Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

Es un delirio creer que la sancion, ya la „ tenga el rey, ya una regencia, pueda equilibrar „ la potencia legislativa que esta en una junta

popular : esta tiene mil medios de persuadir al „, incauto pueblo, que la interposicion del veto es „, un medio de tiranizarlo, y por esto jamas llega

rá el caso de usar de este remedio, viniendo por „ lo mismo á quedar sin eficacia, y el cuerpo re

presentativo en una ilimitada libertad de estra

viarse, sin freno que la contenga. En esto se „, fundáron los republicanos del Norte para esta

blecer un senado, á pesar de que el presidente

de los Estados, en quien reside el poder egecu„tivo, goza de la prerogativa del veto, y puede „ suspender el efecto de una ley.

,, Bajo esta idea general, y prescindiendo de , pormenores, cuyo arreglo deja la regencia á la

alta discrecion de V. M., propone como único

medio de afianzar la libertad, la convocacion „ del cuerpo legislativo, compuesto de dos salas : „ una de representantes del clero en número que » no esceda de quince, ni sea menos de doce : „ igual número de militares : un procurador de „ cada uno de los ayuntamientos de las ciudades, » y un apoderado por cada audiencia territorial.

„ La segunda sala de que se escluiran las clases de la primera, se compondrá de diputa

[ocr errors]

» dos elegidos inmediatamente por el pueblo á

razon de uno por cada cincuenta mil, advir

tiendo que en cuanto á esto nada es mas impor„, tante que abolir las opresivas trabas de las

elecciones consecutivas, que destruyen la sensi

ble relacion entre el pueblo y los elegidos, no „méros que el influjo de opinion de la masa de

los habitantes en el nombramiento de sus fun

ciones."*

Razones que tuvo Iturbide para pro

poner esta convocatoria.

¿

Puede darse mayor desproporcion? Este plan será un eterno baldon para su autor. Ya se vé, que él como consiga sus miras, no se para en los medios, aunque lastimen su reputacion. Este de que se valia era inmejorable para ellas. El contaba con mas de medio Congreso á su favor comenzando por los eclesiásticos. Parece que el clero secular y regular al tiempo de hacer sus votos, ha hecho con mas solemnidad que cual.

• Indicacion dirigida por la regencia del imperio á S. M. la soberana junta provisional, de 6 de Noviembre de 1821.

quiera de ellos, el de apoyar con todas sus fuerzas y su influjo el despotismo y esclavitud de México. Algun dia quizá regenerada està region, no los tratará con la consideracion que ellos créen me. recer siempre, aunque hagan los mayores atentados. Pero antes de que prorrumpan en agrias quejas contra los amigos de la razon y de los derechos del hombre, traigan á la memoria los hechos de los eclesiásticos en América. ¿Quienes sostuvieron con tanto ahinco la dominacion Española ? ¿Quiénes han protegido la del despota Iturbide ?

Es verdad que en la insurreccion antigua hubo un Hidalgo, un Morelos, un Matamoros, y otros sacerdotes generosos é ilustrados, que se sacrificaron por la justa causa ; pero ¿qué son estos en comparacion del crecido número que profanó los púlpitos, los confesionarios y lo mas sagrado, comprometiendo las opiniones y las conciencias, prevalidos de la ignorancia de los pueblos de que abusaban torpemenie? Conocen que Ja libertad del hombre está en contradiccion con sus escesivas prerrogativas, y con su ilimitado poder, de aquí es que teniendo necesidad de un gobierno que sea enemigo de la libertad y de las luces, se acomodan necesariamente con el tirani

Este como á la vez, ticne necesidad de ellos

para mantener á los pueblos en la preocupacion ; en el error los favorece. profusamente. De aquí es, que hallan sinónimos los nombres de liberal y herege, francmason y anti-religioso, ilustrado y libertino, republicano y jacobino, sin tener siquiera el rubor de manifestar su ignorancia supina, los que tales denominaciones confunden. Estas bellas calidades que conocia en ellos Iturbide, le obligaban á contar con su auxilio, y por lo mismo les daba una tan crecida representacion. En cuanto a los empleados, siendo hechuras suyas, por ser él quien daba los empleos, como presidente de la regencia, eran necesariamente de su partido ; pues siendo los mas de ellos hombres de poco mérito, tenian su conservacion unida estreehamente á la de Iturbide. Lo mismo se puede decir de los militares, y en cuanto a las demas olases, como por sus profesiones solo entienden los negocios peculiares á ellas, tomarian poco empeño en los asuntos públicos, y seria fácil ganarlos accediendo á sus pretensiones, respectivas á sus negociaciones, como corporaciones particulares, 3

Qué oposicion podian hacer nueve diputados del pueblo á toda esa multitud ? El proyecto era bueno en efecto para Iturbide, pero tan opuesto al interes público, que este lo recibió con un desagrado universal. La razon especiosa en que so

fundaba Iturbide, era en que haciéndose la eleccion por estamentos, se reunirian en el Congreso sugetos de todo género de conocimientos, y sin salir de su seno tendria un conjunto de ilustraeion en todas materias.

Plan de Convocatoria admitido por la

Junta provisional.

No fué oida por el público esta especiosa razon, y conociendo Iturbide la poca aceptacion que habia tenido su idea, procuró acercar á ella en lo posible, cualquier reglamento que se hiciese para convocar á las elecciones. La junta provisional, que tambien conoció la poca dispocicion del pueblo, para admitir los estamentos, y queriendo por otra parte combinar las ideas de Iturbide, formó un plan que se discutió en sesion que duró desde las nueve de la mañana hasta las tres y media de la tarde, á que asistió Iturbide en compañía de la regencia. El plan estaba reducido en sustancia, á lo siguiente. Que cada provincia eligiese los diputados que le correspondiesen, con arreglo á una por cada 50 mil habitantes : que las provincias que segun esta base nombrasen de cuatro para arriba, eligicsen precisamente un eclesiástico, un

« AnteriorContinuar »