Ensayos biográficos y de crítica literaria sobre los principales poetas y literatos hispano-americanos

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 97 - Tú das la caña hermosa, De do la miel se acendra, Por quien desdeña el mundo los panales; Tú en urnas de coral cuajas la almendra Que en la espumante jicara rebosa; Bulle carmín viviente en tus nopales, Que afrenta fuera al múrice de Tiro...
Página 76 - ¡Ved! ; llegan, saltan! El abismo horrendo devora los torrentes despeñados: crúzanse en él mil iris, y asordados vuelven los bosques el fragor tremendo. En las rígidas peñas rómpese el agua: vaporosa nube con elástica fuerza llena el abismo en torbellino, sube, gira en torno, y al éter luminosa pirámide levanta, y por sobre los montes que le cercan al solitario cazador espanta.
Página 97 - Silva a la agricultura de la zona tórrida". ¡Salve, fecunda zona, que al sol enamorado circunscribes el vago curso, y cuanto ser se anima en cada vario clima, acariciada de su luz, concibes! Tú tejes al verano su guirnalda, de granadas espigas; tú la uva das a la hirviente cuba; no de purpúrea fruta, o roja, o gualda, a tus florestas bellas falta matiz alguno; y bebe en ellas aromas mil el viento; y greyes van sin cuento paciendo tu verdura, desde el llano que tiene por lindero el horizonte,...
Página 74 - ¿Al toro no miráis? El suelo escarban de insoportable ardor sus pies heridos: la frente poderosa levantando, y en la hinchada nariz fuego aspirando, llama la tempestad con sus bramidos. ¡Qué nubes! ¡qué furor! El sol temblando vela en triste vapor su faz gloriosa, y su disco nublado sólo vierte luz fúnebre y sombría, que no es noche ni día... ¡Pavoroso color, velo de muerte!
Página 76 - Sereno corres, majestuoso; y luego en ásperos peñascos quebrantado, te abalanzas violento, arrebatado, como el destino irresistible y ciego. ¿Qué voz humana describir podría de la sirte rugiente la aterradora faz? El alma mía en vago pensamiento se confunde al mirar esa férvida corriente...
Página 140 - La gloria y el destino Del venturoso PUEBLO AMERICANO, Yo me diré feliz, si mereciere, Por premio a mi osadía, Una mirada tierna de las Gracias, Y el aprecio y amor de mis hermanos, Una sonrisa de la patria mía, Y el odio y el furor de los tiranos.
Página 98 - Tú vistes de jazmines el arbusto sabeo, y el perfume le das, que en los festines la fiebre insana templará a Lieo. Para tus hijos la procera palma su vario feudo cría, y el ananás sazona su ambrosía; su blanco pan la yuca...
Página 132 - Gloria, mas no reposo" —de repente clamó una voz de lo alto de los cielos—; ya los ecos los ecos por tres veces "Gloria, mas no reposo", respondieron.
Página 2 - ... las gentes del ecuador feliz con mano larga. No ya de humanas artes obligado el premio rinde opimo: no es...
Página 77 - ¿Por qué no miro alrededor de tu caverna inmensa las palmas, ¡ay!, las palmas deliciosas, que en las llanuras de mi ardiente patria nacen del sol a la sonrisa, y crecen, y al soplo de las brisas del Océano bajo un cielo purísimo se mecen?

Información bibliográfica