Antología Ecuatoriana

Portada
Imprenta de la Universidad Central del Ecuador, 1892 - 685 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 59 - El trueno horrendo que en fragor revienta Y sordo retumbando se dilata Por la inflamada esfera, Al Dios anuncia que en el cielo impera. Y el rayo que en Junín rompe y ahuyenta La hispana muchedumbre, Que más feroz que nunca amenazaba A sangre y fuego eterna servidumbre ; Y el canto de victoria Que en ecos mil discurre, ensordeciendo El hondo valle y enriscada cumbre, Proclaman a BOLÍVAR en la tierra Arbitro de la paz y de la guerra.
Página 60 - Nosotros vimos de Junín el campo; vimos que al desplegarse del Perú y de Colombia las banderas se turban las legiones altaneras, huye el fiero español despavorido, o pide paz rendido. Venció Bolívar: el Perú fué libre; y en triunfal pompa Libertad sagrada en el templo del Sol fué colocada.
Página 64 - ... ferradas picas; Y el brillo y estridor de los aceros Que al sol reflectan sanguinosos visos; Y espadas, lanzas, miembros esparcidos O en torrentes de sangre arrebatados; Y el violento tropel de los guerreros Que, más feroces mientras más heridos, Dando y volviendo el golpe redoblado, Mueren, mas no se rinden..,; todo anuncia Que el momento ha llegado, En el gran libro del Destino escrito, De la venganza al Pueblo Americano, De mengua y de baldón al castellano.
Página 62 - ¿Que la hueste contraria observa, cuenta, y en su mente la rompe y deso'rdena, ya los más bravos a morir condena, cual águila caudal que se complace del alto cielo en divisar su presa, que entre el rebaño mal segura pace?
Página 83 - Fama, que es la gloria y tormento de la vida. Yo volveré a mi flauta conocida, libre vagando por el bosque umbrío de naranjos y opacos tamarindos, o entre el rosal pintado y oloroso que matiza la margen de mi río, o entre risueños campos do en pomposo trono piramidal y alta corona, la piña ostenta el cetro de Pomona.
Página 78 - Esta es, Bolívar, aun mayor hazaña que destrozar el férreo cetro a España. Y es digna de ti solo. En tanto triunfa... ya se alzan los magníficos trofeos. Y tu nombre aclamado por las vecinas y remotas gentes en lenguas, voces, metros diferentes, recorrerá la serie de los siglos en las alas del canto arrebatado...
Página 61 - Tal en los siglos de virtud y gloria, Cuando el guerrero sólo y el poeta Eran dignos de honor y de memoria, La musa audaz de Píndaro divino, Cual intrépido atleta, En inmortal porfía Al griego estadio concurrir solía. Y en estro hirviendo y en amor de fama, Y del metro y del número impaciente, Pulsa su lira de oro sonorosa, Y alto asiento concede entre los dioses Al que fuera en la lid más valeroso, O al más afortunado.
Página 82 - Y el agresle celtíbero indomable, Y el cántabro feroz, que a la romana Cadena el cuello sujetó el postrero ; Y el andaluz liviano, Y el adusto y severo castellano. Ya el áureo Tajo cetro y nombre cede ; Y las que antes graciosas Fueron honor del fabuloso suelo, Ninfas del...
Página 62 - Peruanos, mirad allí los duros opresores de vuestra Patria. Bravos Colombianos, en cien crudas batallas vencedores, mirad allí los enemigos fieros que buscando venís desde Orinoco suya es la fuerza, y el valor es vuestro: vuestra será la gloria, pues lidiar con valor y por la patria, es el mejor presagio de victoria. Acometed: que siempre, de quien se atreve más el triunfo ha sido; quien no espera vencer, ya está vencido!
Página 62 - ... presa que entre el rebaño mal segura pace? ¿Quién el que ya desciende pronto y apercibido a la pelea? Preñada en tempestades le rodea nube tremenda; el brillo de su espada es el vivo reflejo de la gloria; su voz un trueno, su mirada un rayo.

Información bibliográfica