El asesinato de Manuel Pardo: Presidente del Senado, 16 de Noviembre de 1878

Portada
Imprenta del Estado, 1878 - 953 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 167 - Las cárceles son lugares de seguridad y no de castigo. Es prohibida toda severidad que no sea necesaria para la custodia de los presos. Art. 20. Nadie podrá ser separado de la República, ni del lugar de su residencia, sino por sentencia ejecutoriada.
Página 808 - ... pastoreo que imprimía un sello especial a la población diseminada por las campañas, el sentimiento de individualismo marcado que se manifestaba en los criollos, el temple cívico de ciertos caracteres, la energía selvática de la masa de la población, la aptitud para todos los ejercicios que desenvuelven las fuerzas humanas, el valor nativo probado en las guerras con indios y portugueses, el antagonismo secreto entre la raza criolla y la raza española, el patriotismo local que no se alimentaba...
Página 866 - Ya digo a Laprida lo admirable que me parece el plan de un inca a la cabeza, sus ventajas son geométricas; pero por la patria les suplico, no nos metan una regencia de (varias) personas; en el momento que pase de una, todo se paraliza y nos lleva el diablo. Al efecto, no hay más que variar de nombre a nuestro director, y queda un regente. Esto es lo seguro para que salgamos a puerto de salvación.
Página 866 - Nación, y he oído discutir sabiamente en favor de la monarquía constitucional, reconociendo la legitimidad de la representación soberana en la Casa de los Incas, y situando el asiento del trono en el Cuzco, tanto que me parece se realizará este pensamiento tan racional, tan noble y tan justo con que aseguramos la loza del sepulcro de los tiranos.
Página 138 - Señor Ministro: He tenido el honor de recibir la nota de VE de esta fecha, en la que sirve comunicarme que su Gobierno interpreta la segunda parte del Art. 1°...
Página 294 - Dios, a la resurrección de la libertad, y que el Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no desaparecerá de la tierra.
Página 800 - América meridional, fue considerado por la España como un presente funesto, y como tal se declaró puerta condenada, aun para el uso de sus propios habitantes. Por el espacio de más -de un siglo, toda la legislación española a su respecto, no tuvo más objeto que impedir la navegación...
Página 799 - Los indígenas sometidos, se amoldaban a la vida civil de los conquistadores, formaban la masa de sus poblaciones, se asimilaban a ellos, sus mujeres constituían los nacientes hogares, y los hijos de este consorcio formaban una nueva y hermosa raza, en que prevalecía el tipo de la raza europea con todos sus instintos y con toda su energía, bien que llevara en su seno los malos gérmenes de su doble origen.
Página 808 - Esta sociabilidad naciente, con instintos democráticos, entrañaba empero todos los vicios esenciales y de conformación de la materia originaria y del molde colonial en que se había vaciado, a la par de los que provenían de su estado embrionario y de su propia naturaleza. Los desiertos, el aislamiento, la pereza, la despoblación, la falta de cohesión moral, la corrupción de las costumbres en la masa general, la ausencia de todo ideal, y sobre todo la profunda ignorancia del pueblo, eran causas...

Información bibliográfica