Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Congreso se opusiéron tácitamente al nombra miento, componen la suma 89.. Con solo este cálculo sencillo se prueba la mulidad de la eleccion de Iturbide, en razon del número de diputados que lo nombraron. Se ha visto por la narracion anterior, la nulidad por razon del modo y de las circunstancias en que fué nombrado. ¿Qué apo.yo legal ni aun remotamente racional podrá alegar para hacer válido su nombramiento delante de su nacion, ni de las demas del mundo ? Su escesiva ambicion lo ha precipitado ; no ha sabido siquiera revestir su título de las fórmulas Jegales que exige la constitucion. Se ha proclamado en medio del tuipulto, sin el voto de un so ficiente número de diputados, sin proporcion, ni discusion, ni conexion, ni deliberacion, ni aproba. cion, ni tiempo fijado para formar la ley menos importante. El, no obstante, ha procurado que cuanto hace vaya eseudado con el nombre del Congreso, para que se crea que la nacion es quien lo ha elevado al trono, y por lo mismo pronunció un discurso en él, despues de haber prestado juramento de obedecerle, é imprimió una proclama para el egército.

21*

S. M. el Emperador despues de haber

jurado en el Congreso, pronunció el discurso siguiente.

Séame permitido, dignos é ilustres represen. tantes; pueblo amado, séame permitido empezar protestandoos por el Dios de la verdad, por el honor de que blason), por vosotros, que son para mí los juramentos mas sagrados, que cuanto articularán mis labios en este momento, son los sentimientos del corazon, la efusion mas para de mi alma franca y sensible.

Cuando pronuncié en Iguala la independencia del imperio, cuando resonó en todos los confines de Anahuac la encantadora voz de hbertad, ademas de proponerie romper las cadenas con que un mundo sujeto a otro mundo, sin otra razor que la violencia y el terror, autorizada en los tiempos sombríos de la ignorancia, tuve por princi pal obgeto salvar á la patria de una horrorosa anarquía, en cuyos bordes ya balanceaba. Yo la ví próxima á recibir por la divergencia de opie niones, el impulso que iba á precipitarla sin remedio; con voz tan sentida como magestuosa reclamaba auxilios de sus hijos ; corrí á estenderle una mano protectora. Nada es mas natu

ral en ocurrencias estraordinarias, prontas y dificiles, que olvidarlo todo sin pensar mas que en evitar el daño: á mí, sin embargo, quiso la Providencia darme serenidad bastante para no sera sorprendido por el peligro : creo que poco olvide de lo que convenia tener presente : el éxito es el garante de mi asersion ; pero sobre todo cuidé de respetar la voluntad de los pueblos, acallada entonces, sufocada, diré mejor, enmudecida, pues tres siglos de silencio ominoso, le habian privado hasta de la facultad de espresarse : el estado era violento), y una voz conseguido reanimar este cuerpo casi examine y robustecerle, tiempo vendria en que por su naturaleza misma recobrase sus derechos y los pusiese en egercicio ; es el principal la eleccion de un hombre que puesto á su cabeza le dirigiese, le amase, le defendiese; este el principe, estas sus virtudes. Era preciso reunir la opinion á un centro, era preciso dejar á salvo la voluntad general cuando pudiese libremente pronunciarse : espinosa y dificil empresa. conciliar en aquel tiempo estremos tan opuestos. Llamé, no ví otro medio, á reinar en Mégico á la dinastia de la segunda rama de Hugo Capeto, con tal de que su advenimiento al trono fuese prece, dido de la constitucion de la monarquia ; asr los padres de la patrią remediarian los inconvenien

tes que trae consigo poner el cetro en manos acostumbradas á manejarlo á su placer, sin mas ley que su antojo, y. la corona en quien tal vez no profesa á- los Americanos todo el amor que un principe debe a sus pueblos : si la constitucion no evitaba estos males, me quedaba al menos el coitsuelo, aunque triste, de que no era obra mia. El llamamiento, pues, de los Borbones conciliaba la opinion sin constreoir la voluntad de los pueblos. A falta de aquellos, quedaban estos autorizados para invitar otro principe de casa reinante; el obgeto que me propuse fué alejar de mí toda sospecha relativa á sentimientos de ambicion, que munca tuve. "Prabajé, pues, en todos sentidos, y con prevision para levantar á la patria del abati miento en que yacia, y para arrancarta del punto del peligro: el orden de los sucesos la fué trayendo despues á otro abismo, no menos fatal

que

el en que se viera cuando resusitó en Iguala, y estos mismos sucesos exigian de mi nuevos esfuerzos, mueros sacrificios : acaba de exigirme el mayor, yo cedo á la necesidad, y miro mi destino como su bien, porque él lo proporciona á mis concinda. danos ; como una desgracia, porque me arrebata de mi centro, colocándome en un estado fuera de mi naturaleza.

Sí, pueblos, he admitido la suprema dignidad

á que me elevais, despues de haberla rehuzado por tres veces, porque creo seros así mas útil; de otro modo preferiria morir á ocupar el trono. ¿Qué alicientes tiene éste para un hombre que ve las cosas á su verdadera luz ? La esperiencia me enseñó que no bastan á dulcificar las amarguras del mando las pocas y efimeras satisfacciones que produce : de una vez, Megicanos, la dignidad imperial no significa para mí mas que estar ligado con cadenas de oro, abrumado de obligaciones inmensas : eso que llaman brillo, engrandecimiento y magestad son juguetes de la vanidad.

Acabo de jurar sobre los santos Evangelios . lo que ya habia jurado ántes de ahora en mi corazon, con propósito de no ser perjuro, aunque cayesen sobre mi cabeza males que encerró la få. tal caja. ¿Con cuanta satisfaccion, pues, no habré renovado mis juramentos ? ; Generales, gefes, oficiales y tropa del egército trigarante, vosotros fuisteis testigos de mis votos, ellos os diéron el nombre honroso que habeis sabido conservar ! Nuestra divisa fué siempre la religion sagrada, la santa independencia, la union que es la perfeccion de la inoral, la justicia que sirve de escudo á los derechos que dió naturaleza al hombre, y que perfeccionó la sociedad. Pueblos, he jurado por convencimiento, por obediencia, por daros egemplo, y por dejar establecido para mis succesores

« AnteriorContinuar »