Imágenes de páginas
PDF
EPUB

desce su reposicion, será ó por una ignorancia crasa, ó por esperar de ella algun bien particular: lo mismo sucederá con el sistema monárquico ; lo aborrecerán, como la inquisicion, cuando corozcan las ventajas y preeminencias del sistema republicano. Empero aprovechándose los buenos patriotas de esa docilidad del pueblo, y de su facilidad para

ilustrarse, tendrán suficientes elemen. tos para hechar los primeros fundamentos de la república. Ilustrese la opinion por medio de la libertad de imprenta, de diarios, de sociedades patrióticas, de cartillas repubblicanas, y verán cuan pronto se desengañan, y que rápidos progresos hace el nuevo sistema fijado y establecido en los Estados Unidos. No obstante estos discursos y los de los borbonistas, cada uno persistia en su opinion, y procuraba hacer proselitos.

Primera tentatira de Iturbide para

proclamarse Emperador.

Itu bide conociendo estas distinciones, viendo que los repubicanos ganaban terreno, y que el pueblo de Mégico es naturalmente adicto al sistema democrático, pues apenas se anunciaba por algun diario público una idea que tuviese relacion

con él, á pesar de la prohibicion que habia para no escribir contra las bases del plan de Iguala, cuando todo el pueblo la admitia, la apoyaba y la seguia ; determinó hacer una tentativa para ver si podia cortar todos estos males, intentando proclamarse emperador. Al efecto promovió, por medio de sus agentes, un movimiento de las tropas capituladas, principalmente de las que estaban en las inmediaciones de Mégico. El movimiento se verificó el dia 2 de Abril, y ese mismo dia en la noche tomó Iturbide todas las medidas alarmantes para contenerlo ; no parecia sino que toda la nacion en masa se habia sublevado. A las once de la noche corren patrullas por todas partes, se forman los regimientos que debian marchar, y los demas se ponen sobre las armas en sus cuarteles. Estos aparatos llaman la atencion del público. Iturbide manda reunir el Congreso al dia siguiente, Miércoles-santo, 3 del misino Abril, a pesar de haber determinado el dia anter'ior que no hubiese sesion. A media noche mandó avisar al presidente, que reuniera al otro dia el Congreso a la mayor brevedad, y previno al público por medio de la siguiente proclama.

El Generalísimo almirante á sus con

ciudadanos.

No necesitan los habitantes del grande impePio mis insinuaciones, para ser justos y generosos: la naturaleza les dotó de un espíritu elevado, y de aquella apreciable sensibilidad que forma las delicias de toda sociedad culta : mi deberes, sin embargo, recordarles, cuando las circunstancias lo exigen, esos mismos sentimientos de que les considero animados, sin temor de equivocarme': 'desempeñar, pues, una obligacion es el obgeto y no otro, de dirigirles la palabra. Yá tuve el honor, mis amigos, de deciros otra vez, que estaba penetrado de la necesidad y conveniencia de que el público estuviese instruido de los acontecimientos politicos que tuviesen una directa relacion con su prosperidad ó su infortunio. Voy a daros conocimiento de los últimos sucesos, que ya, sin duda, se han traslucido y desfigurado, como sucede ordinariamente. El general D. José Dávila, insistiendo en su resolucion de prolongar nuestra dependencia mas allá de los límites que la naturaleza y las luces permiten, se desvela por honrarse á lo heróico, alucinándose con la idea de que ni sabemos, ni podemos ser independientes, libres, soberanos. La esperiencia hasta ahora le enseñó

lo contrario : viónos sacudir el yugo, viónos forinar un gobierno provisional : vióse obligado á abandonar la plaza que le confió el que llamó Señor hasta sus últimos años : vió instalado nues. tro Congreso : vió que sabiamos y podiamos; pero le restaba aun el último esfuerzo, y acaba de hacerlo en daño de sus compatriotas ; pero ¿ á qué ambicioso sirvió de obstáculo el sacrificio ageno? Tuvo este general la debilidad (edad y pasiones merecen indulgencia de prevenir á los cuerpos espedicionarios emprendiésen su marcha para Veracruz, sin esperar mas órden del gobierno: su señoría sabrá con que obgeto, pues aunque no es dificil de conocer el éxito que pudo proponerse, es tan incierto, que tiene lugar entre los imposibles. Sin reflexionar que los militares no tienen otro patrimonio que el honor, y este lo pierden cuando perjuros y faltos de fé rompen su palabra, olvidan lo que prometiéron, y prófugos cuales bandidos, salen de un pais que no les hizo mas que bienes, en vez de marchar á su patria con decoro y los bonores de la guerra. Supe con oportunidad esta intriga muy traqueada ya, para que pudiera sorprender en el siglo diez y nueve, y tomé mis medidas en minutos para cortar el desórden :* salieron fuerzas de todas armas á

..Sí; están muy traqueadas ya las intrigas de Iturbide,

tomar las avenidas para impedir la fuga y la reunion : recordé á los gefes peninsulares su deber, previne á las autoridades á quienes convenia estar con cuidado, y quedé tranquilo esperando el tér. mino de esta aventura de los Españoles, propia de su genio emprendedor : hasta ahora solo el regimiento de Ordenes merece los elogios del Sr. Dávila, porque es el único que emprendió su movimiento el dia 2 á las dos de la tarde. El primer gefe y varios oficiales se han presentado en esta corte, dando una nueva prueba de su honor y de. licadeza : muchos soldados han vuelto á Tezcoco, otros van viniendo, y solo quedarán a las órdenes del Sr. Buceli, digno gefe de la prófuga espedicion, los miserables que no tienen espíritu para decidirse por lo que ellos mismos piensan, y los exaltados que no conocen otra virtud que el atrevimiento irreflexivo; pocos serán todos ; pero aun. que fuesen muchos mas, mas son los imperiales, y defienden la causa de su libertad. El Congreso soberano tiene ya conocimiento de estas ocurrencias: su sabiduria dictará las medidas que mas convengan para la seguridad del estado. No estamos, sin embargo, en el caso de abandonarnos; tal vez si hasta aliora nada lian discurrido

para que puedan sorprender en el siglo :9: por eso todos conocen sus crímenes, y el atroz atentado de su usurpacion.

« AnteriorContinuar »