Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][graphic][merged small][merged small]
[ocr errors][ocr errors]

NUMERO 561.

GOBERNACION

[1. Setiembre.] Real decreto, reformando la tarifa de Correos.

Señora : La tarifa de Correos, reformada solo en parte con diversos tipos para el peso y diferente precio segun las regiones, necesita uniformarse y hacerse mas sencilla para que todos la entiendan fácilmente y se simplifique la cuenta y razon, punto importante en las operaciones de Correos, hechas siempre con premüra por lo que vale en ellas el tiempo.

La medida del franqueo por medio de sellos, que tan buenos efectos va produciendo, ha venido tambien á complicar las tarifas por la necesidad de establecer dos precios y favorecer con el mas bajo la nueva reforma.

Para conseguir la claridad, el Ministro que suscribe creo que debe establecerse una sola unidad de peso en toda clase de cartas, cinco sellos solamente para todos los franqueos, y un sello mas por cada unidad que se aumente en el peso de las cartas dobles.

La correspondencia franqueada debe tener siempre la misma relacion con la no franqueada, y esta relacion será el doble, medio indirecto de obligar al franqueo prévio, pues el hacerlo forzoso se opone á la razon y á la conveniencia pública. .

En una carta puede encerrarse el honor ó la fortuna de una familia, y dejarla sin direccion por no estar franqucada seria exponérse á causar graves males.

Así es que la obligacion de franquear no la han establecido ninguna de las naciones de Europa donde se usan los sellos.

Lo que sí puede hacerse, y el Ministro propone, es que pague doble porte el que por cualquiera razon se prive del beneficio del franqueo , que lodos pueden gozar; y así se ordena, por ejemplo,

que la carta sencilla , que cuesta cuatro cuartos franqueada, cueste ocho si no lo está.

Es probable que antes de mucho suceda en España lo que sucede ya en Inglaterra, donde solo circula sin franquear un 2 por 400 de la correspondencia.

Entre nosotros se nota un progreso muy visible en favor de los nuevos sellos; pues siendo 22.236,656 el total de cartas sencillas que circularon por el Reino en el año de 1852 , hubo de ellas 11.245,456 franqueadas y 10.991,200 sin franquear.

En el año siguiente de 1853 creció el franqueo, pues siendo 22.978,957 el total , hubo 12.774,208 con sello y 10.204,749 sin franquear. Y por último, en los cuatro primeros meses del presente año ha habido 5.040,488 cartas francas y 3.372,855 sin franquear; lo cual es ya una proporcion de 3/3 á 5.

Este progreso demuestra la aceptacion del público á esta medida, y es probable que en adelante sea mayor el uso de los sellos, cuando el beneficio del franqueo, que ha sido de 3 à 4 hasta ahora, será en lo sucesivo de 2 á 4, ó sea de una mitad.

. La diferencia entre el franqueo y el porte podia hacerse de dos modos: subiendo el porte al doble del sello ó rebajando el valor de este á la mitad de aquel, que es lo que ahora conviene establecer.

El Ministro que suscribe cree que siendo el ramo de Correos un servicio público administrado por el Gobierno, y no una renta del Tesoro, debe hacerse bien, sobre todo, y despues lo mas barato posible para facilitar las comunicaciones. .

En el dia el ramo de Correos cubre sus gastos y deja un som. brante considerable, pues siendo aquellos 21.374,355 rs., son sus productos 35.500,000, segun el presupuesto calculado para el presente año.

Con la baja del franqueo es probable que se aumenten, lejos de disminuirse, los ingresos, como se ha experimentado en la nacion británica, donde el aumento de las cartas ha sido tan numeroso que esta diferencia ha bastado á sufragar con exceso la pérdida por razon de la rebaja considerable hecha en el porte.

Otra ventaja logrará la Administracion cuando el medio indirecto de la economía haga que todos franqueen su correspondencia, y es la simplificacion de la contabilidad, lo cual permitirá hacer el servicio mas pronto ó con un número menor de empleados. La total separacion entre la recaudacion de portes y la direccion de la correspondencia, que es el objeto principal del ramo de Correos, moralizará mas y mas á los empleados, alejando de ellos hasta la sospecha de malversacion, y el Tesoro cobrará todo el producto de Correos con seguridad y poco gasto. " .

· Las cartas sencillas de Ultramar, que pagan hoy cinco y ocho reales, se reducirán á un real las de Cuba y dos reales las de Filipinas. El precio actual, además de gravar á los naturales de aquelas provincias españolas, disminuye los ingresos, porque suelen enviar muchas de sus cartas por Londres, que además de la frecuencia de las comunicaciones, les ofrece economía por la baratura con que hoy se portea allí la correspondencia terrestre y marítima; y despues las depositan en un buzon de los puertos de Francia para introducirlas en España. No bastará sin duda el importe de las cartas de Filipinas á costear su conduccion por el istmo de Suez; pero persuadido el Ministro, como antes ha expuesto , de que el correo es un servicio y no una renta, cree que no debe subirse esta tarifa. Muy corta es la alteracion que se propone en los portes de la correspondencia extranjera, porque esto ha de depender de convenios que el Ministro se propone activar señaladamente con el ReinoUnido. Pero conviene mandar, porque es justo, que una vez depositada en cualquiera de los buzones del Reino siga la suerte de las cartas allí nacidas.

En cuanto al sobreporte con que hoy se grava la correspondencia de las provincias catalanas, cree el que suscribe que debe cesar; pues sus cortos rendimientos, de poco mas de 300,000 rs. al año, son insuficientes para construir caminos, que es el objeto á que se destinó, y repugna mas la desigualdad en las ciudades industriosas y comerciales del Principado.

Y respecto á Canarias, conservando el porte interior de tres cuartos, por las circunstancias particulares de aquellas islas, puede usarse el franqueo prévio por medio de los sellos del interior para proporcionar esta ventaja al público y extender la regularidad y sencillez de la cuenta y razon, siendo esta la única excepcion que se hace para que no sea el franqueo la mitad del porte.

Los impresos se portean hoy á un precio módico, pues pagando los periódicos, 40 rs. por arroba, no llega á un ochavo el porte de un diario de las dimensiones de,la Gaceta , llevado al confin de la Península, á las Baleares ó á Canarias; y muy poco mas es lo que pagan las obras impresas. Pero este beneficio, justamente concedido á las empresas que contribuyen á la ilustracion , no se extiende hoy al público.

Por eso parece conveniente que el que desee remitir un periódico despues de leerlo en Madrid pueda hacerlo pagando la mitad del porte ordinario, si lo cierra con faja que permita á la Administracion cerciorarse de que no se incluyen y ocultan manuscritos, Igual ventaja puede concederse á las muestras del comercio, con la misma condicion de que puedan ser abiertas y examinadas.

« AnteriorContinuar »