Imágenes de páginas
PDF
EPUB

el asesino de mi patria, disfi'azadlo con el título de emperador. Dadme esta prueba de amor, que és cuanto deseo.' A la verdad que bastante lo ha manifestado. Y lo que colma mi ambicion. ; Oh poder irresistible de la verdad! ¿cómo te escapasto casualmente de la boca de donde acaso es la primera vez que sales ? Cuántos pasos ha dado. Iturbide desde que figura en el mundo hasta ahora, no han tenido otro resorte qihe sll ambicion, que PO se ha saciado hasta llegar á usurpar la liber tad 'á sa patria misma. Así lo conocerá y confcsará cualquiera que esté medianamente impuesto de la horrible conducta de Iturbide, ya de insurgente, ya realista, ya de independiente. Dicto estas palabras con el corazon en los labios, haceil me la justicia de creerme sincero. Bien necesita de todas estas protestas el que recela, y con fundamento, no ser creido aun cuando profiera alguna verdad. 1 vuestro mejor amigo. Con mas propiedad se hubiera espresado diciendo vuestro opresor, vuestro tirano, cl mas acérrimo enemigo de la América. He examinado este monumento eterno de oprobio de Iturbide ; é indignado el corazon de tan negro tegido de maldades, intrigas y anatomas políticos; solo puede desahogarse el alma generosa del virtuoso patriota, leyendo el siguiente discurso del inmortal Bolivar, discurso

que este hérne pronunció ante el sabio Congress de la república de Colombia, y que merere estar esculpirlo en el corazon de los verdaderos liberalca del orbe,

[ocr errors]

Discurso qile pronunció el general

Bolivar ante el soberano Congreso de la república de Colombia.

Senor : El juramento sagraslo que acabo de prestar en calulad de presidente de Colombia, es para mi un pacto de conciencia que multiplica mis debercs de sumision a la ley y á la patria : sola un profundo respeto por la voluntad soberana mo obligaria & soneterine al formidable peso de la suprena magistratura. La gratitud que debo á tos

representantes des pneblo, me impone adeinas. In agradabic obligacion de contimnar mis servis eios por defender con mis bicres, con mi sangre y aun con mi honor esta Constitucion que encierra bos iterer has de dos pueblos hermanos, ligailis por la libertaita por el bien y por la gloria. La Constitucion de Colombia será, junto con la inte pendencia, la ára santa, en la cual haré todos los sacriftcios. Por ella marcharé á las estremidades de Colombia á remixer las cadenas de los hijos der

ecuador, á convidar los con Colombia, despues de hacerlos libres.

Señor : espero que me autoríceis para unije con los vinculos de la beneficencia á los pueblos que la naturaleza y el cielo nos han dado por her. manos. Completada esta obra de vuestra sabidu ría y de mi celo, nada mas que la paz nos puede faltar para dar á Colombia todo, dicha, reposo y gloria. Entonces, Señor, yo ruego ardienteinente no os mostreis sordo al clamor de mi conciencia y de my honor, que me piden á grandes gritos, que no sea mas que ciudadano. Yo siento la necesidad de dejar el primer puesto de la república al que el pueblo señale como el gefe de su corazon. Yo soy el hijo de la guerra, el hombre que los combates han elevado a la magistratura ; la fortuna me ba sostenido en este rango, y la victoria lo ha confirmado. Pero no son estos kus títulos consagrados por la justicia, por la dicha y por la voluntad nacional. La espada que la gobernado á Colombia, no es la balanza de Astrea ; es un a. zote del genio del mal que algunas veces el cielo deja caer a la tierra para el castigo de los tiranos y escarmiento de los pueblos ; esta espada no puede servir de nada eleia de paz, y este debe ser el último de mi podep, porque así lo he jurailo para mí porque lo he prometido á Colombia, y porque no pucole haber república donde el pueblo no está

seguro del cgercicio de sus propias facultades. Un hombre como yo es un ciudadano peligroso en un gobierno popular : es una amenaza inmediata á la soberanía nacional. Yo quiero ser ciudadano. para ser libre, y para que todos lo sean * Prefiero el título de ciudadano al de libertador, porque este emana de la guerra, aquel emana de las leyes. Cambiadme, Señor, todos mis dictados por el de buey ciudadano,

Sesion del Congreso el dia de la Pro

clamacion.

Se citó a los diputados muy temprano para que se reuniera el Congreso. Estuvieron prontos sus partidarios y algunos otros que vilmente se

* Aprended, dicen los editores del Sol de Mégico, vosotros los que llevais el renombre de libertadores, en estos sen. timientos de una alma noble y generosa como la de Bolívar ; servir à la patria sin interes, amar la libertad por el solo bien de los pueblos, desprenderse gustoso de los títulos, y buscar la verdadera grandeza en la dulce satisfaccion de haber procurado la felicidad å sus semejantes, haciéndolos soberanos é independientes, no para convertirse después en su tirano á pretesto de remuneracion, sino para respetar su libertad, X disfrutar en comun de sus regalados frutos. i Loor'eterno al héroe de Colombia

han prostituido, ó por el temor, ó por la conve. niencia. Los mas no asistieron por no esponerse à un compromiso en que peligrara su honor ó su *ida; y algunos verdaderainente patriotas repue blicanos, fueron despechados y resueltos á sostener la libertad de la patria, perdiendo, si fuera necesario, su existencia. A los principales boibonistas como D. José María Fagoaga, D. Hipólito Odoardo, D. Francisco Tagle y algun otro, considerando Iturbide que eran los que para su proclamacion debian estar diametralmente opuestos, por el sistema que hasta entonces liabian sos.. tenido, les mandó recado anticipadamente, diciénJoles, que procurasen asegurarse, porque si se presentaban en público no respondia de sus vidas: ¿qué quiere decir esto, sino que el gobernaba la faccion ?

3

Cómo sabia que la intencion de ella era acabar con sus principales enemigos? Pues á no ser así, no le faltaba poder para contener cualquiera tropelía de los sediciosos ; pero estar impuesto en sus miras, poder obstruirlas y no hacerlo, sino valerse de arbitrios miserables para evitar lo que él queria que no se hiciese, es una prueba de que el fué el principal agente de su proclamacion. El recado que Iturbide mandó á los borbonistas hubiera estado muy bien en boca. de algun amigo de ellos, que no teniendo poder

« AnteriorContinuar »