jesus, que esperamos ver en los altares.

Fin del libro segundo.

DE LA PROVINCIA

DE LA COMPAÑIA DE JESUS

DE

NUEVA ESPAÑA.

LIBRO III,

SUMARIO.

Ordenes precisas de Roma sobre la administracion del Seminario de 8. Pedro. Congregacion de la Anunciata en el colegio máximo, y efectos de los ministerios. Raros ejemplos de virtud en los indios de Tepotzotlan. Frutos del colegio de la Puebla. Mision á Zacatecas y principios de aquel colegio. Viene de visitador el padre Diego de Ave. llaneda y su carácter. Principio de las misiones de Sinaloa, descripcion de aquel pais y suscinta relacion de su descubrimiento y conquis. ta. Pasa el noviciado al colegio de la Puebla, y casos singulares de sus ministerios y misiones. Congregacion de la Anunciata en Oaxa. ca. Principios de la fundacion de la casa Profesa. Celébrase la ter. cera congregacion provincial, en que es elegido procurador á entram. bas cortes el padre Dr. Pedro de Morales. Muerte de D. Melchor de Cobarruvias, su elogio y testamento. Muerte del padre Hernan Vaz. quez. Mision á Guatemala y peticion de la ciudad al rey para que funde allí la Compañía. Mision á Guadalajara. Encomienda el vi. rey á la Compañía la reduccion de los serranos de Guayacocotla. Su. mesos de Sinaloa y primera entrada á Topía. Peste entre los indios, temblor de tierra y sus buenos efectos. Principios del colegio de Gua

diana. Progresos de la Profesa y principios de sus congregaciones.
Muerte de algunos sugetos en el colegio máximo. Ministerios y mi.
siones en México, en Puebla, en Valladolid, Tepotzotlan y Veracruz.
Encarga el virey á la Compañía la reduccion de los chichimecas en S.
Luis de la Paz. Primera entrada á la Laguna de S. Pedro, y descrip.
cion de ește pais. Progresos de Sinaloa. Conspiracion contra el pa.
dre Tapia y su castigo. Conspiracion de Nacaveba, muerte del padre
Tapia y su elogio. Consecuencias de este alzamiento. Arribo de
nuevos misioneros, y estado de la mision. Estado del pleito sobre el
sitio y fundacion de la Profesa. Muerte del padre Diego de Herrera.
Celébrase la cuarta congregacion provincial. Ministerios y estudios
del colegio máximo. Cátedra de escritura. Frutos de los demas co-
legios. Raros ejemplos de virtud en los indios de Pátzcuaro y en Te.
potzotlan. Muerte del padre Cárlos de Villalta. Mision á Acapulco
y pretension de un colegio. Sucesos de los chichimecas. Reduccioa
de los Guasabes en Sinaloa, y de los fugitivos á sus pueblos. Pídense
jesuitas para la conversion del Nuevo-México y para Californias.
Progresos de las congregaciones del Salvador y la Anunciata. Mision
de S. Gregorio y sus efectos. Calumnias contra los jesuitas en la
Puebla, peste en Oaxaca y salud milagrosa en nombre de S. Francis-
co de Borja. Muerte del padre Geronimo Lopez. Pretende el cabil.
do de Valladolid se encargue la Compañía del Seminario de S. Nico.
lás. Inquietudes en Sinaloa. Principios de las misiones de Tepegua-
nes y sus primeros frutos en el pueblo de Papátzcuaro. Sucesos de la
mision de la Laguna y de S. Luis de la Paz.

Mutacion en El colegio Seminario de S. Pedro y S. Pablo estaba en una situa

Seminario cion que no podia durar mucho tiempo sin alterarse la constitucion de de S. Pedro y S. Pablo. su gobierno. La Compañía lo habia tomado segunda vez á su cargo

por órden de la real audiencia, como dejamos ya escrito; pero aun este superior respeto no fué bastante para que en los siguientes cabildos no intentasen los patronos algunas novedades á que no se podia condes. cender sin deshonor. Informado nuestro muy reverendo padre general Claudio Acuaviva, envió órdenes muy apretadas al padre provincial Antonio de Mendoza, en que le mandaba que si aquellos señores (sal. vo el derecho de presentacion) no cedian á la Compañía todos los de. mas, cuanto a la temporal administracion y gobierno económico del Seminario, se dejase del todo la direccion y se quitase aquel motivo de discordias que podian ser de muy perniciosas consecuencias a toda la provincia. En consecuencia de esta órden, juntos en cabildo los pa. tronos á 30 de julio de 1588, propuso el padre provincial las instrucciones que se habian recibido de Roma, bien seguro que no estaban los ánimos en disposicion de admitir tan duras condiciones. Efectivamen. te, habiendo escuchado aun la simple propuesta, no sin muestras de in. dignacion, el padre Juan de Loaiza, que era entonces rector, entregó las llaves del colegio, y volvió éste á su antiguo estado, bajo la administracion y direccion del Lic. Francisco Nuñez.

Miéntras que así vacilaba, y amenazaba próxima ruina el colegio de S. Pedro y S. Pablo, los dos Seminarios de S. Bernardo y S. Miguel, felizmente reunidos, bajo el nombre de S. Ildefonso, que se vió desde entonces como un presagio dichoso de su duracion y de sus aumentos, florecian cada dia mas en letras y en virtudes. Para el cultivo de es. tas en que ha puesto siempre la Compañía su principal atención, se habia emprendido algunos años antes una congregacion formada de los misinos estudiantes, bajo el amparo y advocacion de la Santísima Vírgen María en el ministerio de su Anunciacion, que honraban con par. ticulares ejercicios. Estas piadosas congregaciones eran ya muy frecuentes en Francia, en España, Italia y Alemania. La que se habia fundado en Roma, en nuestro colegio de estudios, era muy sobresalien. te para que pudiese ocultarse á la paternal benevolencia del Sumo Pon. tifice Gregorio XIII, fundador de aquel insigne colegio. Habia tenido principio desde el año de 1563; en el siguiente se le dió el nombre de la Anunciata, con que hasta ahora florece. La frecuencia de los Sa. cramentos, la asistencia de las exhortaciones que les hacia su prefecto, la leccion diaria de algun libro piadoso, algunos ratos de oracion, la devocion al santo sacrificio y al Rosario, y otras oraciones en honra de la Santísima Vírgen, eran sus principales ocupaciones. Los domaingos, despues de vísperas, acompañados de sus maestros, visitaban las estaciones de Roma ó los hospitales y las cárceles, con una modes. tía y una fragancia de virtud que encantaba a toda la ciudad. El So. berano Pontífice, gozoso de ver en su colegio, no solo la regular obser. vancia de los nuestros, pero aun en la mas tierna juventud, obras de tanta edificacion, la enriqueció con muchas indulgencias por bula exPendida á 5 de diciembre de 1584. Despues Sisto V, por bula expedi. da a 5 de enero de 1586, concedió al general de la Compañía poder frigir en todos y cada uno de los colegios 6 casas, una ó muchas con.

« AnteriorContinuar »