Colección de documentos inéditos para la historia de España [ed.] por M. Fernandez Navarrete [and others].

Portada
Martín Fernández de Navarrete
1875
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 296 - ... dellos se pintan de prieto y ellos son de la color de los canarios, ni negros ni blancos y dellos se pintan de blanco y dellos de colorado y dellos de lo que fallan y dellos se pintan las caras y dellos todo el cuerpo y dellos solo los ojos, y dellos solo el nariz.
Página 296 - ... muchas, y nos las trocaban por otras cosas que nos les dábamos, como cuentecillas de vidrio y cascabeles. En fin, todo tomaban y daban de aquello que tenían de buena voluntad. Mas me pareció que era gente muy pobre de todo.
Página 135 - Diligite inimicos vestros, benefacite eis qui oderunt vos, et orate pro persequentibus et calumniantibus vos, ut sitis filii Patris vestri, qui in coelis est, qui solem suum oriri facit super bonos et malos, et pluit super justos et injustos.
Página 297 - Ellos todos a una mano son de buena estatura de grandeza y buenos gestos, bien hechos. Yo vide algunos que tenían señales de feridas en sus cuerpos, y les hice señas...
Página 250 - Ya saben Vuestras Altezas, que anduve siete años en su corte importunándoles por esto; nunca en todo este tiempo se halló piloto, ni marinero, ni filósofo, ni de otra ciencia que todos no dijesen que mi empresa era falsa , que nunca yo hallé ayuda de nadie, salvo de fray Antonio de Marchena , despues de aquella de Dios eterno, etc.
Página 397 - Almirante-, son gente de amor y sin codicia y convenibles para toda cosa, que certifico a Vuestras Altezas que en el mundo creo que no hay mejor gente ni mejor tierra: ellos aman a sus prójimos como a sí mismos, y tienen una habla la más dulce del mundo y mansa, y siempre con risa.
Página 263 - ... y llevé el camino de las islas de Canaria de vuestras Altezas, que son en la dicha mar océana, para de allí tomar mi derrota y navegar tanto que yo llegase a las Indias...
Página 380 - Yo pensé quel ternía a bien de comer de nuestras viandas; mandé luego traerle cosas quel comiese. Y, cuando entró debajo del castillo hizo señas con la mano que todos los suyos quedasen fuera, y así lo hicieron con la mayor priesa y acatamiento del mundo, y se asentaron todos en la cubierta, salvo dos hombres de una edad madura, que yo estimé por sus consejeros y ayo, que vinieron y se asentaron a sus pies...
Página 261 - Porque, cristianísimos, y muy altos, y muy excelentes, y muy poderosos Príncipes, Rey y Reina de las Españas y de las islas de la mar, nuestros Señores, este presente año de 1492, después de vuestras Altezas haber dado fin a la guerra de los moros que reinaban en Europa, y haber acabado la guerra en la muy grande ciudad de Granada, adonde este presente año a...
Página 390 - Nuestro Señor, que tiene en las manos todas las cosas, vea de me remediar y dar como fuere su servicio: estas son palabras del Almirante.

Información bibliográfica