Imágenes de páginas
PDF
EPUB

preguntó ¿qué le parecia el chocolate que habia. tomado y el trato que le habia dado? El padre Luna le contestó con la mayor efusion de un alma agradecida, y entonces Iturbide le dice: pues mas te sabrá la muerte: ahora verás como trata Iturbide á los enemigos del rey : disponte para morir dentro de dos horas. Tan inesperada variacion y tan crudo fallo, no pudo ménos que parecer al padre Luna una burla amistosa por pasatiempo; pero viendo que Iturbide seguia seriamente su idea, no tuvo otra cosa que hacer sino disponerse para morir, y fué en efecto pasado por las armas dentro del término prescrito, á pesar de los ruegos de muchas personas de respeto y estimacion de Iturbide, que sabedores del lance, se interesaron con el para impetrar el perdon, o á lo menos la dilacion del castigo. ¿No es este un indicio de un alma negra que se complace en destruir á sus semejantes ? La prision de Al. vino Garcia y los partes de Salvatierra y Celaya lo prueban hasta la últiina evidencia.

Con fecha 17 de Abril de 1813 escribe de Salvatierra al general Cruz* dandole parte de la victoria que habia conseguido, y regocijándose de haber santificado el Viernes-Santo, enviando

• Este documento sc halla en la nota número 1.

à 300 miserables escomulgados á los profundos abismos : ¿ y así habla un Americano ? ¿ y podrá llamarse cristiano el que así profana la sublime religion, que tiene por base la caridad ? ¡Ah! semejante monstruo no fué, ni es discípulo del Divino Salvador, el Augusto Padre de las miseri. cordias ; ese bárbaro realista solo conoce la doctrina del despotismo, y solo sigue el sanguinario culto de la criminal ambicion.

En el parte que dirigió desde Celaya con fecha 6 de Julio de 1812, al comandante en gefe ole la division, brigadier D. Diego García Conde, dice :* „ Para hacer algo por mi parte, con ob„ geto de quitar la impresion que en algunos es,, túpidos y sin educacion existe, de que nuestra » guerra es de Europeos á Americanos, y de

estos á los otros, digo: que en esta ocasion ha dado puntualmente la casualidad de que todos

cuantos concurriéron á ella han sido America„ nos, sin escepcion alguna, y tengo en ello cierta

complacencia, porque apreciaria ver lavada por

las mismas manos, la mancha negra que algu„ nos echaron en este pais Español, y convencer

de que nuestra guerra es de buenos á malos, de „ fieles á insurgentes, y de cristianos á liberti

[ocr errors]

99

» nos,

* Nota número 2.

Compãrese imparcialmente la conducta de estos pretendidos libertinos con la de este buen cristiano. El general Bravo, gefe distinguido de estos patriotas Hamados insurgentes, benemérito en grado heróico de la patria, por su constancia y sublime generosidad, cogió en una accion á 300 Españoles que hizo prisioneros, precisamente en el momento de recibir la noticia de que su amado y tierno padre habia caido en poder de sus enemigos los realistas, y lo habian pasado por las armas.

i Cuál fue en este momento de acerbo dolor el primer impulso de la alma de Bravo, quién lo podria creer sino un verdadero cristiano ! Su printer impulso fué car la libertad á los 300 Es. pañoles enemigos suyos, que acababan de dar tan mortal golpe á su sensibilidad : los manes de mi virtuoso padre, dijo él, no se sacian con sangre Española, solo exigen de mi actos de caridad, nobleza y generosidad : que todos sean libres ; humanidad, religion y libertad debe ser la divisa de todo buen patriota..

¿No es este pretendido-libertino, que perdona tan generosamente á 300 Españoles enemigos suyos, cuyo partido acaba de matar a su padre, un poco mas digno del nombre cristiano, que el vil Americano que solo por congraciarse con los tigres realistas santifica el Viórnes Santo envian

do á los infiernos á 300 hermanos suyos, que sa supersticiosa ignorancia considera efectivamente como escomulgados? ¡Ah, cuantas veces el hombre mas indigno de la consideracion pública se halla á la cabeza de un gobierno ó de un imperio! La fortuna parece burlarse de la prevision humana, colocando en el primer rango al que no merece ni siquiera el últino de la sociedad, verdad admirablemente espresada en estas célebres palabras de Tacito :

Mihi quanto plura recentium seu veterum re. volvo, tanto magis ludibria rerum mortalium cunctis in negotiis obervantur; quippé fama, spo, veneratione potius, omnes destinabantur imperio, quam quem futurum principem fortuna in oculto tenebat.

Ni aun el bello sexo pudo escaparse de su crueldad ; dîgalo la cárcel de Guanajuato, á donde fueron conducidas multitud de mugeres, entre ellas muchas señoras delicadas, sin otro crímen que ser esposas, hijas, madres ó hermanas de algun patriota, saciando en estas víctimas miserandas la rabia que no podia desahogar con los hombres. Muchas de ellas en cinta pereciéron, otras á iinpulso de la miseria ó de la enfermedad, y todas generalmente acabáron sus dias lastimosamente å

causa de los daños y atrasos que les originó tan injusta y molesta prision. Las enérgicas súpli. cas que se le hicieron por su compadre el intendente de Guanajuato, por el sabio y elocuente cura Lavarrieta, y por otras muchas personas de distincion, quienes con el motivo del nacimiento de un hijo suyo se interesáron con él, pidiendo sumisa y enérgicamente la libertad para aquellas inocentes mugeres, no produgéron en él la menor sensacion. Lavarrieta lastimado de su desgracia y de la injusticia con que padecian, viendo que nada habian podido: los ruegos, hizo una representacion fundada, elocuente, verdadera y paté. tica al rey sobre este injusto procedimiento»; pero, todo lo sofocó el oro y el valimiento que Iturbide tenia en Mégico con el virey Calleja y el oidor Bataller, * los dos monstruos mas sanguinarios y mas anti-criollos que han venido de la Península; solo un vil Americano como él pudo merecer tal proteccion.

Si su crueldad ha sido estremada, no lo ha sido menos su codicia : he hablado de aquella, trataré algo de ésta para darlo á conocer en todos sus vicios. El hecho de Sein que referí al principio, es bastante prueba del lugar que tiene en su alma esta vergonzosa pasion, sin einbargo, aun

. Véase la nota 3.

« AnteriorContinuar »