Imágenes de páginas
PDF
EPUB

vos y al portador, que no lleven consigo hipotecas de bienes iomuo bles, se hará en vista del certificado del acta en que conste el acuerdo de quien o quienes hicieren la emisión, y las condiciones, reguisitos y garantías de la misma.

Cuando estas garantias consistan en hipoteca de inmuebles, se presentará, para la anotación en el Registro mercantil, la escritura correspondiente, después de su inscripción en el de la propiedad.

Art. 24. Las escrituras de Sociedad no registradas sortirán efecto entre los socios que las otorguen; pero no perjudicarán a tercera persona, quien, sin embargo, podrá utilizarlas en lo favorable.

Art. 25. Se inscribirán también en el Registro todos los acuerdos o actos que produzcan aumento o disminución del capital de las Compa. ñías mercantiles, cualquiera que sea su denominación, y los que modifiquen 6 alteren las condiciones de los docamentos inscritos.

La omisión de este requisito producirá los efectos expresados en el articulo anterior.

Art. 26. Los documentos inscritos solo producirán efecto legal en perjuicio de tercero desde la fecha de su inscripción, sin que puedan invalidarlos otros, anteriores o posteriores, no registrados.

Art. 27. Las escrituras dotales y las referentes á bienes parafernales de la mujer del comerciante, no inscritas en el Registro mercantil, no tendrán derecho de prelación sobre los demás créditos.

Exceptúanse los bienes inmuebles y derechos reales inscritos á favor de la mujer en el Registro de la propiedad con anterioridad al na cimiento de los créditos concurrentes.

Art. 28. Si el comerciante ounitiere hacer en el Registro la inscripción de los bienes dotales o parafornales de sa major, podra ésta pe . dirla por sí o podrán hacerlo por ella sus padres, hermanos o tios car. nales, asi como los que ejerzan 6 hayan ejercido los cargos de totores o curadores de la interesada, o constituyan o hayan constituído la dote.

Art. 29. Los poderes no registrados producirán acción entre el mandante y el mandatario; pero no podrán utilizarse en perjuicio de tercero, quien, sin embargo, podrá fandarse en ellos en cuanto le fuoren fa. vorables.

Art. 30. El Registro mercantil será público. El Registrador facilitará á los que las pidan, las noticias referentes a lo que aparezca en la hoja de inscripción de cada comerciante, Sociedad o buque. Asimismo expedirá testimonio literal del todo o parte de la mencionada hoja á quien lo pida en solicitud firmada.

Art. 31. El Registrador mercantil tendrá bajo su custodia, dondo habiere Bolsa, ejemplares de la cotización diaria de los efectos que se negocien y de los cambios que se contraten en ella.

Estos ejemplares servirán de matriz para todos los casos de avesiguación y comprobación de cambios y cotizaciones en fochas determinadas.

Art. 32. El cargo de Registrador mercantil se proveerá por el Gobierno, previa oposición.

TÍTULO III.--DE LOS LIBROS Y DE LA CONTABILIDAD DEL COMERCIO.

Art. 33. Los comerciantes llevarán necesariamente: po Un libro de inventarios y balances.

2o Un libro diario.
3° Un libro mayor.
4° Un copiador o copiadores de cartas y telegramas.
5° Los demás libros que ordenen las leyes especiales.

Las Sociedades y Compañías llevarán también un libro o libros de actas, en las que constarán todos los acuerdos que se refieran a la marcha y operaciones sociales, lomados por las juntas generales y los consejos de administración.

Art. 34. Podrán llevar además los libros que estimen convenientes, según el sistema de contabilidad que adopten.

Estos libros no estarán sujetos a lo dispuesto en el art. 36; pero podrág legalizar los que consideren oportunos.

Art. 35. Los comerciantes podrán llevar los libros por sí mismos o por personas a quienes autoricen para ello.

Si el comerciante no llevare los libros por sí mismo, se presumirá concedida la autorización al que los lleve, salvo prueba en contrario.

Art. 36. Presentarán los comerciantes los libros á que se refiere el art. 33, encuadernados, forrados y foliados, al Juez municipal del distrito en donde tuvieren su establecimiento mercantil, para que ponga en el primer folio de cada uno nota firmada de los que cuviere el libro.

Se estampará además en todas las hojas de cada libro el sello del Juzgado municipal que lo avtorice.

Arl. 37. El libro de inventarios y balances empezará por el inventa rio que deberá formar el comerciante a! tiempo de dar principio á 808 operaciones, y contendra:

1° La relación exacta del dinero, valores, créditos, efectos al cobro, bienes muebles é inmueblos, mercaderías y efectos de todas clases, apreciados en su valor real y que constiluyan su activo.

2° La relación exacta de las deudas y toda clase de obligaciones pondientes, si las luviere, y que formen su pasivo.

3° Fijará, en su caso, la diferencia exacta entre el activo y el pasivo, que será el capital con que principia sos operaciones.

El comerciante formará además anualmente, y extenderá en el mismo libro, el balance general de su negocios, con los pormenores expresados en este artículo y de acuerdo con los asientos del diario, sin reserva ni omisión alguna, bajo su firma y responsabilidad.

Art. 38. En el libro diario se asentará por primera partida el resul. tado del inventario de que trala el articolo anterior, dividido en una o Varias coentas consecutivas, según el sistema de contabilidad que se adopte.

Segniran después dia por día todas 808 operaciones, expresando Caila asiento el cargo y descargo de las respectivas cuentas.

Cuando las operaciones sean numerosas, cualquiera que sea su importancia, o cuando hayan tenido lugar fuera del domicilio, podrán anotarse en un solo asiento las que se refieran a cada cuenta y se hayan verificado en cada dia, pero guardando en la expresión de ellas, coando se detallen, el orden mismo en que se hayan verificado.

S: anotarán asimismo, en la fecha en que las retire de caja, las canlidades que el comerciante destine a sus gastos domésticos, y se llevaran a una cuenta especial que al intento sa abrirá en el libro mayor.

Art. 39. Las cuentas con cada objeto ó persona en particular, se abrirán además por Debe y Haber en el libro mayor, y a cada ona de estas coenlas se trasladarán, por orden riguroso do fechas, los asientos del diario referentes á ellas.

Art. 40. En el libro de actas que llevará cada Sociedad, se consignarán á la letra los acuerdos que se tomen en sus juntas o en las de sus Administradores, expresando la fecha de cada una, los asistentes á ellas, los volos emitidos y demás que conduzca al exacio conocimiento de lo acordado; autorizándose con la firma de los Gerentes, Directores o Administradores que estén encargados de la gestión de la Sociedad, o que determinon los estatutos O bases por que ésta se rija.

Art. 41. Al libro copiador se trasladarán, bien sea a mano, o valiendose de un medio mecánico cualquiera, integra y sucesivamente, por orden de fechas, inclusas la antefirma y firma, todas las cartas que el comerciante escriba sobre su tráfico, y los despachos telegraficos que expida.

Art. 42. Conservarán los comerciantes cuidadosamente, en legajos y ordenadas, las cartas y despachos telegraficos que recibieren, relativos a sus negociaciones.

Art. 43. Los comerciantes, además de complir y llenar las condiciones y formalidades prescritas en este titulo, deberán llevar sus libros con claridad, por orden de fechas, sio blancos, interpolaciones, raspa. duras ni tachaduras, y sin presentar señales de haber sido alterados suslituyendo o arrancando los folios, o de coalquier otra manera.

Art. 44. Los comerciantes salvarán a continuación, inmedialamente que los adviertan, los errores u omisiones en que incorrieren al escri. bir en los libros, explicando con claridad en qué consistian, y extendiendo el concepto ial como debiera haborse estamparo.

Si hubiere transcurrido algún tiempo desde que el yerro se come'io o desde que se incurrió en la omisión, harán el oportuno asiento de rectificación, añadiendo al margen del asiento equivocado una nota que indique la corrección.

Art. 45. No se podrá hacer pesquisa de oficio por Juez ó Tribunal ni Autoridad alguna, para inquirir si los comerciantes llevan sus libros con arreglo a las disposiciones de este Código, ni hacer investigación o exxmen general de la contabilidad en las oficinas o escritorios de los comerciantes.

Art. 46. Tampoco podrá decretarse á instancia de parte la comuni. cación, entrega ó reconocimiento general de los libros, correspondencia y demás documentos de los comerciantes, excepto en los casos de liqui. dación, sucesión universal o quiebra.

Arl, 47. Fuera de los casos prefijados en el ariiculo anterior, sólo podra decrelarse la exhibición de los libros y documenlos de los comercianles, á instancia de parte, o de oficio, coando la persona a quien pertenezcan tenga interés o responsabilidad en el asunto en que proceda la exhibición.

El reconocimiento se hará en el escrito del comerciante, a so pre. sencia ó a la de persona que comisione, y so contraerá exclusivamente a los puntos que tengan relación con la cuestión que se ventile, siendo éstos los únicos que podrán comprobarse.

Art. 48. Para graduar la fuerza probatoria de los libros de los comerciantes, se observarán las reglas siguientes:

1 & Los libros de los comerciantes probarán contra ellos, sin admitir. los prueba en contrario; pero el adversario no podrá aceptar los asjenlos que le sean favorables y desechar los que le perjudiquen, sino que, habiendo aceplado este medio de proeba, quedará sujeto al resultado que arrojen en su conjonto, tomando en igual consideración todos los asientos relativos a la cuestión litigiosa.

24 Si en los asientos de los libros llevados por dos comerciantes no hubiere conformidad, y los del ono se hobieren llevado con todas las formalidades expresadas en este título, y los del otro adolecieron de cualquier defecto ó carecieren de los requisitos exigidos por este Codigo, los asientos de los libros en regla harán fe contra los de los defec. iuosos, a no demostrarse lo contrario por medio de otras pruebas ad misibles en derecho.

34 St uno de los comerciantes no presentare sus libros, o manifestare no tenerlos, harán fo contra el los de su adversario, llevados con todas las formalidades legales, à no demostrar que la carencia de dichos libros procede de fuerza mayor, y salvo siempre la prueba contra 108 asientos exhibidos por otros medios admisibles en juicio.

4* Si los libros de los comerciantes tuvieren todos los requisitos lega. les y fueren contradictorios, el Juez o Tribonal juzgará por las demás probanzas, calificándolas según las reglas generales del derecho.

Art. 49. Los comerciantes y sus herederos o sucesores conservarán los libros, telegramas y correspondencia de su giro en general, por todo el tiempo que éste dure y hasta cinco años después de la liquidación de todos sus negocios y dependencias mercantiles.

Los documentos que conciernan especialmente á actos o negocia ciones determinadas, podrán ser inutilizados o destruidos, pasado el tiempo de prescripción de las acciones que de ellos se deriven, a menos de que haya pendiente alguna cuestión que se refiera á ellos directa ó indirectamente, en cuyo caso deberán conservarse hasta la terminación de la misma.

TITULO IV.- DISPOSICIONES GENERALES SOBRE LOS CONTRATOS

DE COMERCIO

Art. 50. Los contratos mercantiles, en todo lo relativo á sus requisi109, modificaciones, interpretación y extinción y á la capacidad de los contratantes, se regiran, en todo lo que no se halle expresamente establecido en este Código ó en leyes especiales, por las reglas generales del derecho común.

Art. 51. Serád válidos y producirán obligación y acción en juicio los contratos mercantiles, cualesquiera que sean la forma y el idioma en que se celebren, la clase á que correspondan y la cantidad que tengan por objeto, con tal que consle su existencia por alguno de los medios que el Derecho civil tenga establecidos. Sin embargo, la declaración de testigos no será por sí sola bastante para probar la existencia de un contralo cuya coanlia exceda de 1.500 pesetas, á no concurrir con alguna otra prueba.

La correspondencia telegrafica solo producirá obligación entre los contratantes que hayan admitido este medio previamente y en contralo escrito, y siempre que los telegramas reodan las condiciones o signos convencionales que previamente hayan establecido los contratan tes, si asi lo hubiesen pactado.

Art. 52. Se exceptuarán de lo dispoesto en el artículo que precede;

1° Los contratos que, con arreglo a este Código ó a las leyes espea ciales, deban reducirse a escritora o requieran formas o solemnidades necesarias para su eficacia.

2. Los contratos celebrados en país extranjero en que la Ley exija escrituras, formas ó solemnidades determinadas, para sa validez, aunque no las exija la Ley española

En uno y otro caso, los contralos que no lienen las circonstancias respectivamente requeridas, no producirán obligación ni acción en juicio.

Art. 53. Las convenciones ilícitas no producen obligación ni acción aunque recaigan sobre operaciones de comercio.

Art. 54. Los contratos que se celebren por correspondencia, queda · rán perfeceionados desde que se conteste aceptando la propuesta o las condiciones con que ésta fuere modificada.

Art. 55. Los contratos en que intervenga Agente o Corredor, queda.' rán perfeccionados cuando los contratantes bubieren aceptado sij pro. puesta.

Art. 56. En el contrato mercantil en que se fijare pena de indempi zación contra el que no lo compliere, la parte perjudicada podrá exigir el complimiento del contrato por los medios de derecho, o la pena prescrita; pero utilizando ona de estas dos acciones, quedará extingui. da la otra, a no mediar pacto en contrario.

Art. 57. Los contratos de comercio se ejecutarán y cumplirán de buena fe, según los términos en que fueren hechos y redaciados, sin tergiversar con inlerpretaciones arbitrarias el sentido recto, propio y osoal de las palabras dichas o escritas, ni restringir los efectos qae naturalmente se deriven del modo con que los contratantes hubieron explicado su voluntad y contraído sus obligaciones.

Art. 58. Si apareciere divergencia entre los ejemplares de on contrato que presenten los contratantes, y en su celebración hobiere intervenido Agente o Corrador, se estará a lo que resalte de los libros de éstos, siempre que se encuentren arreglados á derecho.

Art. 59. Si se originaren dudas que no puedan resolverse con arreglo á lo establecido en el art. 2o de este Código, se decidirá la cuestión a favor del deudor.

Art. 60. En todos los compotos de días, meses y años, 8o entenderán: el dia, de veinticuatro horas; los meses, según están designados en el calendario gregoriano, y el año, de trescientos sesenta y cinco dias.

Exceptuansa las letras de cambio, los pagarés y los préstamos, respecto a los cuales se estará a lo que especialmente para ellos establece este Código.

Art. 61. No se reconocerán términos de gracia, cortesia ú otros, que, bajo cualquiera denominación, difieran el complimiento de las obliga ciones mercantiles, sino los que las partes bobieren prefijado en el contrato, ó se apoyaren en una disposición terminante de derecho.

Ari. 62. Las obligaciones que no tuvieren término prefijado por las paries, o por las disposiciones de este Código, seran exigibles á los diez dias después de contraidas, si solo produjeren acción ordinaria, y al día inmediato, si llevaren aparejada ojecución.

Art. 63. Los efectos de la morosidad en el cumplimiento de las obligaciones mercantiles, comenzarán:

1° En los contratos que tuvieren día señalado para sa complimiento, por voluntad de las partes o por la Ley, al día siguiento de su vencimiento.

2° En los que no lo tengan, desde el dia en que el acreedor interpelare judicialmente al deudor, o lo intimare la protesta de daños y perjuicios hecha contra el ante on Juez, Notario u otro Oficial público a utorizado para admitirla.

1

« AnteriorContinuar »