Imágenes de páginas
PDF
EPUB

vitalicia, no podia menos de participar de los sentimientos ya bastante difundidos en su patria. Las noticias llegaban tarde y la situacion no estaba todavia bastante despejada; pero era claro, que allá, como aq'jd^ pretendian los amigos de Bolivar falsear las instituciones republicanas, y que actos, arrancados por la» presion militar á: los ciudadanos oprimidos ó solamente suscritos por los gefes del ejercito, tendian á monarquizar la tierra de los libertadores. Excitados por ei» amor á la constitucion patria y por algunos hombres influyentes de Lima, que deseaban derrocarla constitucion Boliviana, el comandante Bustaniante y casito-í dos los oficialas de dicha division preparaban un movimiento revolucionario del que, avisado con tiempo el poco inteligente General Lara, no tomó medida alguna' para asegurar la conservacion de la disciplina. Pudie»ron por lo tanto realizar los conspiradores la revolucion militar al rayar el 26 de enero: presos los generales Lara y Sandes con los coroneles y pucos oficiales opuestos al cambio, levantaron una acta, en que protestaban de su adhesion á Jas leyes y gobierno de Colombia, y dieron dos proclamas, una á la tropa en «1 mismo sentido y la siguiente álos peruanos:

CIUDADANOS DE LIMA Y DEL PERÚ TODO.

La Libertad, que ha defendido siempre el Ejército de Colombia, y la estabilidad de la Constitucion, que sancionaron los representantes de aquella República y que juramos todos sostener, ha sido lo que nos hapucsto sobre las aunas; prefiriendo ser victimas de una revolucion á verla caer por tierra. Hemos hecho lo que creiamos de nuestros debeies patrios. Nuestra posicion de auxiliares en la República del Perú será mantenida con sumo respeto al Gobierno y las leyes, y podeis descansar seguros de que nuestros votos serán siempre por la felicidad del Perú,

Lima, Enero 27 de 1827.

'

El Comandante General—José Bustamaiüt.

*' '' . '' . "• .; - , • <:

Libre el -espiritu público de la presion extrange

a-a, ostentó los sentimientos liberales, que hasta ese dia habia reprimido á duras penas. El 27 de enero se pidió en cabildo abierto la abolicion: del có igo impuesto por la violencia y el fraude, la separacion de l«s ministros, el restablecimiento de la constitucion nacional y la convocacion de un congrego, que 'hiciera las convenientes reformas' y nom rase un, Presidente de la repúbl ca peruana en vez de Bolivar,; q*ien no podia s ¿rio, ejerciendo la presidencia d i Ge» lombia. La extinguida municipalidad se dió por seatableci Ja; la tropa peruana se dispuso á sostener una revolucion tan incruenta como trascendental, y no har liando por el momento los liberales otro hombre, qm: pudiera regir interinamente al Perú independiente, convinieron en conservar en la presidencia de la República al presidente del consejo de gobierno. . , Santa Cruz, cuya ambicion se prestaba fañlmen' te á los cambios de politica, y cuya fidelidad no estaba á prueba de los grandes sacrificios, observó una conducta irresoluta: absteniendose por de pronto de tomar una parte activa en pro, ni en contra de la revolucion, vaciló entre los que le aconsejaban apoyar' la y los que le propusierou ir á Jauja ó embarcarse para el norte con el objeto de preparar lo3 medios do sofocarla; habia' resuelto marchar al interior, cuando, recibida una diputacion de Lima, dijo, que era de: su agrado lo que se estaba practican lo; un pimtilfade honor /micamente le habia <LeUnid,o. Ya en caminal para la -capital, regresaba ár Chorrillos á instancias de' Pando para emprender el viage maritimo; pero* frustrad^ este porla energica actitud de lospatriotas, qtur dueños del Callao, amenazaban cañonear el buquye, enque habia de embarcarse, vino á sostener la causa del pueblo, que le recibió con aclamaciones y repines de campanas, .;, El 28 de enero fueron admitidas las renuncias de Pando y Heres, aplazandose por algunos dias la admision de la presentada por Larrea, quien era menos impopular y podia prestar importantes servicios. A, la cabeza del nuevo ministerio fué colocado Vidaurre- presidente de la Corte Suprema y agen le principal del cambio: tuvo por colaboradores á Salazar en'la guerra y á Galdeano en el despacho de hacienda, ambos patriotas de honradez acreditada.

, Desde que aceptó el cambio, se apresuró Santa Cruz á dirigir á los pueblos la siguiente proclama:

Peruanos:

El Gobierno del Perú ro seria fiel á sus obligaciones, si desatendiese un eco, que llega á sus oidpe desde los puntos mas remotos de la República; y le dice—la Constitucion para -Bolivia no fué recibida por una libre voluntad, cual se requiere para los códigos po.iticns. El Gobierno no puede consentir e¿ que, se crea, que pudo tener la mas pequeña connivencia en la coaccion, por que es el garante de la libertad nacional, y de su absoluta indej endencia,rrEL Gobierno, que sabe hacerse obedecer y respetar, tambien conoce,,que debe prestar oido atento á los justos deseos de los pueblos; y por esto es que en este mismo dia convoca un Congreso constituyente, que examine, arregle y sancione la Carta, que debe regirnos. Asi lo habria hecho antes á no haberse persuadido, que un consentimiento espontáneo se prestaba á la Constitucion que se juró. Nada n?as puede exigir el amante de su patria: —pretensiones dtsordenada* nos conducirian á la anarquía y confusion. Los ejemplos funestos son recientes para que sean olvidados. ¿Cual es el patricida, que quiere, que se repitan?.Confiad, peruanos en el que está pronto á derramar la última gota de sangre por sostener la independencia y la integridad nacional, y que no aspira á otra gloria, que a que en su tumba se escriba: "En este solda"do la primera virtud, fué el amor á su patria, lo ír probó en la campaña y en el gabinete, y solo sintió u morir, porque, dejaba de ser útil á sus compatriotas."

¡Peruanos! La confianza que me habeis mostrado esta vez y siempre, me hace inseparable de vosotros: ved por mi honor, como yo veré por vuestros comunes intereses.

Lima, 28 de Enero de 1827.

El nuevo ministerio decretó la reunion del Congreso para el 1.° de mayo, y el cuerpo electoral de Lima corroboró la politica liberal protestando contra la opresion sufrida el 16 de agosto último. La revolucion halló eco en todos los ángulos de la República, y donde quieia triunfó sin lucha y con general satisfaccion. Los Prefectos, mas adictos al Presidente vitalicio, siguieron con muestras de la mejor voluntad la corriente repúblicana: el de Ayacucho, que habia mostrado cierta vacilacion, fué remitido preso á Lima. A las primeras noticias del cambio se anticipó Gamarra á las órdenes superiores, ofreciendo apoyarlo con sus tropas y su ascendiente en el Cuzco, Lafuente sostenido por la decision de los areqnipeños, hizo aalir la guarnicion colombiana, que al transito por Puno saqueó la caja fiscal y otras varias. , . "Sucre no obstante su moderacion conocida y los Héseos, que manifestaba de conservar la'paz y 'eTórden no dejaba de inspirar serios reteílbs: entre otfas'expresiones alarmantes habia dicho, que. estaba pfbnto áir, con su ejercito, donde el gobierno del Perú Jo quisiera, para sofocar la conjuracion, solo en el caso de que la novedad fuera obra de algunos faciosos; que observaria, tranquilo, cuanto sucediera, mientras no se insultara á Colombia, ó á Bolivia, ni se ultrajara á su Gobierno ó al Libertador. En ese caso, anadia, ya me obligarian al desagravio; y hemos justificado, que nuestros corazones y pocos medios bastan para alcanzarlo .... Santa Cruz, que no obstante las glorias comunes alcanzadas en Pichincha el 24 de mayo de 1822, no tenia fé en las virtudes del Gran Mariscal de Ayacucho y le queria mal, escribió á Gamarra: "Cuidado, General, con Sucre, que es muy astuto. Temo, que, á pretesto de ponerse á trabajar por el órden intente comprometer á U. y se quiera meter en su de

Eartamento; que lo induzca; á algun paso, falso.... r. debe estar muy listo. Es un crimen toda confianza en tiempo de revolucion... .El Prefecto del Cuzco, que participaba de 1 s mismos sentimientos, tomó bien sus medidas, para que en vez de invadir el territorio peruano, vacilase y sucumbiera eü el suyo el Presidente de Bolivia. La guarnicion colombiana del sur estuvo pronto, sea en el mar, sea del otro lado del Desaguadero.

La caida del gobierno vitalicio era ya'un hecho consumado. Todavia no desesperaban sus partidarios de levtantarlo, detel minando en la division de Bustamante, una reaccion, que favorecia abiertamente el Representante de Colombia, y para la que se creia, que Suere no tardaria en enviar a Córdova y otro* gefes de toda su confianza. A fin de conjurar semé-iantes" riesgo* 'se hicieroii los mayores'tóifutífzos, y se IdgVó'qtie' la d i Vision regresara' á 'suipa s. (-o.tfoime á Ips dedeos ck güfé3 y soldadas. A principios de marzo, con ;él gas'td de^oOjÜ'OO pesos, pudierón' darse á la vela,

« AnteriorContinuar »