Mejico pacificado: el progreso de Mejico y los hombres que lo gobiernan ; Porfirio Diaz - Bernardo Reyes

Portada
Hughes y ca, 1904 - 405 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

Crítica de los usuarios - Marcar como inadecuado

El libro tiene un estilo muy ameno e interesante. Narra la trayectoria de Díaz y Reyes para terminar en la manifestación opositora en Monterrey del 2 de abril de 1903. Y lo que el autor llama la venganza de Reyes. La Manifestación que fue aplacada, con tiroteo y represión (la historia viene de lejos y se repite sin cansancio), juega un papel central en el libro. Es la imagen de la oposición apaciguada, del México pacificado por Díaz y Reyes.
Los Candidatos a la gubernatura de NL eran el General Reyes que se reelegiría por 3ª vez y el Licenciado Francisco Reyes de la oposición.
El autor dice que los miembros de la oposición fueron siendo apresados antes de la manifestación para disminuir el impacto de ésta. Se apresó sin causa, primero, a Reinaldo Bocanegra y después a Joaquín D. Martínez, Guillermo Treviño y su hijo y se mandó matar al Sr. Azcárte.
El 2 de Abril se reunieron en la alameda Porfirio Díaz (Hoy Mariano Escobedo) y en las calles aledañas entre 12 mil y 15 mil personas. Los líderes de la oposición Nicolás Berazaluce (secretario de la Convención electoral) Francisco P. Morales, Galindo P. Quintanilla, Sosa y García y otros ofrecieron. Al terminar la gente se trasladó a la Plaza Zaragoza por las calles de Washington, del Roble (hoy Juárez) y Matamoros por donde se le reunía la gente y se les animaba desde las ventanas y balcones.
Al llegar a la Plaza Zaragoza los esperaban 2 batallones de “rurales” y de 250 a 300 policías secretos. Y al iniciar un nuevo discurso Vicente B. Treviño comenzó el tiroteo. Hubo muertos y heridos y la multitud se dispersó. Fueron apresados prácticamente todos los líderes de la oposición, entre ellos el autor del libro Adolfo Duclós Salinas.
Este libro describe la Penitenciaría del Estado de Nuevo León desde la mirada de un preso político, el horror y la degradación de la llamada Enferería es también una imagen de la corrupción política de la época que precede a la Revolución de 1910.
____________________________________________________
De Israel Cavazos:
“Anualmente, en esa fecha, era conmemorado en todo el país el triunfo de Díaz en Puebla. En ese año la fiesta cívica se convirtió en un encuentro violento de grupos políticos antagónicos. Uno, el reyista, que se reunió frente a la casa del gobernador; el otro, de oposición, se congregó en la Alameda para oír a los oradores de la Gran Convención Electoral Nuevoleonesa. Cuando el grupo de la Alameda se encaminó a la plaza de Zaragoza y coincidió con un destacamento de la policía municipal y con algunos dispersos del grupo reyista, alguien hizo un disparo. La confusión fue terrible. Siguieron muchos disparos entre ambos grupos. Se dijo que casi todos provenían de los balcones y de la azotea del palacio municipal. Hubo ocho muertos y sesenta heridos. Un centenar de prominentes miembros de la Convención fue encarcelado; otros lograron huir.
De los opositores que lograron escapar al extranjero, sin duda uno de los más notables, fue Adolfo Duclós Salinas”. (Israel Cavazos Breve Historia de Nuevo León)
 

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 381 - Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquiera materia. Ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura, ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta, que no tiene más límites que el respeto a la vida privada, a la moral ya la paz pública.
Página 366 - DE LOS MEXICANOS Art. 35. Son mexicanos todos los nacidos en el territorio de la República, los nacidos fuera de él de padres mexicanos, los extranjeros que adquieran bienes raíces en la república o tengan hijos mexicanos, siempre que no manifiesten expresamente la resolución de conservar su nacionalidad, y los que se naturalicen conforme a las leyes de la federación.
Página 366 - SEGUNDA De los mexicanos Art. 35. — Son mexicanos todos los nacidos en el territorio de la República, los nacidos fuera de él de padres mexicanos, los extranjeros que adquieran bienes raíces en la República ó tengan hijos mexicanos, siempre que no manifiesten expresamente la resolución de conservar su nacionalidad y los que se naturalicen conforme á las leyes de la Federación.
Página 391 - ... ejercitaban un derecho que la ley les consagra. Pero a la vez tributaban votos de simpatía a un hombre ilustre que se había hecho acreedor al cariño del pueblo, a un ciudadano eminente que se había ganado la confianza y el respeto de todos, a un hombre en fin, que pudiera hacer sombra al tirano; y esto no lo pudo tolerar el déspota. La manifestación de simpatía hecha al rival, desagradó al atrabiliario, indignó al infatuado, hizo estallar las cóleras y las ferocidades ocultas del impulsivo....
Página 358 - ... á costa de su libertad, á la tierra prometida, como guerrero y como profeta. Mas el siglo XIX, el espacio del siglo XIX que estamos recorriendo, no consiente, no puede consentir este predominio absurdo de un hombre sobre todos los hombres. Hoy no aparece un genio extraordinario como Alejandro, como César, como Gregorio VII, que se asemejan en la desolada soledad de ciertas edades á esas magníficas esfinges cubiertas de arena que el caminante encuentra en el desierto. Hoy la idea del derecho...
Página 390 - ESTUDIANTES neolconeses de esta capital, protestamos con toda la energía de nuestra alma, con toda la indignación del patriotismo herido, con todo el vigor de una conciencia honrada, contra el cobarde atropello, contra el atentado salvaje que para mengua de nuestra cultura, ha cometido a la faz de la Nación y con desvergüenza suprema, el gobernador de Nuevo León, general Bernardo Reyes. A la luz del día y en plena ciudad de Monterrey, sin buscar la sombra para ocultar las manchas de sangre,...
Página 391 - ... bandido un disfraz ya la noche sus complicidades siniestras para no dejar al descubierto rostros infames, manos manchadas y asechanzas indignas, un pelotón de esbirros, aconsejados por quien pudo hacerlo y lanzados al crimen por quien fue capaz de dirigirlos, asaltó sin piedad y asesinó sin defensa a un grupo de ciudadanos inermes, que no esperaban la agresión, que no provocaron el asalto, que no podían defenderse contra el asesinato. Los pacíficos ciudadanos, se ocupaban en hacer públicas...
Página 358 - Jas nuevas ideas cuyos primeros rayos doran las grandes almas como el sol naciente la cima de las montañas, ese hombre ó por su fuerza ó por su genio, puede contener en sí el pensamiento de un siglo , realizar el ideal de una civilización, levantarse sobre todos los hombres y dirigirlos aun á costa de su libertad á la tierra prometida como guerrero y como profeta. Mas el siglo XIX, el espacio del siglo XIX que estamos recorriendo no consiente, no puede consentir este predominio absurdo de...
Página 391 - ... suprema, el gobernador de Nuevo León, general Bernardo Reyes. A la luz del día y en plena ciudad de Monterrey, sin buscar la sombra para ocultar las manchas de sangre, sin llamar en su auxilio la encrucijada para encubrir las felonías y enterrar vilezas, sin pedir prestado al bandido un disfraz ya la noche sus complicidades siniestras para no dejar al descubierto rostros infames, manos manchadas y asechanzas indignas, un pelotón de esbirros, aconsejados por quien pudo hacerlo y lanzados al...
Página 381 - ... acordado antes que abdicar de nuestros derechos de hombres y de ciudadanos retirarnos de la escuela en que prácticamente se contradicen las teorías constitucionales. Lo hacemos saber al Cuerpo de Profesores de esa Escuela por el conducto de usted, señor Secretario. Monterrey, 5 de marzo de 1903.

Información bibliográfica