Imágenes de páginas
PDF
EPUB

200 : trató de elevarse inmaturamente; ỹ para ello dicen que no perdonó intriga contra el Sr. García Conde, y el Sr. Llanos ; á quienes (dicen tambien) tachò de poco espertos, y se atribuyó las victorias reportadas bajo de su mando, Sea lo que fuere de esto, lo que si vimos fué, que le sucedió al primero en el mando de esta provincia, y luego al otro en el comando del egército del Norte. Desde este instante se apoderá ron del Sr. Iturbide otros sentimientos, y se propuso otras miras muy contrarias de los que y las que antes le habian hecho operar. ¿Cuál fué entònces su conducta política? Examinémosla. . „El arte de bien gobernar los pueblos y hacerlos felices, es lo que llamamos política, y podemos añadir por las circunstancias del dia, el arte de atraer los corazones à la justa causa del rey, y confirmar á los ya adheridos en el amor que tienen á S. M. De esta regla se ha separado el Sr. Iturbide en todas sus par. tes. Probémoslo con hechos. Sin justicia no bay buen gobierno. El Sr. Iturbide casi no la ha guardado con nadie: ha castigado 'á muchos sin motivo. Entre otros egemplares citaré por primero al capitan Malagon, y al P. Galvan de Celaya : los tuvo aqui presos cerca o mas de ocho meses, porque el pri. mero dijo que venderia siis armas en Que.

rétaro ; y el segundo que habian herido al Sr, Iturbide, qué sé yo en que accion. Ahí está su causa : y me sugeto á cualquiera pena si resulta otra cosa: al primero le costó la vida y la ruina de su familia. Por segundo egemplo citaré Ja multitud de mugeres que trajo pre. sas de Pénjamo , á las que ni se les ha instruido causa, ni héchoseles cargo alguno : las mas son tan inocentes como Abel : llevan cerca de dos años de prision. Por tercero citaré á un D. José Maria Camacho, de aquí, á quien tuvo preso sin causa porcion de tiempo. Por cuarto citaré la órden que dió, para que las mugeres é hijos de los insurgentes que habitaban los pueblos fieles, se fue. ran con ellos bajo pena de la vida. Esto me consta, y generalmente he oido decir, que se conduce en todo con despotismo. Ello es, Sr. Escmo., que en la prosecucion de las causas y castigo de los rebeldes , enteramente se apartaba de los reglamentos superiores forma. dos por V. E. , y por el Escmo. Sr. Vepégas. Por esto, y por lo que luego diré, es tal el terror que el Sr. Iturbi. de ha infundido å los pueblos fieles, que no hay hombre que no tema su venida. ¡Qué lėjos ha estado de guardar aquel humanísimo capítulo II de la instruccion que dió V. E. para esta provincia, en que dice entre otras cosas : “y tratan

do á los soldados y paisanos con dulzuira é indulgencia mezclada con decorosa firmeza!" . . „No pueden ser felices los pueblos si ademas de guardarles justicia no se protege su agricultura, comercio y mi , nería, como dice V. E. en el párrafo 21 de su instruccion anteckcha. "El Sr. Iturbide lójos de proteger ha destruido todos estos ramos : el primero saqueando las haciendas de los vasallos no 80. lamente fieles , sino de distinguidos servicios. Diganlo si no las haciend as del Copal, Mendoza, el Molino, segun me han dicho, pertenecientes a los Sres. Galvez , Otero y Crespo. Bien sé que se pretestò estenuar 'à los rebeldes ; pero en sustancia ha sido acabar con los fie. les. Ha quemado haciendas , y dado con esto 'mal egemplo á los rebeldes. Hase tomado los ganados de ellas, é imposibilitado el futuro cultivo. Habiendo pro. metido custodiar las heredades con la com. pañía rústicn-volante, no lo ha verificado.

„Ha destruido el comercio porque como S. Sría. no solamente se hizo co• merciante sino monopolista del comercio; poniendo comitentes en todos los lugares, detenia los comboyes: venia el azú. car, la lana, el aceite y cigarros del Sr. Iturbide : para conducirlos, dicen generalmente, que fiagia espediciones del real servicios

[ocr errors]

1. ,,Ha coadyuvado a la destruccion de la minerìa con su compra de platas; pues para comprarlas á bajo pecio adelantaba á sus comitentes sumas considerables, y en el camino á pretesto de las urgen. cias de la tropa ; quitaba el dinero á todos los comboyados, y repartia la tasa como le parecia. Los accionistas diéron en traer su dinero en barriles ; y sa. biéndolo el Sr. Iturbide ahí en Irapuato, hizo salir el comboy basta Arandas, y de ahí lo revolviò , registró todo, y to: mó el dinero que quiso. El dinero que pedia aquí con urgencia, para cuya cor lectacion se sacaba á los vecinos el pre. ciso para el laborío de sus minas y ha, ciendas , muchas veces se revolvia de la calzada, é iba á casa de su comitente, en donde ya los pobres mineros habian malbaratado su plata. A los que le quitaba el dinero les daba libramientos con: tra estas cajas, sabiendo bien que no podian pagarlo por entonces. İnfórmese V. E. de la plata que se ha introducido en esa casa de moneda, bajo el nom. bre del caballero Mosso, y confirmará lo que digo. Es imposible, Sr. Escmo., que yo historie menudamente todos los hechos justificantes de mi proposicion, seria preciso escribir un volúmeu : baste lo dicho y lo que rápidamente diré de lo que me falta , para que V. E. formeidea de las cosas.

• „En lo que menos ha pensado el Sr. Iturbide, es en conciliar los ánimos: yo entiendo que mas insurgentes ha he. cho con sus manejos , que los que, ha destruido con su tropa. No solamente a los individuos , sino a las corporaciones mas distinguidas ha tratado con el mas alto desprecio. Si los pobres cabildos de Leon , Silao y Guanajuato pudieran hablar con libertad, oiria' V. E. los desprecios y ultrages que han sufrido. Era muy frecuente en su boca decir, que entraria á degüello en tal ò tal lugar por cualquier cosa., Aun a los sugetos bene. méritos que servian al rey bajo de sus órdenes, los estropeaba y removia á su antojo, cuando no iban con sus ideas, Pregunte V. E. por qué removió al Sr. conde de Galvez de la comandancia de Leon : por què al Sr. Castro de la de Guanajuato; y por qué habria removi. do , si hubiese podido, á Guizarnotegui de Celaya : porque le replicaban ; por. que no le auxiliaban en sus comercios, y porque no eran esclavos de su volun. tad. En fin, ¿para que me he de can. sar en meoudencias? Diré solo por con: clusion, que no hay un solo hombre en la provincia fuera de sus criaturas, que lo quiera : todo el mundo. se queja amargamente'; de modo que cuando se publicò. su remocion, pensáron en hacer una misa de gracias. ; suma

« AnteriorContinuar »