Elementary Spanish-American Reader

Portada
Frederick Bliss Luquiens
Macmillan, 1917 - 224 páginas

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Contenido

I
xv
II
3
IV
11
V
13
VI
19
VII
23
VIII
29
IX
38
XII
49
XV
53
XVII
54
XVIII
65
XX
71
XXII
76
XXIII
88
XXIV
94

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 95 - Se levanta a la faz de la tierra Una nueva y gloriosa nación, Coronada su sien de laureles, Y a sus plantas rendido un león.
Página 140 - Un sello, por favor. 0 cero 1 un, uno, una 2 dos 3 tres 4 cuatro 5 cinco 6 seis 7 siete 8 ocho 9 nueve 10 diez...
Página 98 - Desde un polo hasta el otro resuena de la fama el sonoro clarín, y de América el nombre enseñando, les repite: "¡Mortales, oíd! Ya su trono dignísimo abrieron Las Provincias Unidas del Sud". Y los libres del mundo responden: "¡Al gran pueblo argentino, salud!
Página 38 - Acostumbrado al uso constante de la fuerza y de los artificios para defender su existencia contra todo linaje de peligros, es por necesidad astuto y cauteloso; pero injustamente se le ha comparado en todo a los beduinos.
Página 98 - La Colonia y las mismas murallas del tirano en la Banda Oriental, son letreros eternos que dicen: "Aquí el brazo argentino triunfó; aquí el fiero opresor de la Patria su cerviz orgullosa dobló".
Página 96 - De los nuevos campeones los rostros Marte mismo parece animar; La grandeza se anida en sus pechos; A su marcha todo hacen temblar. Se conmueven del Inca las tumbas Y en sus huesos revive el ardor, Lo que ve renovando a sus hijos De la Patria el antiguo esplendor.
Página 96 - Pero sierras y muros se sienten retumbar con horrible fragor: todo el país se conturba por gritos de venganza, de guerra y furor.
Página 97 - ¡El valiente argentino a las armas corre ardiendo con brío y valor! El clarín de la guerra, cual trueno, en los campos del sud resonó. Buenos Aires se pone a la frente de los pueblos de la ínclita unión y con brazos robustos desgarran al ibérico altivo león.
Página 97 - A vosotros se atreve, Argentinos, el orgullo del vil invasor; vuestros campos ya pisa contando tantas glorias hollar vencedor. Mas los bravos que unidos juraron su feliz libertad sostener, a estos tigres sedientos de sangre fuertes pechos sabrán oponer.

Información bibliográfica