Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tido pueblo de S. Juan del Rio. El ge neral D. Guadalupe Victoria , verdadero benemérito de la patria, por su valor, virtud y constancia , sostuvo gloriosamente sin desmayar la causa augusta de la independencia y libertad , hasta que al fin, haltandose sin recursos 'ni auxilio , y habiéndosele indultado casi toda su tropa, despues de la llegada del virey Apodaca á Mégico , se viò en la dura necesidad de ceder á las tristes circunstancias, aguar. dando nueva ocasion para continuar su noble empresa de libertar á su patria, Le hizo el Gobierno muchas propuestas ventajosas , con tal que se indultase ; pero su alma es de un temple demasiado herói. co para haberse humillado á la admision de un indulto ; y renunciando á su comodidad, su reposo y hasta su misma existencia , mas bien quiso morir libre é independiente entre las fieras, que vivir con ignominia arrastrando la cadena del gobierno que oprimia á su pais. Con esta resolucion abandonó la sociedad de los hombres , escogiò por asilo una escondida cueva entre las sierras de la provincia de Veracruz , por donde anduvo errante, huyendo de la tropa que constante , aua, que inútilmente le persiguiera. ¿Quien imaginara entonces , virtuoso y magnania mo Patriota, que tu patria , independiente yó del Gobierno español, doblaria la ro. dilla ante uno de sus mas grueles saté.. lites , ý te veria sin conmoverse, errari. do por los montes, donde humea aon la sangre tuya derramada por la libertad de tu patria? ¡Quién podria vaticinar que independiente Mégico proscribiría à Victoria y obedecería a Iturbide , al asesino de Puruaran!!! El ilustre fugitivo supo por una feliz casualidad, que se habia suscitado la nueva revolucion de Iguala; pero ignoraba los pormenores. Sale á poblado: se estiende en la provincia la voz de que ha parecido el impertérrito Guadalupe Victoria, á qnien juzgaban unos muertos, otros fugado a los Estados-Uni. dos. Lo recibe el pueblo con el mayor entusiasmo , con aquel entusiasmo noble que inspira el verdadero mérito y el acen, drado patriotismo: Do con la algazara de gritos y vivas comprados á la plebe mas ruin , por un vil interes. El coman. dante de aquella provincia , puesto por Iturbide , le ofrece el mando , en atencion á sus méritos y à la graduacion de te. niente general que le habia dado la na: cion Megicana, en tiempo que tuvo la representacion posible, en medio de los horrores de la guerra y del desórdea de la insurreccion : toda la provincia lo pide por su gefe ; pero él que solo aspira á la felicidad de su patria , nada admite: examina las bases en que se funda su li. bertad : medita atentamente los artículos del Plan de Igualat , y vé que nada hay mas opuesto á ella que su contenido. Parte al punto de Córdoba con una per queña escolta , que mas bien podia con. siderarse como una compañía de amigos, y se dirige á' S. Juan 'del Rio, en donde supo se hallaba Iturbide. Se le presenta , lo felicita y le agradece á nombre de su nacion el empeño que maa nifiesta en querer hacerla libre; pero le hace ver con energía, que su plan está enteramente errado, lleno de mil defectos que podian ocasionar infinitos males a la patria : le pide que los corrija, y con este obgeto le presenta algunos apuntes en que proponía un sistema de monarquía moderada , infinitamente mejor y mas benéfico para la nacion , dado caso que se quisiese elegir esta forma de gobierno. Iturbide le escucha, no encuentra razo. nes con que desvanecer las suyas , y apela al ordinario recurso del engaño. Con este motivo le espone , que ya que la ina dependencia se iba consiguiendo bajo aquel plan , bueno ò malo , seria imprudencia entorpecerla enmendándolo : que cuantos temores pudieran causarle 'sus artículos, se calmaban con la consideracion de que todo lo que hacia era provisional : y entònces le dijo en sustancia lo mismo que á Morales , amigo intimo y compañero de Victoria , desde que llegó á S. Juan del Rio.

is ... .. .:

Hechos que manifiestan que Iturbide

reconocia la soberanía de la na*cion representada en el Congreso.

· El pasage referido prueba bastantemente que Iturbide reconocia , ó fingia siempre reconocer á la nacion por supe: rior á él, y capaz de variar ó reconocer sus disposiciones. Pudiera alegar otros muchos hechos que lo manifiestan , y entre ellos el de que la primera Junta que gobernó en Mégico , nombrada esclusivamente por Iturbide, y compuesta en su mayoría de sus amigos, prosélitos y aduladores, tuvo el nombre de Junta provisional gubernativa: que en ella misma se dijo pablicamente muchas veces por sus indivi. duos, no obstante que eran casi todos, como dige , partidarios suyos, que cuanto hacian era provisional : que en ella se debian tratar aquellos asuntos, solamente que no admitian demora , dejando los demas por importantes que fuesen para cuando se instalara el Soberano Congre. 80 :* y finalmente, que el mismo Iturbide en ella , como presidente de la Re. gencia , protesto delante de inmenso pue. blo, en una de las sesiones que hubo sobre formar la convocatoria de las Cór.

* Véase la nota 6.

tes , que éstas variarian lo que tuvieran por conveniente, de lo que el proponia por entonces, y que dado caso que ellas decretasen cosas que no fueran de su. aprobacion, no tenia mas recurso que retirarse como un particular á un pais estrangero. Así alucinaba este perfido Sinon al incauto pueblo : así le buscaban prosélitos sus favoritos , desde que publicó su plan en Iguala, ' .

Razones en que apoyaban algunos

el Plan de Iguala.

- Otros tomaban , como suele decirse; la concedida. Afirmaban que el Plan de Iguala habia sido proclamado por Iturbide con ánimo de cumplirlo, y que era muy favorable à la nacion llevarlo ades lante. Segun el plan, decian, el GobierDO de Mégico debe ser monarquía mo. derada constitucional: el rey debe venir de fuera: la nacion deberá por lo mismo formar una Constitucion liberalísima, que ate de tal manera al rey, que jamas pueda hacer el menor daño, y servirá unicamente de freno á la ambicion de los megicanos, que sin esta traba podrian quizà intentar hacerse reyes, y tiranizar à su patria. Formada esta Constitucion, se llamará al rey de España, y caso que él no admita, & cualquiera otro,

« AnteriorContinuar »