Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]
[ocr errors]

CAPITULO I.

Entrevista de Bolívar i Sanmartin. — Insurreccion de Pasto.—Triunfo de Sucre.—Segunda insurreccion de Pasto.—Agualongo en Ibarra.—Triunfo de Bolívar.— Impresiones producidas en el Ecuador con motivo de su incorporacion a Colombia.—Congreso de 1823.—Moráles, capitan jeneral de Venezuela.—Moráles dueño de Maracaibo.— Insurreccion de Santamarta.— Sitio de Maracaibo.—Punta de Palma.—Capitulacion de Maracaibo.—Sitio de Portocabello i su rendicion.

[ocr errors]

Desde 1822 los acontecimientos son mas rápidos i toman proporciones desmedidas. La historia se engrandece, ihai que atender a los sucesos donde quiera que asomen, ya en el territorio de Colombia o con el ejército de Colombia.

Miéntras las actas de las provincias de la antigua presidencia afianzaban la integridad de Colombia, surcaba por las aguas del Pacífico el jeneral don José de Sanmartin, el Protector del Perú, quien saltó en las tierras de Guayaquil el 26 de julio. El Libertador salió a recibir personalmente a su ilustre huésped, i el pueblo entero se desahogó con repetidos víctores a tan insigne capitan. Guayaquil fué, pues, la ciudad en que vinieron a conocersei conferenciar aquellos dos hombres, los mayores capitanes de nuestro continente, que habian recorrido con sus ejércitos, el uno de N. E. a S., i el otro de SE. a N, dos grandes semicírculos que abrazan casi toda la América meridional, pisoteando i trajinando los Andes, como trajinamos los hombres comunes las plazas de mercados. Venidos ambos por distintos i aun contrarios rumbos de las orillas del Atlántico, llegaron a sentarse juntos en las playas del Pacífico; Sanmartin afianzando la redencion de su patria, libertando a Chile i protejiendo al Perú; Bolívar, emancipando igualmente la suya, en camino para ausiliar tambien al Perú, i predestinado a fundar un pueblo muevo que debia inscribirse en el rejistro de las Ild ClOIl CS. Los grandes hombres se comprenden a largas distancias, i Bolívar i Sanmartin quisieron verse i entenderse, estrechándose i confundiendo sus laureles para arreglar i llevar adelante la obra de la redencion americana. Como si se hubieran mancomunado desde la cuna para dejarse dominar de un solo pensamiento i perseguir un solo objeto, sus vidas habian corrido casi paralelas, i aunque el destino les reservaba para despues términos distintos, no por eso dejó de perfeccionarse i completarse la grandeza de ambos héroes. Largas i continuas fueron las pláticas de su conferencia de cincuenta horas, i los escritores españoles las interpretaron como encaminadas a dividirse de la América del sur reduciéndola a dos grandes imperios, i que Bolívar, mas ambicioso o mas fuerte que el otro, sin convenir en tal repartimiento, aspiraba a reinar solo. Falso de todo en todo este decir, vamos a narrar lo que hubo de cierto. La conferencia la tuvieron de silla a silla, sin otros testigos que Pérez, secretario jeneral del Libertador, i Mosquera, su secretario privado. Sanmartin habló el primero i mui cortesmente a Bolívar de la ocasion, acaso importuna, dijo, con que él se habia presentado en Guayaquil, cuando a causa de la variedad de opiniones de sus hijos, se hallaba todavia por constituirse; i Bolívar, con igual urbanidad, le contestó que, aun cuando eran por demas claros los derechos de Colombia para incorporar la provincia a esta república, la habia dejado obrar con toda libertad para que se constituyese del modo que lo quisiera. Sanmartin se dió por satisfecho, i pasó luego a preguntar cuál era el jeneral que habia de ir a la cabeza de la division colombiana que iba de ausiliar al Perú, i Bolívar designó al jeneral Paz del Castillo como a hombre que, habiendo servido ya a órdenes de Sanmartin, seria bien aceptado. Fuéle, en efecto, grata la designacion, i de seguida se pusieron a nombrar i apuntar los elementos de guerra que debian llevarse con la division. Despues de haber hablado de la campaña que iba a emprenderse, concretaron la conversacion a materias de mayor monta, i cierto que discurrieron ambos a mas i mejor, no como capitanes, sino como lejisladores i filósofos. Sanmartin, despues de comunicarle las proposiciones que

« AnteriorContinuar »