Memorias del general O'Leary, publ. por S.B. O'Leary

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 401 - Por tanto : ejecútese, guárdese y cúmplase en todas sus partes por quienes convenga. Dará cuenta de su cumplimiento el Ministro de Estado en el departamento de Gobierno. — Dado en el Palacio del Supremo Gobierno, en Lima, á 6 de Junio de 1823. — 4, 2, — José de la Riva Agüero.
Página 8 - Firmado de mi mano, sellado con el sello de la república y refrendado por el secretario de Estado y general de mi despacho.
Página 60 - En cuanto. a mí, las sospechas de una usurpación tiránica rodean mi cabeza y turban los corazones colombianos. Los republicanos celosos no saben considerarme sin un secreto espanto, porque la historia les dice que todos mis semejantes han sido ambiciosos. En vano el ejemplo de Washington quiere defenderme; y en verdad, una o muchas excepciones no pueden nada contra toda la vida del mundo oprimido siempre por los poderosos.
Página 61 - Pocos días me restan ya: más de dos tercios de mi vida han pasado: que se me permita, pues, esperar una muerte oscura en el silencio del hogar paterno.
Página 586 - Los descendientes de San Pedro han sido siempre nuestros padres, pero la guerra nos había dejado huérfanos, como el cordero que bala en vano por la madre que ha perdido. La madre tierna lo ha buscado y lo ha vuelto al redil: ella nos ha dado pastores dignos de la Iglesia y dignos de la República.
Página 403 - Tendreislo entendido, y dispondréis lo necesario á su cumplimiento, mandándolo imprimir, publicar y circular.
Página 22 - Venezolanos: El Libertador hizo su entrada triunfal en esta ciudad á las cinco de la tarde, y los destinos de la República descansan ya sobre sus robustos hombros. Su estrella lo conduce: es un sol de nueva creación que vivifica con sus rayos la tierra que lo vio nacer.
Página 261 - No habrá pues en adelante crimen ninguno que no pueda lavarse, y aun merecer premio pretextando un objeto que no sea punible ! ! ! " "El Libertador ha quedado asombrado con tan inesperada prueba de la decadencia de la moral del gobierno.
Página 395 - La gran convención es el grito de Colombia, es su más urgente necesidad. El congreso la convocará sin duda, y en sus manos depondré el bastón y la espada que la república me ha dado, ya como presidente constitucional, ya como autoridad suprema extraordinaria que el pueblo me ha confiado. Yo no burlaré las esperanzas de la patria. Libertad, gloria y leyes habíais obtenido contra nuestros antiguos enemigos; libertad, gloria y leyes conservaremos a despecho de la monstruosa anarquía.
Página 184 - ... cuando llena el objeto mencionado. Pero la fuerza armada tiene por otra parte reglas particulares que le determinan el modo, tiempo y forma para llenar sus deberes en beneficio de la sociedad, y de tal suerte que el ejército sea el apoyo del gobierno y la egida de los ciudadanos en vez de ser lo contrario. Estas reglas son las que constituyen la disciplina militar tan necesaria...

Información bibliográfica