Imágenes de páginas
PDF
EPUB

años la tremenda pesadumbre de la grandiosa independencia ; sigamos: 8,000 cada uno de los einco ministros, que suman 40,000. 12,000 cada uno de los cuatro regentes, sin contar á Iturbide, suman 48,000 pesos. Hé aquí 218,000 pesos en unos cuantos sueldos que antes 10 se pagaban : añádase el gasto de la secretaría del almirantazgo, la de cada uno de los ministros, los sueldos de los brigadieres, mariscales de campo, &c., que se han nombrado, y que tampoco se pagaban ántes, porque nada de esto habia, y se calculará á cuanto podrá ascender el egreso de cajas sobre el que sufria ántes.

¿

Dónde podian encontrar recursos los diputados? Lsáron de cuantos arbitrios estuviéron á su alcance ; pero nada daba lo bastante. Se propuşiéron muy justamente bajar los sueldos, y en efecto, escepto el de Iturbide y su padre, lo verificáron, fijando el máximo de ellos en 6,000 pesos, y rebajando los demas proporcionalmente hasta el de 900 ; pero ademas de que se ahorraba poco, les atrajo el odio de todos aquellos que sufrieron la rebaja, principalmente de la tropa, que no aspira á otra cosa que á una paga crecida.

Manejo del Congreso para disminuir la

prepotencia de Iturbide.

El Congreso por su parte procuraba enervar aquellas disposiciones que podian ser favorables a Iturbide; trabajaba. lentamente su coustitucion para dar tiempo a la ilustracion ; procuró escitar la memoria de los primeros gefes y verdaderos patriotas de la independencia. Hidalgo, Allende, &c.; pero entre tanto seguia la guerra oculta de opinion dentro de su mismo seno. Los borbonistas querian que se siguiese la suya, á saber : insistir en que se verificase el plan de Iguala, y se consolidase la idea de que por ahora no convenia á Mégico otro gobierno que el monárquico moderado constitucional, el cual debia preparar el camino para la república. Esta, decian, no puedo establecerse sin que haya ilustracion y virtudes políticas en el pueblo ; ni uno ni otro hay en el Megicano, merced á la opresion en que ha vivir do; de consiguiente establecer una república será abrir la puerta á la ambición de los particulares, lo que indubitablemente producirá la anarquía. Póngase por lo mismo una monarquia moderada : bajo la proteccion de ella los ciudadanos adquiri. rán ilustracion y virtudes, que necesaria é indis

pensablemente formarán la república. Los republicanos por su parte decian : ninguna república en sus principios ha tenido la ilustracion у virtu, des que cuando ha florecido, ya constituida y consolidada. Pedir por bases de la república aquella ilustracion y virtudes que son fruto de la república misma, es formar un círculo vicioso, queriendo que exista el efecto, y sea el fundamento de la causa que deba producirlo. Conténtese el sensi. ble patriota con encontrar en el pueblo constituido disposicion para sembrar, y que fructifique la semilla de la ilustracion y virtud : esto será suficiente, para que se erija una república que a poco tiempo será digna de admiracion : el sistema republicano es el que mas conviene a nuestro sia glo y á nuestra América, y es el verdadero espí. ritu del mundo liberal. El profundo Destutt Dutraci, y el político Maddison han combatido victoriosamente el brillante sistema del gran Montesquieu, que presenta al honor como base de la monarquía, y á la virtud como base de la república ; este admirable publicista incurrió tambien con Rousseau en el error de su siglo, pretendiendo que las repúblicas solo pueden establecerse y fijar su duracion en paisos pequeños y virtuosos, error muy anticuado en el sistema político en Europa, y que quizas trae su origen de estas célebres pa. labras de Tácito.

Non cunctas nationes et urbes, populus, aut primores, uut singuli regunt: delecta ex his, et constituta republica formá, laudari facilius quam evenire, vel si evenit haud diúturná esse potest.

Si Tacito hubiera conocido el admirable artificio del moderno sistema representativo, si saliendo del templo de la inmortalidad, en compañia de Montesquieu y Roussean, pudiera sobre las alas de la fama hacer un viage á la ciudad de Washington, esclamaria lleno de entusiasmo : ese es el gobierno, esa es la combinacion política, la garantia social, que allá en lejana perspectiva descubrió mi ingnio, y que crei.imposible realizar. 45 años de feliz esperiencia prueban mi error; acostumbrado á pintar el crimen y todos los horrores del gobierno imperial, capaz por sí solo de corromper toda sociedad, no crei nunea que llegase la especie humana á tal grado de perfeccion que pudiese gobernarse por principios de razon y de filosofia, adoptados y establecidos bajo los auspi cios de Washington y de Franklin. La manarquía moderada es un verdadero equilibrio entre el despotismo y la libertad. Cualquiera de estos dos estremos que prepondere un poco, variá necesariamente el gobierno. Si prepondera el del despotismo, ó el del rey, se convertirá la monarquia en absoluta, y si el de la libertad ó del pueblo se tornará en república. De esto se infiere, que son

necesarias tantas ó mayores virtudes é ilustracion en una manarquia realmente moderada, que en una república, porque en esta solo tiene el individuo que sufocar su ambicion personal; pero en aquella tiene que ahogar la suya y contrarrestar la del rey: y ; si no hay costumbres en Mégico para sostener en armonia una república, las habrá para mantener el equilibrio debido en la monarquía moderada? Cualquiera que se establezca debe convertirse en absoluta, por lo mismo que el pueblo es ignorante, y todavía la mayor parte de él no acaba de salir, y ni aun de conocer las preocupaciones en que ha vivido : el rey protegiendo aquella ignerancia, y sosteniendo estas preocupaciones, principalmente por medio del estado eclesiástico, que siempre se declara á favor del déspota por sus miras particulares, será en breve tiempo un tira. no, a pesar de cuantas constituciones liberales se inventen. Pero este mismo pueblo es dócil, y con Jas admirables invenciones del dia, que tanto fa. cilitan la civilizacion popular, es inuy fácil que prenda en él la verdadera ilustracion, como lo ha manifestado ya la esperiencia ; el respeto a la inquisicion, por egemplo, parecia que en Megico acabaria con la série de los siglos; mas luego que se desengañó el pueblo, apenas bay quien no la lene de execraciones. Y si hay algun fanático que

« AnteriorContinuar »