Annales, Volumen4

Portada
Éditions Bière, 1907
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 194 - Su brillo desfalleciendo fue; la blanca luna y de Venus la estrella solitaria en el cielo desierto se veían. ¡Crepúsculo feliz! Hora más bella que la alma noche o el brillante día, ¡cuánto es dulce tu paz al alma mía!
Página 194 - De la esfera el leve azul, oscuro y más oscuro se fue tornando: la movible sombra de las nubes serenas, que volaban por el espacio, en alas de la brisa, era visible en el tendido llano.
Página 193 - ¿Por qué no miro alrededor de tu caverna inmensa las palmas, ¡ay!, las palmas deliciosas, que en las llanuras de mi ardiente patria nacen del sol a la sonrisa, y crecen, y al soplo de las brisas del Océano bajo un cielo purísimo se mecen?
Página 197 - ¿Ya qué importa que al cielo te tiendas de verdura perenne vestida, y la frente de palmas ceñida a los besos ofrezcas del mar, si el clamor del tirano insolente, del esclavo el gemir lastimoso, y el crujir del azote horroroso se oye sólo en tus campos sonar?
Página 192 - Dadme mi lira, dádmela, que siento en mi alma estremecida y agitada arder la inspiración. ¡Oh!, ¡cuánto tiempo en tinieblas pasó sin que mi frente brillase con su luz. . .! Niágara undoso, tu sublime terror sólo podría tornarme el don divino, que ensañada me robó del dolor la mano impía.
Página 193 - Corres sereno, y majestuoso, y luego en ásperos peñascos quebrantado, te abalanzas violento, arrebatado, como el destino irresistible y ciego.
Página 197 - ¡Cuba! al fin te verás libre y pura Como el aire de luz que respiras, Cual las ondas hirvientes que miras De tus playas la arena besar. Aunque viles traidores le sirvan, Del tirano es inútil la saña, Que no en vano entre Cuba y España Tiende inmenso sus olas el mar.
Página 193 - ¿Do tu origen está? ¿Quién fertiliza por tantos siglos tu inexhausta fuente? ¿Qué poderosa mano hace que al recibirte no rebose en la tierra el Océano? . Abrió el Señor su mano omnipotente, cubrió tu faz de nubes agitadas, dio su voz a tus aguas despeñadas, y ornó con su arco tu terrible frente.
Página 193 - Dentro de pocos años Ya devorado habrá la tumba fría A tu débil cantor.
Página 425 - Gautier, dans un tout récent chapitre de l'Histoire de la langue et de la littérature française , publiée sous la direction de M. Petit de Julleville (t.

Información bibliográfica