Imágenes de páginas
PDF
EPUB

el arte de ella? Cuando fué realista siempre persiguió a los patriotas con la intriga, siempre triunfó de ellos por medio del soborno: despues que fué independiente pelcó con número ventajoso de tropas, con la opinion á su favor, y con la desconfianza que necesariamente tenia el gobierno realista de sus mismos soldados : en toda la época de la independencia no ha desempeñado Iturbide ninguna accion peligrosa, si no fue la escaramuza en las goteras de Querétaro. Que señale, pues, las acciones campales que ha ganado ó sostenido antes ó ahora : ¿ en que punto ha fijado la victoria ? į á donde siquiera se ha batido con 6,000 hombres? ¿ en dónde ha lucido y dado pruebas de su genio militar ? A la verdad que sus imposturas son tales, que de tan increibles se hacen riliculas y groscras. Cualquiera que lea: por Watis nos amenazan los Ingleses, los Americanos por Téjus, los bárbaros por la frontera de Oriente, por Guatemala los anarquistas, los Rusos por las Californias, y los Españoles por Veracruz, no dirá que todo el mundo ha formado una liga para reconquistar á Mégico, así como la formó Grecia contra Troya, ó Ja Europa contra Bonaparte ? Mas aun peor estamos nosotros, pues que estamos amenazados de la guerra civil ; y por último, de todas las naciones de Europa. Al leer estas espresiones hice memoria oportunamente de la

comedia del avaro, en que habiéndole robado un hijo suyo su tesoro, y haciendo diligencias para descubrir el robo por medio de un escribano, le dice este, que para poder hacer las investigaciones judiciales le diga las personas de quien tiene sospecha, y ontónces transportado fuera de sí por su avaricia, responde prontamente : de todo el mundo. Del mismo modo me parece que Iturbide, creyendo poco cuanto habia dicho para pintar el peligro que trataba de persuadir, esclamó en el rapto de su exaltada ambicion, „ y por todas partes „, todas las naciones de Europa.” Y ¿de qué manera podrá salvar la inconsecuencia que se advierte, y he insinuado arriba en esta carta con su discurso pronunciado en la instalacion del Con. greso ? Alli todo quietud, aquí todo alteracion ; alli la mayor seguridad, aqui el mas eminente peligro ; alli tudo calma, aquí todo tormenta. ; Cuán imposible es evitar las contradicciones, cuando no habla el hombre de buena fé, sino segun las circunstancias. Pasó el tiempo, se proclamó Iturbide ; hasta ahora no se ha hablado siquiera del desembarco de alguna espedicion invasora. A mas de que, si aquellos peligros y temores eran fundados, si Iturbide está tan interesado en salvar á la patria como queria hacer creer, si el egército que pedia era indispensable

para cubrir los puntos amenazados, ¿por qué no lo hizo luego que se proclamó emperador? Nada ménos que eso. El egército es el mismo, ó por hablar con mas exactitud, ménos que antes, pues cada dia piden su retiro, ó se desertan muchos soldados por falta de prest; como se puede ver por la circular comunicada por el ministro de guerra y marina, publicada en la Gaceta del gobierno, del Sábado 22 de Junio ;* luego á scr ciertas aquellas amenazas, debió Iturbide preca. ver su efecto, ó es un traidor á la patria ; y si no es uno ú otro de lo dicho, será preciso confesar que todo fué una patraña. Así es como lo creyó el Congreso; pero no queriendo romper abierta

* Una triste esperiencia ha convencido á s. M. J. de que tambien entre los bravos que forman el egército hay perezosos que le abandonan; y que los que se honráron con el hábito de defensores de la patria, se prostituyéron despues envileciéndose con la horrible nota de desertores, vagos, y aun bandidos. La egecucion de estos delitos, que son los que mas deshonran á un soldado, se propagó con escándalo : de aquí el disgustarse de la profesion mas noble los hombres de bien que se avergüenzan de haher tenido compañeros tan indignos : de aquí el mal egemplo precipita á otros; y de aquí haber uno ú otro en los caminos, ladrones y rateros Para cortar de raiz tantos desórdenes, S. M. I. se ha dignado determinar, se lleven á puro y debido efecto por las autoridades á quienes corresponda, los artícu. Jos siguientes, &c.

mente con Iturbide, no se negó del todo á su peticion, sino que condescendió en parte, concediéndole 20,000 hombres de línea, y el esceso hasta 35,000, que lo completașe con las milicias provinciales, cuando las hubiese menester. Este golpe le fue muy sensible, y le pronosticaba su ruina; por tanto se propuso aventurarlo todo en un solo golpe, y hacerse proclamar emperador por medio de la fuerza. Compárese esta carta y esta conducta, con su proclama para la convocatoria á Córtes ; ; cuánta altanería en la carta ! ¡cuánta. sumision en la proclama! A haber sido ciertas y de corazon las protestas que hizo en ella de obedecer al Congreso, fuera ahora mas dócil para sugetarse á sus decretos ; pero ¿quién no ve que este hipócrita habló entonces solo por conformarse con las circunstancias ?

Ardides de que siguió valiéndose para

coronarse Emperador.

Para llevar adelante el obgeto de proclamarse, fingió alhagar algun poco á los republicanos : sus partidarios hablaban con el mayor entusiasmo en contra de los Borbones, con el obgeto principal de escitar el odio á los reyes de España. Ya se deja entender que pronto lo conseguiria en un pueblo tan bien dispuesto para ello, y bien sabia él que con solo decir á los léperos que los borbo. nistas querian por fuerza traerles un rey gachupin, era suficiente grito de alarma para acabar con aquel partido. Ya anticipadamente habia dado al público un papel que tituló : „ Breve manifiesto del que suscribe," contestando al de un adulador que invitaba a que lo coronasc la nación, y dice á la letra lo que sigue.

Breve Manifiesto del que suscribe.

El que por voluntad tácita ó espresa de algun comitente toma su representacion, no puede pres. cribirse mejor regla para el acierto de sus operaciones, que la utilidad justa del principal interesado, porque la presuncion mas natural es que desee vivamente todo aquel bien que no repugne á los principios de justicia. No ha sido otra ciertamente la norma que propuse, cuando cerciorado é intimamente convencido de la opinion y espíritu público de la nacion Megicana, pronuncié en Iguala su independencia de la antigua

« AnteriorContinuar »