La literatura española: El clasicismo

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

Crítica de los usuarios - Marcar como inadecuado

Un género literario de prosapia en nuestra tierra (1), pero rejuvenecido por Jouy, escritor francés de la época napoleónica y principios de la Restauración (2), tomó a fines de este período carta de naturaleza entre nosotros, y aún alcanzó

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 497 - Era la tarde; su ligera brisa las alas en silencio ya plegaba, y entre la hierba y árboles dormía, mientras el ancho sol su disco hundía detrás de Iztaccihual.
Página 488 - Tú das la caña hermosa, de do la miel se acendra, por quien desdeña el mundo los panales. Tú en urnas de coral cuajas la almendra que en la espumante jicara rebosa; bulle carmín viviente en tus nopales, que afrenta fuera al múrice de Tiro; y de tu añil la tinta generosa émula es de la lumbre del zafiro.
Página 489 - ¡Oh jóvenes naciones, que ceñida Alzáis sobre el atónito occidente De tempranos laureles la cabeza! Honrad el campo, honrad la simple vida Del labrador, y su frugal llaneza. Así tendrán en vos perpetuamente La libertad morada, Y freno la ambición, y la ley templo.
Página 10 - Tulio, espejo de la vida humana, ejemplo de las costumbres e imagen de la verdad, las que ahora se representan son espejos de disparates, ejemplos de necedades e imágenes de lascivia.
Página 489 - Honrad el campo, honrad la simple vida Del labrador, y su frugal llaneza. Así tendrán en vos perpetuamente La libertad morada, Y freno la ambición, y la ley templo. Las gentes a la senda De la inmortalidad, ardua y fragosa, Se animarán, citando vuestro ejemplo. Lo emulará celosa Vuestra posteridad, y nuevos nombres Añadiendo la fama A los que ahora aclama. "Hijos son éstos, hijos (Pregonará a los hombres) De los que vencedores superaron De los Andes la cima; De los que en Boyacá los que...
Página 264 - LAS MUSAS. ESTA corona , adorno de mi frente , Esta sonante lira y flautas de oro Y máscaras alegres , que algún día Me disteis , sacras Musas , de mis manos Trémulas recibid , y el canto acabe , Que fuera osado intento repetirle.
Página 159 - Admiróse un portugués de ver que en su tierna infancia todos los niños en Francia supiesen hablar francés: Arte diabólica es, dijo torciendo el mostacho, que para hablar en gabacho un fidalgo en Portugal llega a viejo y lo habla mal; y aquí lo parla un muchacho.
Página 498 - En tal contemplación embebecido Sorprendióme el sopor. Un largo sueño, De glorias engolfadas y perdidas En la profunda noche de los tiempos, Descendió sobre mí. La agreste pompa De los reyes aztecas desplegóse A mis ojos atónitos. Veía Entre la muchedumbre silenciosa De emplumados caudillos levantarse El déspota salvaje en rico trono, De oro, perlas y plumas recamado...
Página 208 - ROSANA, EN LOS FUEGOS Del sol llevaba la lumbre, y la alegría del alba, en sus celestiales ojos la hermosísima Rosana, una noche que a los fuegos salió, la fiesta de Pascua, para abrasar todo el valle en mil amorosas ansias.
Página 10 - ¿Qué diré, pues, de la observancia que guardan en los tiempos en que pueden o podían suceder las acciones que representan, sino que he visto comedia que la primera jornada comenzó en Europa, la segunda en Asia, la tercera se acabó en África, y aun, si fuera de cuatro jornadas, la cuarta acababa en América, y así se hubiera hecho en todas las cuatro partes del mundo?

Información bibliográfica