Imágenes de páginas
PDF
EPUB

poderes de los diputados, y lo remitió á las provincias. En él no se les concedia facultad para variar la forma de gobierno, ni ninguna de las bases del plan de Iguala. La Junta provisional, por un abuso increible y estraordinario de su autoridad, prescribió la fórmula del juramento, que debian prestar los diputados, con arreglo á lo mismo. ¡Dar la ley una junta provisional, á la legitima y constituyente! ; Prescribirle las bases y la forma de gobierno que habia de establecer ! į Adónde está la libertad de la nacion? ¿Dónde la protesta que Iturbide hizo en S. Juan del Rio á Victoria y Morales, y que con hipocresía ha repe. tido tantas veces? No contento aun con estas. medidas, se valió tambient de la de inspirar terl'or. Al efecto poco antes de la instalacion del Congreso, transportó á Chapultepec (castillo situado al poniente de Mégico en una peyueña ala tura á distancia de una legua) muchos caudales, municiones y tropa, y se fué á habitar allí, á pretesto de desempeñar con mas desahogo sus asuntos. El fin que en esto tuvo, fué acabar de infundir al Congreso un terror pánico por medio de la fuerza, si se resistia á jurar el plan de Iguala y tratado de Córdoba.

Medidas que tomó Iturbide

tomó Iturbide para coartar las facultades de los diputados.

Estas medidas surtiéron todo el efecto que deseaba. Las provincias creyendo que si no estendian los poderes á sus representantes, con arreglo al modelo remitido por Iturbide, tal vez no los admitirian en el Congreso, lo verificáron conforme á él. Sin embargo, cuando se juntaron en Mégico tratáron muchos de ellos de que siendo constituyentes y residiendo en ellos la soberanía de la nacion, no estaban en obligacion de obrar conforme a los poderes en la parte que restringian siis facultades para observar unicainente el plan de Iguala. ¿Quién puede, decian, imponer esta ley al Congreso ! ó lo que es lo mismo, ¿quién es superior a la nacion para obligarla á seguir la opinion de un particular, como es Iturbide ? Es este superior a la nacion, ó la nacion á él ? {Acaso la junta provisional ? Si esta tenia alguna autoridad era por representar al Congreso. Será ménos este que la figura de su imágen? Todos. estos discursos cran muy exactos ; pero eran argumentos mas concluyentes las bayonetas de Chapultepec. Los diputados tuviéron que ceder á la fuerza; jurar el plan de Iguala y tratado do

Córdoba el dia de su instalacion, y esperar ocksion mas oportuna para libertar á Mégico de sı tiranoa

Conducta mútia del Congreso e0

Iturbide.

Aquí comienza la época dificil de Mégico. Desde la instalacion del Congreso hasta hoy no se ha visto mas que una continuada lacha entre el Congreso é Iturbide. Este, pretendiendo, prevalido de la fuerza, esclavizar á la nacion : aquel, por medio de la prudencia, de la política y de la astucia, procurando librarla de su opresor.

Consideraciones por las que Iturbide

sustuvo el Plan de Iguala, y protegió â los capitulados.

Es indispensabile para comprender la cuna chicta de Furbiile, aclarar antes dos arcanos que deben haberse percibido en el discurso de nuestra narracion, á saber : ¿por qué se lia tenido tanto cmpeño en sostener el plan de Iguala, aun su

puesta la ambicion de ser emperador? y por qué tanta indulgencia con los capitulados; es decir, con aquella tropa ó individuos que jamas ban querido reconocer la independencia Americana, y aun han formado conspiraciones contra ella ? Satisfarémos á uno y á otro con la brevedad y claridad posible, Iturbide bien conoció desde el principio, que los Ainericanos solo. admitian el plan de Iguala como un medio para lograr la ina dependencia, ya que esta habia comenzado á veria ficarse bajo de él ; y alterar en algo su marcha, seria, como hemos dicho, baberla frustrado entera. mente; pero jamas tenian en su corazon una inclinacion positiva de que se cumpliese ; por et contrario, deseaban que se presentase ocasion para librarse de él, y se lamentaban amargamente de que Iturbide no se aprovechase de las muchas que a cada paso le ofrecia la conducta del gobierno. de Mégico. Conocia mas Iturbide que los Megicanos en mucha parte, principalmente en la ilustrada, estaban interiormente decididos por el gobierno republicano, odiando de corazon a las monarquías, aunque tuviesen la especiosa apariencia de constitucionales moderadas. Supuestos tales conocimientos, debia discurrirse de esta manera : si bajo cualquiera consideracion por justa que sea, revoca el plan de Iguala y se deja a los Megicanos libres del todo para darse la forma de

gobierno que quieran, establecerán sin la menor duda la republicana, como en Chile, Buenos Aia res, Colombia y Perú : rodeadas de repúblicas se han de inclinar á ese sistema de gobierno, que es el que conviene á la política Americana ; en cuyo caso para llevar adelante las miras de coronarse, habia de romper abiertamente con la nacion, pues ya seria preciso sojuzgarla por la fuerza, y en este rompimiento se desconceptuaria precisamente, y acaso tendria por resultado su ruina ; conque el único medio era el plan de Iguala. El pueblo, cuando mas lo notorá de demasiado terco en cumplir su palabra; pero jamas de ambicioso, pues sostenia una corona para otra cabeza que la

suya. Por este medio conseguia que los Megicanos, por el prestigio que tenia en virtud de haber, contribuido a la independencia, y por la consideracion que le tenian por esa causa, no tomasen un empeño decidido en promover la república, sino que para evitar desagradarle llevasen adelante, aunque fuese en la apariencia, el plan de Iguala ; y cuando mas, tratasen con lentitud de establecer aquella forma de gobierno, hasta que ella misma naturalmenee se consolidase con la propagacion de las luces. Entre tanto se estorvarian estas del inejor modo posible, prohibiendo, como se hizo, que la libertad de imprenta se estendiese á tratar materias que se opusiesen al plan de Igua.

« AnteriorContinuar »