Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cia, que nada teme cuando

por

delante se le presenta la justicia en su favor.

Compare V. que nada me seria mas degra. dante como el confesarme delincuente, y admitir el perdon que ofrece el gobierno, contra quien he de ser contrario hasta el último aliento de mi vida : mas no me desdeñaré de ser un subalterno. de V. en los términos que digo; asegurándole, que no soy menos generoso, y con el mayor placer entregaria en sus manos el baston con que la nacion me ha condecorado.

Convencido, pues, de tan terribles verdades, ocúpese V. en beneficio del pais donde ha nacido, y no espere el resultado de los diputados que marcháron á la Península, porque ni ellos han de alcanzar la gracia que pretenden, ni nosotros tenemos necesidad de pedir por favor lo que se nos debe de justicia ; por cuyo medio veremos prosperar este fértil suelo, y nos eximirémos de los gravámenes que nos causa el enlace con España.

Si en esta, como V, me dice, reinan las ideas mas liberales que conceden a los hombres todos sus derechos, nada le cuesta en ese caso dejarnos á nosotros el uso libre de todos los que nos pertenecen, así como nos los usurpáron el dilatado tiempo de tres siglos. Si generosamente nos de:

jan emancipar, entonces dirémos que es un gobierno benigno y liberal ; pero si como espero, sucede lo contrario, tenemos valor para conseguirlo con la espada en la mano.

Soy de sentir, que lo espuesto es bastante para que V. conozca mi resolucion, y la justicia en que me fundo, sin necesidad de mandar sugeto, ó discurrir sobre propuestas ningunas, porque nuestra única divisa es : libertad, independencia, ó muerte. Si este sistema fuese aceptado por V., confirmarémos nuestras relaciones; me esplayaré algo mas, combinarémos planes, y protegeré de cuantos modos sea posible sus empresas ; pero si no se separa del constitucional de España, no volveré á recibir contestacion suya, ni verá mas letra mia.' Le anticipo esta noticia, para que no insista, ni me note despues de impolítico, porque vi me ha de convencer nunca á que abrace el partido del rey, sea el que fuere, ni me amedrentan Jos millares de soldados con quienes estoy acostumbrado á batirme. Obre V. como le parezca, que la suerte decidirá, y me será mas glorioso morir en la campaña, que rendir la cerviz al tirano.

Nada es mas compatible con su deber que el salvar la patria, ni tiene otra obligacion mas forzosa. No es V. de inferior condicion que Qui

roga, ni me persuado que dejará de imitarle, osando emprender como el mismo aconseja. Concluyo con asegurarle, que la nacion está para hacer una esplosion general, que pronto se esperi. mentarán sus efectos; y que me será sensible perezcan en ellos los hombres que como V., deben ger sus mejores brazos.

He satisfecho el contenido de la carta de V., porque asi lo exige mi crianza ; y le repito, que todo lo que no sea concerniente á la total independencia, lo demas lo disputaremos en el campo de batalla.

Si alguna feliz mudanza mediere el gusto que deseo, nadie me competirá la preferencia en ser su mas fiel amigo y servidor, como lo-protesta sa atento Q. S. M. B.- Vicente Gucrrero.-Rincon de Santo Domingo á 20 de Euero de 1821.

Tepecuacuilco 4 de Febrero de 1821.

Estimado amigo: No dudo darle á V. este titulo, porque la firmeza y el valor son las cuali dades primeras que constituyen el carácter del hombre de bien, y me lisongco de darle á V. en breve un abrazo, que confirme mi espresion.

Este deseo, que es vehemente, me hace sentir que no haya llegado hasta hoy á mis manos la apreciabilisima de V. de 20 del próximo pasado; y para evitar estas morosidades como necesarias en la gran distancia, y adelantar el bien con la rapidez que debe ser, envio á V. et portador para que le dé por mí las ideas que seria muy largo de esplicar con la pluma; y en este lugar solo aseguraré á V., que dirigiéndonos V. y yu á un misino fin, nos resta unicamente acordar por un plan bien sistemado, los medios que nos deben conducir indubitablemente, y por el camino mas corto. Cuando hablemos V. y yo, se asegurará de mis verdaderos sentimientos.

Para facilitar nuestra comunicacion me dirigiré luego á Chilpancingo, donde no dudo que v se sirvirá acercarse, y que mas harémos sin duda, 'en media hora de conferencia, que en muchas cartas,

Aunque estoy seguro de que V. no dudará un momento de la firmeza de mi palabra, porque nunca di motivo para ello, pero el portador de esta D. Antonio Mier y Villagomez la garantirá á satisfaccion de V., por sí hubiese quien intente in fundirle la menor desconfianza.

A haber recibido ántes la citada de V. á haber estado on comunicacion, se habria evitado el

sensibilísimo encuentro que V. tuvo con el teniente coronel D. Francisco Antonio Berdejo el 27, porque la pérdida de una y otra parte lo ha sido, como V. escribe á otro intento á dicho gefe, pérdida para nuestro pais. Dios permita que haya sido la última.

Si V. ha recibido otra carta que con fecha de 16 le dirigí desde Cunacanotepec, acompañándole otra de un Americano de Mégico, cuyo testimonio no debe serle sospechoso, no debe dudar que nin . guno en la Nueva-España es mas interesado en la felicidad de ella, ni la desea con mas ardor, que su muy afecto amigo que ansia comprobar con obras esta verdad, y S. M. B.-Agustin de Iturbide.Sr. D. Vicente Guerrero.

¿Qué cosa mas sencilla que contestar Iturbide, á no proceder de mala fé : lo mismo quiero yo, ese es el fin que me he propuesto cuando he resuelto proclamar la independencia? Pero sus miras eran muy torcidas y muy contrarias á estos laudables obgetos. Su segunda carta es un juego de voces, que nada concede ni niega en substarcia.

« AnteriorContinuar »