Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

que siempre recayó en uno de los hombres del mismo pueblo, por lo comun en el mas atrevido; muchas veces en el que disponia de la fuerza ; algunas en el que tenia mas amigos; y pocas en el mas virtuoso ; pero ahora convenia á las glorias. de España que fuese uno de sus principes el emperador de Mégico ; y en efecto, el Sr. D. Fernando VII. es el primer llamado en el artículo 3o; y por su orden de mayoría sus augustos hermanos y sobrino,

El artículo 4° no necesita esplanacion :: es de: ninguna importancia a los Españoles.; y si Me.. gico por su posicion geográfica no es la mejor: corte, tiene

su favor otras razones que la cona servan en este rango..

En cumplimiento del artículo 59 dictado por la debida consideracion á S. M., por el respecto y amor que profesamos á su sagrada persona los Megicanos, y yo, por los deseos de que la venida del emperador no se dilate, he comisionada al coronel D. Antonio del Val, y al teniente it, Miartin José de Olaechea, para que pasen á poner en manos de V. E., quien tendrá la bondad de elevar á las de S. M., esta carta y. copia que le acompaña del tratado de Córdoba : suplicándole al mismo tiempo se digne recibirla con benignidad, conceder su alta aprobacion, si no á mis aciertos, á wis

buenos deseos, y poner el sello á sus bondades, accediendo a la pretension de estos pueblos que anhelan por ser dirijidos por S. M., ó de un prin. cipe de su casa.

Los artículos siguientes hasta el 14 inclusive,. pertenecen á disposiciones interiores para asegurar el órden, evitar la anarquía, garantizar el cumplimiento de todo lo convenido, y procurar por todos medios el acierto. Solo hay de notable en el 8o, que se me nombra á mí desde luego individuo de la junta provisional de gobierno, por la razon que se espresa en el mismo artículo ; y á lo que no me opuse, por que en efecto considero conveniente mi asistencia á la junta, en donde podré influir siempre que se trate de los intereses de mi patria, que quiero conservar, y á quien quiero servir : cesando mis funciones en el mo. mento que conforme al artículo 13o se reunan las córtes ; pero permaneciendo en el imperio hasta la venida del monarea, ó resolucion de mi gobier10. El núinero 2o es copia del plan de Iguala que

so cita.

Los artículos 15o y 16o aseguran la vida, libertad y propiedades de los Europcos, que tenian ántes que se estipulasen, espuestas las primeras y perdidas las últimas : partido que solo él seria bastante para llenarme de satisfaccion, y que no puede menos de constituirme acreedor á ser mira.

do con indulgencia por S. M. y la nacion entrra. A lo acordado en el artículo 16° no pude dejar de acceder. Ni į cómo oponerse á que cada cual mande su territorio ? Tampoco á lo que espresa el 17o. La evacuacion de la capital era necesaria y forzosa ; pues hágase, dejando en su lugar las virtudes de la tropa española, el honor de la nacion, y capitulando de un modo que no se inancillen nuestras glorias. Ademas, convenido en los articulos anteriores, nada mas indispensable que convenir en éste : nada mas urgente que aplicar desde luego los medios para evitar la efusion de sangre que de otro modo era infalible. Tampoco podian, ni debian permanecer soldados armados en posesion de la capital de un imperio declarado independiente. No interponiendo yo mi autoridad para que sin estrépito se verificase la salida, el resultado necesario era que saliesen al fin, dejando para corte del emperador ruinas y escombros, que tendria que entrar pisando, mezclacios con los cadáveres, para sentarse en el trono que le preparó el amor, y mancharia el capricho y la temeridad, me pareció que era un deber mio evitar á sus ojos tan horrible espectáculo, y á su corazon el dolor que le produeiria.

Recien llegado á Veracruz fluctuaba inquieta mi imaginacion sin decidirse á abrazar un par

tido ; y cuando no me atrevia ni aun á esperar lo que ha sucedido despucs, tuve momentos de pensar en defenderme en la plaza, hasta recibir contestacion de S. M. Hubiera sin duda sido imposible conseguirlo por el estado de dicha plaza, que he manifestado á V. E. En aquellos momentos mismos me dijo el gobernador que habia con el ayun. tamento, solicitado del capitan general de Cuba socorro de fuerza para la guarnicion, y me supli. caba apoyase su solicitud.

Así lo hice. por me.. dio de una carta que dirigí al espresado general ;. acaban de llegar en su consecuencia 250 hombres, que en ningun caso podian ser útiles per su corto número ; pero parece que todo se reune para que esta grande obra se cimente sobre sangre que esté marcada con el sello de la muerte. Son infinitos los males que en este estado de cosas puede causar tal desembarco. Para ocurir, á torio, he prevenido al Gobernador de la plaza, vuelva inmediatamente esta tropa á su destino, con tanta mas razon, cuanto que el mencionado Capitan. general le dice en oficio de 29 de Julio, que los necesita y espera se los devuelva luego que haya cesado él motivo de su venida. Y por que las razones en que estriba esta disposicion están espresadas en el oficio que las contiene, lo copio á y.. E. señaladó con el número 3 **. Sirvase V. £. elevar á la alta consideracion

de S. M. cuanto llevo espuesto, suplicándole se digne aprobar mi conducta, hija de los deseos de sur útil á S. M., á la nacion y á la humanidad. Dios guarde á V.E. muchos años. Setiembre de 1891.-Juan 0-Dunojú.

Número 10.-Dictámen de la comision sobre la proposicion hecha por el Sr. Presidente el 24 de Octubre....o; Oh, y cuan justo es que V. M. convierta su atencion al Padre que le dió la existencia! para demostrar así el aprecio que hace de su venerable persona, y añadir este nuevo honor al restaurador de la libertad del imperio. El Padre y el Hijo se consideran como un propio sugeto ; y pues es de la obligacion de los Megicanos manifestar a todos los pueblos del orbe su gra titud y reconocimieno al que les proporcionó un bien tan inestimable sin hacer alto en cosa alguna, por que todo cuantı, puedan darle es mucho menor que el bien que recibieron de su mano esforzada, poseidos de los mismos sentimientos de gratitud, unen sus votos con los de V. M.

para

ensalzar al digno padre de hijo tan benemérito.

Ninguna ocassion mas proporcionada que la presente. El viernes dia 16 hace un año que salió de esta capital á tomar el mando del Sur el Generalísimo almirante, presidente de la Regencia. E, el dió el primer paso para la obra mayor que han visto los siglos, para la hazaña mas

« AnteriorContinuar »