Imágenes de páginas
PDF
EPUB

!

de ella resulten y reclame, mandará la Sala o el Juez que se requiera al poderdante para que las pague, con las costas, dentro de un plazo que no excederá de 10 días, bajo apercibimiento de aprenio.

Igoal derecho que los Procuradores tendrán sus herederos respecto á los créditos de esta naturaleza que aquellos les dejaren.

Verificado el pago podrá el deudor reclamar cualquier agravio, y si resultare haberse excedido el Procurador en su cuenta, devolvera el doplo del exceso, con las costas que se causen hasta el completo resarcimiento.

Art. 9o Cesará el Procurador en su representación:

1° Por la revocación expresa o tácita del poder luego que conste en los astos. Se entenderá revocado tácitamente por el nombramiento posterior de otro Procurador que se haya personado en el mismo negocio.

2° Por el desistimiento voluntario del Procurador ó por cesar en su oficio, estando obligado a poner con anticipación uno y otro caso en conocimiento de sus poderdanles judicialmente o por medio de acta Dotarial.

Mientras no se acredito el desistimiento en los autos por uno de eslos dos medios, y se lo tenga por desistido, no podrá el Procurador abandonar la representación que tuviere.

3o Por separarse el poderdante de la acción o de la oposición que habiere formalado.

4° Por haber trasladado el mandante a otro sus derechos sobre la cosa litigiosa luego que la trasmisión haya sido reconocida por provi. dencia o auto firme, con audiencia de la parte contraria.

5° Por haber terminado la personalidad con que litigaba su poderdante.

6° Por haber concluído el pleito o acto para que se dio el poder, si fuese para él determinadamente.

7° Por muerte del poderdante o del Procorador.

En el primero de estos dos casos estara obligado el Procurador å poper el hecho en conocimiento del Juez ó Tribunal, tan pronto como llegue a su noticia, para que se tenga por terminada su representa ción, acreditando en forma el fallecimiento; y si no presentare nuevo poder de los herederos 0 causa habientes del finado, acordará el Juez 6 Tribunal que se les cite para que dentro del plazo que les fijará se personen en los autos, bajo a percibimiento de lo que haya lugar.

Cuando fallezca el Procurador, se hará saber á su poderdante con el objeto expresado.

Ari. 10. Los litigantes serán dirigidos por Letrados habilitados legalmente para ejercer su profesión en el Juzgado o Tribunal que conozca de los autos. No podrá proveerse á niogana solicitud que no lleve la firma de Letrado.

Exceptúanse solamente: 1° Los actos de conciliación.

20. Los juicios de que conocen en primera instancia los Jueces municipales. 3o Los actos de jurisdicción voluntaria. En este último caso será potestativo valerse ó no de Letrados.

4o Los escritos que tengan por objeto personarse en el juicio, acasar rebeldias, pedir a premios, prórroga do términos, publicación de probanzas, señalamiento de vistas, su suspension, nombramiento de perilos y cualesquiera olras diligencias de mera tramitación.

[ocr errors]

Cuando la suspensión de vistas, prórroga de término o diligencia que se pretenda se funde en causa que se refieran especialmente al Letrado, iambién deberá éste firmar el escrito, si fuere posible.

Art. 11. No obstante lo dispuesto en los art. 4o y 10, tanto los Procuradores como los Abogados podrán asistir con el carácter de apoderados o de hombres buenos a los actos de conciliación, o con el de auxiliares de los interesados a los juicios verbales, cuando las partes quieran valerse espontáneamente de ellos.

En estos casos, si hubiere condenación de costas á favor del que se haya valido de Procurador o de Letrado, no se comprenderán en ellas los derechos de aquél, ni los honorarios de éste.

Art. 12. Los Abogados podrán reclamar del Procurador, y si éste po interviniera, de la parte a quien defiendan, el pago de los honorarios que hubieren devengado en el pleito, presentando minuta detallada, y jurando que no le han sido satisfechos.

Deducida en tiempo esta pretensión, el Juez o Tribunal accederá á ella en la forma prevenida en el art. 8o; pero si el apremiado impugnare los honorarios por excesivos, se procederá previamente a su regulación, conforme a lo qoe se dispone en los articulos 426 y siguiente.

Sección SEGUNDA.-De la defensa por pobre. Art. 13. La justicia se administrará gratuitamente a los pobres que por los Tribunales y Juzgados sean declarados con derecho a este beneficio.

Art. 14. Los que sean declarados pobres disfrutarán los beneficios si. guientes:

1° El de usar para su defensa papel del sello de pobres.

2. El que se les nombre Abogado y Procurador, sin obligación de pagarles honorarios ni Jerechos.

3o La exención del pago de toda clase de derechos a los auxiliares y subalternos de los Tribunales y Juzgados.

4° El de dar caación jaratoria de pagar si vinieren á mejor fortuna, en vez de hacer los depósitos necesarios para la interposición de cualesquiera recursos.

50 El de que se cursen y cumplimenten de oficio, si asi lo solicitaren, los exhortos y demás despachos que se expidan á su instancia.

Art. 15. Sólo podrán ser declarados pobres:
1° Los que vivan de un jornal o salario eventual.

2° Los que vivan solo de un salario permanente o de un sueldo, cualquiera que sea su procedencia, que no exceda del doble jornal de un bracero en la localidad donde tenga su residencia habitual el que soli. citare la defensa por pobre.

3o Los que vivan solo da rentas, cultivo de tierras ó cría de ganados, cuyos productos estén graduados en una suma que no exceda de la equivalente al jornal do dos braceros en el lagar de su residencia habitual.

4° Los que vivan sólo del ejercicio de una industria o de los productos de cualquier comercio por los cuales paguen de contribución una suma inferior a la fijada en la siguiente escala:

En la ciudad de la Habana, 150 pesetas.

En las capitales de las demás provincias de la isla de Cuba, 100 pesetas.

En la capital de la isla de Paerto Rico, 100 pesetas.

En las cabezas de partido judicial de las islas de Cuba y Puerto Rico, 50 pesetas.

En los demás pueblos de ambas islas, 25 pesetas.

5° Los que tengan ombargados todos sus bienes o los hayan cedido judicialmente a sus acreedores, y no ejerzan industria, oficio ó profesión, ni se hallen en el caso del art. 17.

En estos casos, si quedaren bienes después de pagar á los acreedores, se aplicarán al pago de las costas causadas á instancia del deudor defendido como pobre.

Art. 16. Cuando algono reoniere dos o más modos de vivir de los designados en el articulo anterior, se computarán los rendimientos de lodos ellos, y no podrá otorgársele la defensa por pobre, si reunidos excedieren de los tipos señalados en el articulo precedente.

Art. 17. No se otorgará la defensa per pobre a los comprendidos en cualquiera de los casos expresados en el art. 16, cuando, á joicio del Juez, se infiera del número de criados que tengan á 80 servicio, del algailer de la casa que habiten o de otros cualesquiera signos exteriores, que tienen medios superiores al jornal doble de un bracero en cada localidad.

Art. 18. Tampoco se otorgará la defensa por pobre al litigante que disfrute una renta que, unida a la de sa consorte o al producto de los bienes de sus hijos, cayo usufructo le corresponda, constituyan acumuladas ona suma equivalente al jornal de ires braceros en el lugar donde tenga la familia su residencia habitual.

Art. 19. Cuando litigaren unidos varios que individualmente tengan derecho á ser defendidos por pobres, se les autorizará para litigar como tales, aun cnando los productos unidos de los modos de vivir de todos excedan de los tipos que quedan señalados.

Art. 20. El beneficio de la defensa por pobre sólo se concedera para litigar derechos propios.

El cesionario que lo tenga po podrá utilizarlo para litigar los derechos del cedente, o los que haya adquirido de un tercero a quien no corresponda dicho beneficio, fuera del caso en que la adquisición haya sido por título de herencia.

Art. 21. La declaración de pobreza se solicitará siempre en el Jozgado o Tribunal que conozca o sea competente para conocer del pleito o negocio en que se trate de utilizar dicho beneficio, y será considerada como un incidente del asunto principal.

Art. 22. Cuando el que solicite ser defendido como pobre tenga por objeto entablar una demanda, se esperará, para dar corso a ésta, á que sobre el incidente de pobreza haya recaído ejecatoria.

No obstante, los Jueces accederán a que se practiquen, sin exacción de derechos, aquellas actuaciones de cuyo aplazamiento puedan seguirse perjuicios irreparables al actor, suspendiéndose inmediatamente después el corso del pleito.

Art. 23. Cuando se solicite la defensa por pobre, tanto por el actor como por el demandado, después de contestada o al contestar la demanda, 89 sustanciará en pieza separada, la cual se formará a costa del que pida la pobreza.

solo podrá suspenderse en este caso el corso del pleito principal por conformidad de ambas partes.

Art. 24. Cuando el actor no haya solicitado la defensa por pobre antes de presentar su demanda, si la pide después, no podrá otorgársele si no jastifica cumplidamente que ha venido al estado de pobreza después de haber entablado el pleito.

Art. 25. El litigante que no haya sido defendido por pobre en la primera instancia, si pretende gozar de este beneficio en la segunda, deberá justificar que con posterioridad á aquélla, ó en el curso de la misma, ha venido al estado de pobreza. No justificandolo cumplidamente, no se lo otorgará la defensa por pobre.

Art. 26. La regla fijada en el articulo anterior será aplicable asimismo al que, no habiendo litigado como pobre en la segunda inslancia, solicitare qua se le defienda como tal para interponer o seguir el recurso de casación.

En este caso no estará dispensado del depósito si no hubiere solicitado la defensa por pobre antes de la citación para sentencia en la segunda instancia.

Art. 27. A todo el que solicite en forma la declaración de pobreza 80 le defenderá desde luego como pobre, nombrándole de oficio Aboga do y Procurador, si lo pidiere, sin perjuicio de lo que se resoelva en definitiva.

También se nombrarán Abogado y Procurador de oficio al que lo solicite con objeto de entablar la demanda de pobreza.

Art. 28. Esta demanda se formulara del modo prevenido en el artículo 523 para las demandas ordinarias, expresándose además en ella:

1° El poeblo de la naturaleza del demandado, el de su domicilio actual y el que haya tenido en los cinco años anteriores.

20 Su estado, edad, profesión u oficio y medios de subsistencia.

3° Si fuere casado o viudo, el nombre y pueblo de la naturaleza de su consorte y los hijos que tengan.

4° La casa o cuarto en que habiten, con expresión de la calle y nú. mero y del alquiler que paguen.

5° Los bienes de su consorte y de sus hijos, cayo usufructo le corresponda y la renta que produzcan.

6° Y acompañará una cortificación expedida por la Autoridad ó fun.. cionario competente de no pagar contribución de ninguna clase en el año económico corriente y en el anterior, o de la que pagae, acompañando en este caso los recibos del último trimestre que hubiere satisfecho, y otra certificación en su caso para acreditar si se halla o no inscrito en las listas electorales y en qué concepto.

Art. 29. No se dará curso å las demandas que no contengan los roquisitos expresados en el artículo anterior.

Si alegare el demandante no haber podido adquirir las certificaciones expresadas en el núm. 6o de dicho artículo, las reclamará el Jaez de oficio, pero no se dará curso à la demanda mientras no se unan a los autos.

Art. 30. Las demandas de pobreza se sustanciarán y decidirán por los trámites establecidos para los incidentes, con audiencia del litigante 6 litigantes contrarios, y del Ministerio fiscal en representación del Estado.

Cuando se deduzca esta demanda antes de entablarse el pleito, se emplazará a los que deban contestarla, para que dentro de nueve dias comparezcan con este objeto.

Si no compareciere el litigante contrario, se sastanciará sólo con el Ministerio fiscal.

Art. 31. Siempre que se deniegue la defensa por pobre, se condenará en las costas de la primera instancia al que la haya solicitado.

En caso de apelación, se impondrán las de la segunda instancia á quien corresponda con arreglo á derecho.

Art. 32. Luego que sea firme la sentencia, se practicará la tasación de las costas, con inclusión del papel sellado que deba reintegrarse, y sa procedera á hacerlas efectivas por la via de apremio.

Art. 33. La sentencia concediendo o negando la defensa por pobre no produce los efectos de cosa juzgada.

En cualquier estado del pleito podrá la parte a quien interese promover nuevo incidente para su revisión y revocación, siempre que asegure, a satisfacción del Juez, el pago de las costas en que será conde. nada si no prospera sa pretensión.

De esta fianza estará exento el Ministerio fiscal cuando promueva dicho incidente.

Art. 34. En el caso del artículo anterior, no seotorgará la defensa por pobre al litigante á quien hubiese sido denegada, si no justifica cumplidamente que ha venido a ese estado por causas posteriores a la sentencia que le nego anteriormente aquel beneficio.

No se dará curso á la nueva demanda sino se funda en dicho motivo. Art. 35. La declaración de pobreza, hecha en un pleito, no puede utilizarse en otro, si á ello se opusiero el colitigante.

Oponiéndose, deberá repetirse, con su citación y audiencia, la sustanciación del incidente hasta diciar nueva sentencia sobre la pobreza.

Art. 36. La declaración de pobreza, hecha en favor de cualquier litigante, no le librará de la obligación de pagar las costas en que haya sido condenado, si le encontrasen bienes en que hacerlas efectivas.

Art. 37. Venciendo el declarado pobre en el pleito que hubiere promovido, deberá pagar las costas causadas en su defensa, siempre que no excedan de la tercera parte de lo que en él haya obtenido en virtud de la demanda ó reconvención.

Si excedieren, se reducirán á lo que impone dicha tercera parte.

Art. 38. Cuando no haya bienes bastantes para cubrir los derechos de la Hacienda y los que pertenezcan a los Abogados, Procuradores y demás interesados en las costas, todos percibirán á prorrata la parte que les corresponda.

Art. 39. Esiará además el declarado pobre en la obligación de pagar las costas expresadas en el art. 37, si dentro de tres años después de fenecido el pleito viniese á mejor fortuna.

Se entiende que ha venido a mejor fortuna: 1° Por haber adquirido salario permanente, sueldo, rentas o bienes, O estar dedicado al coltivo de tierras o cria de ganados, cuyos produce tos sean ó estén graduados en ana cantidad superior al jornal de cuatro braceros en cada localidad.

2° Por pagar do contribución de subsidio caotas dobles a las designadas en el núm. 4o del art. 15.

Art. 40. El que haya sido declarado pobre, podrá valerse de Abogado y Procurador de su elección, si aceptan el cargo.

No acoplándolo, se le nombrarán de oficio, pero con sujeción a lo que se prescribe en los artículos siguientes.

Art. 41. El que haya obtenido la declaración de pobreza para pro mover on pleito o deducir cualquier demanda, deberá presentar al Jozgado, en papel común ó del sello de pobres, una relación circonstanciada de los hechos en que funde su derecho, y los documentos 6 expresión de los medios con que caente para justificarlos.

« AnteriorContinuar »