Imágenes de páginas
PDF
EPUB

5° Inexactitud fraodulenta en el balance general de los negocios del fallido, o en los informes de los siodicos, para facilitar la admisión do las proposiciones del deudor.

Art. 904. Aprobado el convenio, y salvo lo dispuesto en el art. 900, será obligatorio para el fallido y para todos los acreedores cayos créditos daten de época anterior a la declaración de quiebra, si hubieron sido citados en forma legal, o si, habiéndoseles notificado la aprobación del convenio, no hubieren reclamado contra este los términos preveuidos en la Ley de Enjuiciamiento civil, aun cuando no estén comprendidos en el balance ni hayan sido parte en el procedimiento.

Art. 905. En virtud del convenio, no mediando pacto expreso en contrario, los créditos quedarán extinguidos en la parte de que se hubiere hecho remisión al quebrado, aun cuando lo quedare algúa sobrante de los bienes de la quiebra, o posteriormente llegare á mejor fortuna.

Art. 906. Si el deodor convenido faltare al cumplimiento de lo estipulado, cualquiera de sus acreedores podrá pedir la rescisión del convenio y la continuación de la guiebra ante el Juez ó Tribunal quo hubiere conocido de la misma.

Art. 907. En el caso de no haber mediado el pacto expreso de que habla el art. 905, los acreedores que no sean satisfechos integramente con lo que perciban del haber de la quiebra hasta el término de la liquidación de ésta, conservarán acción, por lo que se les reste en deber, sobre los bienes que ulteriormente adquiera ó paeda adquirir el quebrado.

SECCIÓN QUINTA.-De los derechos de los acreedores en caso de quiebra

y de su respectiva graduación.

Art. 908. Las mercaderias, efectos y cualquiera otra especie de bienes que existan en la masa de la quiebra, cuya propiedad no se hubie ro transferido al quebrado por un titalo legal e irrevocable, se considerarán de dominio ajeno y se pondrán á disposición de sus legitimos dueños, previo el reconocimiento de su derecho en junta de acreedores o en sentencia firme, reteniendo la masa los derechos que en dichos bienes pudieren corresponder al quebrado, en cuyo lugar quedará sustitaida aquélla, siempre que cumpliero las obligaciones anejas á los mismos.

Art. 909. Se considerarán comprendidos en el precepto del artículo anterior para los efectos señalados en el:

1° Los bienes dotales inestimados y los estimados que se conservarea en poder del marido, si constaro so recibo por escritura pública inscri. ta con arreglo á los artículos 21 y 27 de este Código

2° Los bienes parafernales que la mojer hubiere adquirido por titulo de perencia, legado ó donación, bien se hayan conservado en la forma que los recibió, bien se hayan sobrrogado o invertido en otros, con tal que la inversión o subrrogación se haya inscrito en el Registro mercaotil conforme a lo dispuesto en los artículos citados en el número an. terior.

3o Los bienes y efectos que el quebrado tuviero en depósito, admi. nistración, arrendamiento, alquiler o usufructo.

4° Las mercaderias que el quebrado tuviero en su poder por comisión de compra, venta, tránsito o entrega.

5° Las letras de cambio o pagarés que, sin endoso o expresión que transmitiere su propiedad, se hobieren remitido para su cobranza al quebrado, y las que hubiere adquirido por cuenta de otro, libradas 0 endosadas directamente en favor del comitente.

6° Los caudales remitidos fuera de cuenta corriente al quebrado y que éste tuviero en su poder para entregar á persona determinada en nombre y por cuenta del comiteple, ó para satisfacer obligaciones que hubieren de complir en el domicilio de aquél.

7° Las cantidades que estuvieren debiendo al quebrado por ventas hechas do cuenta ajena, y las letras o pagares de igual procedencia que obraren en su poder, aunque no estavieren extendidas en favor del dueño de las mercaderías vendidas, siempre que 80 pruebe que la obli. gación procede de ellas y que existían en poder del quebrado por cuenla del propietario para hacerlas efectivas y remitirle los fondos á su tiempo, lo cual se presumirá de derecho si la partida no estaviere pasada en cuenta corriente entre ambos.

8° Los géneros vendidos al quebrado a pagar al contado y no salisfechos en todo o en parte, interin subsislan embalados en los almace. nes del quebrado, o en los términos en que se hizo la entrega, y en 88tado de distinguirse especificamente por las marcas ó número de los fardos 6 bultos.

9° Las mercaderías que el quebrado hubiere comprado al fiado, mientras no se le hobiero hecho la entrega material de ella en sos almacenes o en paraje convenido para hacerla, y aguella cuyos conocimientos o carta de porte se le hubieren remitido después de cargadas, de orden y por cuenta y riesgo del comprador.

En los casos de este número y del 8o, los sindicos podrán detoner los géneros comprados o reclamarlos para la masa, pagando su precio al vendedor.

Art. 910. Igualmente se considerará comprendido en el precepto del art. 908, para los efectos determinados en el mismo, el importe de los billetes en circulación de los Bancos de emisión, en las quiebras de estos establecimientos.

Art. 911. Con el producto de los bienes de la quiebra, hechas las dedacciones que prescriben los artículos anteriores, se pagará a los acreedores con arreglo á lo establecido en los articolos sigaientes.

Art. 912 La graduación de créditos se hará dividiéndolos en dos secciones: la primera comprenderá los créditos que hayan de ser satisfechos con el producto de los bienes muebles de la quiebra, y la segunda los que hayan de pagarse con el producto de los inmuebles.

Art. 913. La prelación de los acreedores de la primera sección se establecerá por el orden siguiente:

1° Los acreedores singularmente privilegiados por este orden: A. Los acreedores por gastos de entierro, funeral y testamentaria.

B. Los acreedores alimenticios, o sean los que hubieron suministrado alimentos al quebrado o su familia.

C. Los acreedores por trabajo personal, comprendiendo a los depen. dientes de comercio por los seis últimos meses anteriores á la qoiebra.

2° Los privilegiados que tuvieren consignado un derecho preferente en este Código.

3o Los privilegiados por derecho común y los hipotecarios legales en los casos en que con arreglo al mismo derecho le tavieren de prelación sobre los bienes muebles.

4° Los acreedoros escriturarios conjuntamente con los que lo fue

ren por titolos o contratos mercantiles en que hubiere intervenido Agente o Corredor.

5° Los acreedores comunes por operaciones mercantiles. 6° Los acreedores por Derecho civil.

Art. 914. La prelación en el pago a los acreedores de la seganda sección se sujetará al orden siguiente:

Los acreedores con derecho real, en los términos y por el orden establecido en la ley Hipotecaria.

2° Los acreedores singularmente privilegiados y demás enumerados en el artículo anterior, por el ordea establecido en el mismo.

Art. 915. Las somas que los acreedores hipotecarius legales perci biesen de los bienes muebles, realizados que sean, serán abonados en cuenta de lo que hubieren de percibir por la venta de inmuebles; y si hubiesen percibido el total de su crédito, se tendrá por saldado y se pasará a pegar al que siga por orden de fechas.

Art. 916. Los acreedores percibirán sos créditos sin distinción de fechas, á prorrata dentro de cada clase y con sujeción al orden señalado en los artículos 911 y 912.

Exceptuanse: 1° Los acreedores hipotecarios, que cobrarán por orden de fechas de la inscripción de sus títulos.

2° Los acreedores escritorarios y por títulos mercantiles intervenidos por Agentes Ó Corredores, que cobrarán también por el orden de fechas de sus títulos.

Quedan á raivo, no obstante las disposiciones anteriores, los frivilegins establecidos en este Código sobre cosa determinada, en cuyo caso, si concurrieren varios acreedores de la misma clase, se observará la regla general.

Art. 917. No se pasará à distribbir el producto de la venta entre los acreedores de on grado, letra o numero de los fijados en los artículos 911 y 912 sin que queden complelamente saldados los créditos del gra. do, letra ó pomero de los artículos referidos según su orden de prelacion.

Art. 918. Los acreedores con prenda constitoida por escritora pública o en poliza intervenida por Agente 6 Corredor, no tendrán obligación de iraer a la masa los valores ú objetos que recibieron en prenda, á nenos que la representación de la quiebra los quisiere recobrar satisfaciendo integramente el crédito a que estuvieren afectos.

Si la masa no hiciere uso de este derecho, los acreedores con prenda cotizable en Bolsa podran venderla al vencimiento de la deuda, con arreglo a lo dispuesto en el art. 323 de este Codigo; y si las prendas fuesen de otra clase, podrán enajevarlas con intervención de Corredor 0 Agente colegiado, si los hubiere, o en otro caso en almoneda pública ante Notario.

El sobrante que resultare después de extinguido el crédito, será entregado à la masa

Si, por el contrario, resoltase on saldo contra el quebrado, el acreedor será considerado como escriturario en el lugar que le corresponda, según la ferha del contralo.

Art. 919. Los acreedores hipotecarios, ya volontarios, ya legales, coyos créditos no quedasen cubiertos con la venta de los inmuebles que les estuviesen hipotecados, serán consideradus, en cuanto al resto, co

mo acreedores escriturarios, concurriendo con los demás de este grado, según la fecha de sus titulos.

SECCIÓN SEXTA.-Dela rehabilitación del quebrado.

Art. 920. Los quebrados fraudulentos no podrán ser rehabilitados.

Art. 921. Los quebrados no comprendidos en el artículo anterior podrán obtener su rehabilitación justificando el cumplimiento integro del convenio aprobado que hubieran hecho con sus acreedores.

Si no hubiere mediado convenio, estarán obligados á probar que, con el haber de la quiebra o mediante entregas posteriores, quedaron satisfechas todas las obligaciones reconocidas en el procedimiento de la quiebra.

Art. 922. Con la habilitación del quebrado cesarán todas las interdicciones legales que produce la declaración do quiebra.

(Se concluirá)

ANUNCIOS

Ley de Enjuiciamiento civil de 3 de Febrero de 1881, concordada y anotada con gran extensión según la doctrina de los autores, las prácticas de los Tribunales y la Jurisprudencia del Supremo de Justicia; por la Redacción de la Revista general de Legislación y 11risprudencia; precedida de una Introduccióu crítica por el Excelentisi mo Sr. D. EUGENIO MONTERO Rios.-Seis tomos. Esta importante obra se halla de venta en la Administración de la Repista general de Legislación y Jurisprudencia-Peligros, 6 y 8, segundo-al precio de 10 pesetas en Madrid y 11 on provincias cada tomo.

Código de Comercio de 1885, comentado y concordado con el an

terior y los extranjeros, por la Redacción de la REVISTA GENERAL DE LEGISLACIÓN Y JURISPRUDENCIA.

Esta obra va precedida de la introducción histórica que apareció en las anteriores publicaciones, y además de una reseña histórico-comparativa de las vicisitudes y reformas que ha sufrido on diversas épocas el proyecto formado por la Comisión nombrada en 20 de Setiembre de 1869.

· Constará de dos volúmenes en 4o.-Procio, 10 pesetas cada uno.Se ha publicado el tomo primero, y el segundo está en prensa, terminándose à la mayor brevedad.

VADRID 1886 -Imprenta de la Revista de Legislación, Rooda de Atocha, 15, centro.

Onu

44 ÉPOCA BOLETÍN DE LA REVISTA DE LEGISLACIÓN NÚM. 1683

[ocr errors]

683

[ocr errors][merged small][merged small]

Solemnidades del testamento mancomunado cuando

uno de los testadores es ciego.'

En 1879 otorgaron los cónyuges F. G. y U. C. testamento nuncapativo de hermandad, mutuo, ante Notario y tres testigos, sin excepción legal, por el que a declaran que se nombran é instilayen mutaamante el uno al otro por su heredero único y universal de todos sas bienos, para que el que sobreviva los haya y herede,disfrute y posea en propiedad y dominio pleno, y del remanente que dejaro el cónyogo superstite, si éste no dispusiere de la herencia en otra forma, ésta se dividirá por iguales partes entre los más inmediatos parientes de los otorgantes, para que cada uno, en su tiempo y orden establecido, lo disfrute y posea en propiedad y dominio pleno con la bendición de Dios y la suya, pues asi es su voluntad.»

En el acto del otorgamiento, la tostadora U. C. era completamente ciega. Falleció el testador F. G.

Se consalta, pues, si habiendo concurrido solamente tres testigos, es válido el testamento respecto al cónyuge premgerto.

El consultante cree: 1° Que los testigos se exigen por solemnidad más que por prueba.

2° Que el acto del otorgamiento es uno é indivisible; y en este concepto, exigiendo el testamento del ciego mayor número de testigos para su validez, debió concurrir esta solemnidad en el mutuo, que es un solo documento con dos olorgantes.

3° Que sería absurdo que, habiéndose propuesto cada testador instituir al otro y disponer de lo que dejase, fuese válido respecto a uno y nulo respecto al otro.

ContesTACIÓN.-No podemos conformarnos con la solución que da el 30scritor a la cuestión principal que envuelve la copsalta, pues siendo cierto que los testigos en los testamentos se exigen por solemnidad más que por prueba, esta es la tradición de nuestro Derecho civil, y admitiendo que el acto del otorgamiento del testamento mancomanado de marido y mujer es uno solo, no se deduce de esto que el testamento que no tiene las solemnidades apreciables que exige la ley respecto de uno de los otorgantes, ha de ser nulo respecto de ambos, cuando re

TOMO 76 (Febrero 1886)

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »