Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][graphic][graphic][ocr errors][merged small][merged small]
[merged small][ocr errors]
[ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]

Real decreto, concediendo a los decanos de los Colegios de Abogados las

consideraciones que se expresan durante el desempeño de sus cargos, ;

Habiendo quedado sin efecto, en virtud del Real decreto de 7 de Enero de 1851, la Real órden de 14 de Diciembre de 1848, que concedia distinciones á los decanos de los Colegios de Abogados, y queriendo que la honrosa profesion de la Abogacía no se vea priyada de las consideraciones a que sus servicios la hacen acreedora, yengo en conceder á los decanos de los Colegios esta; blecidos en los puntos de residencia de las Audiencias, mientras ejerzan el cargo y en representacion de dichos Colegios, la consideracion de Magistrados honorarios de Audiencia, y á los de los demás Colegios la de Jueces de primera instancia en la categoría respectiva å la del Juzgado en que aquellos residan ; debiendo unos y otros ocupar en los actos públicos el puesto de honor correspondiente a su clase.

Dado en Palacio á 3 de Abril de 1858.--Esla rubricado de la Real mano.=-El Ministro de Gracia y Justicia, José María Fernandez de la Hoz.

223.

HACIENDA.

14 Abril: publicada en 16 de mismo.)

Real órden, disponiendo que los efectos contenidos en los registros con

sulares que vienen consignados a la orden de los Capitanes de los buques, pueden declararse en los manifiestos, á consignacion de los concesionarios de ferro-carriles.

Ilmo. Sr. : He dado cuenta á la Reina (Q. D. G.) del expediente instruido en esa Dirección general con motivo de la consulta del Administrador de la Aduana de Alicante, relaliva á si los efectos contenidos en los registros consulares que vienen consignados á la órden del Capitan, pueden declararse por éste, en su manifiesto, á consignacion de los concesionarios de ferro-carriles; y considerando que como quiera que, en último termino, las empresas de ferro-carriles no han de introducir mayor cantidad de efectos por cuenta de la subvencion que a cada una concede anualmente el Gobierno que la expresada en las relaciones generales aprobadas, vengan aquellos ó no consignados directamente a las mismas desde el extranjero, puesto que en todo caso las Aduanas han de hacer en las citadas relaciones la baja correspondiente; ha tenido á bien mandar S. M., conformándose con lo propuesto por V. I., que se permita despachar al representante del camino de hierro de Madrid á Alicante, por cuenta de esté, los 7,260 quintales carbon coke que conducia á su propia órden el Capitan del brik inglés Mechanic, principal móvil de la consulta de aquel Administrador; disponiendo, al propio tiempo, que esta prescripcion sirva de regla para los casos que puedan ocurrir en lo sucesivo. : **. De "Real órden lo digo á V. I. para su conocimiento y efectos consiguientes. Dios guarde á V. I. muchos años. Madrid 4 de Abril de 1858.=Ocaña.Sr. Director general de Aduanas y Aranceles.

[merged small][merged small][merged small][ocr errors]

Real órden, trasladando otra expedida por el Ministerio de la Gobernacion,

en la que se dictan algunas reglas para la admision y circulacion por correos de bultos y objetos estraños a la correspondencia.

Excmo. Sr. : Por el Ministerio de la Gobernacion del Reino se trasladó a este de la Guerra en 27 de Marzo último la Real órden de la misma fecha dirigida por aquella Secretaría al Director general de Correos, cuyo tenor es el siguiente:

«]]mo. Sr.: He dado cuenta á la Reina (Q. D. G.) dél expediente instruido en esa Direccion general con motivo de la práctica introducida en perjuicio del buen servicio del ramo, admiliendo para su envío y circulacion por el correo un cúmulo considerable de paqueles de impresos, papel sellado y otros efectos estraños á la correspondencia que diariamente remiten á las Administraciones por diferentes centros directivos, corporaciones y funcionarios; y penetrada S. M. de las razones expuestas por la misma Direccion acerca de la imposibilidad de que dichos efectos se remitan por el correo, sin menoscabo de este preferente servicio, tanto por el considerable incremento que de dia en dia va adquiriendo la correspondencia pública, para cuya conduccion son insuficientes los al: macenes de las actuales sillas, como por el entorpecimiento y retraso que un aumento de peso tan excesivo ocasiona en las expedi; ciones dificultando el cumplimiento de los itinerarios, se ha servi: do dictar las siguientes disposiciones: in o on isfimi re

1. Que en lo sucesivo no se admitan en las Administraciones del ramo para su remision ó circulacion por el correo cajas ni bullos que contengan efectos extraños a la correspondencia pública y los periódicos, aun cuando procedan de las oficinas del Estado.

2. Que cuando el servicio público lo exija imperiosamenle, y á falta de todo otro medio de trasporte, se admitan los bultos, o paquetes que con documentos impresos etc., entreguen en las de pendencias de Correos las demas del Estado, con tal de que las dimensiones de dichos hultos y paquetes no excedan de una tercia en cuadro de ancho y una cuarta de alto, en conformidad a lo eslablecido por la instruccion de 1. de Diciembre de 1849. : 3. . Que los libros é impresos que con igual objeto entreguen los particulares solo podrán ser admitidos y conducidos por el correo, cuando lo permitan el peso y volúmen de la correspondencia

« AnteriorContinuar »