Imágenes de páginas
PDF
EPUB

les mas realistas, y para quitar el obstáculo que podia producir el allanamiento del rey de España, daban varias razones con que alucinaban al pueblo. Unos decian : este no es mas que un pretesto para que los Españoles no se opongan á la independencia; pero una vez consolidada esta, se tratará si á la racion conviene ó no ser gobernada por esto rey á quien llama : en caso que efectivamente le convenga lo verificará ; pero si balla que no, establecerá el gobierno que le sea mas útil, sin que el plan propuesto por Iturbide pueda servir de embarazo para que la nacion quede en libertad de hacerlo ; pues como Iturbide l'especto de la nacion no es mas que un particular, y que aun estendiéndose hasta lo último, jamas puede contar con otra cosa que con la voluntad presunta de la nacion, nunca podrá decirse que esta se ha de entender para admitir y no poder revocar lo que positivamente la dane. El Congreso Megicano constituyente, cuando esté establecido con entera legitimidad y perfecta libertail, será el órgano de la voluntad espresa de la nacion: él entónces calificará y sancionará lo que le convenga : cuanto se haga hasta tanto que su instalacion no llegue, debe entenderse provisional, y consentido tacitamente por la nacion en lo favorable; mas de ninguna manera en lo ad

verso.” Este modo de discurrir cra ciertamente muy conforme con el derecho de gentes. Iturbide mismo no manifestaba otras ideas entre las personas de conocimientos. Hipócrita! Asi engañaba á los pueblos con los principios mismos de derecho! ¿dónde está el cuinpliniento de ellos? ¿El Congreso por ventura ha obrado algun momento con entera libertad ? La amenaza, el tcmor, las bayonetas han precedido siempre a sus deliberaciones. Si alguna vez ha pronunciado una ú otra palabra liberal, ha sido aventurando sa existencia. No podrá desmentir Iturbide que sus promesas eran de obedecer a la nacion, ó lo que es lo mismo, al Congreso. Bastará recordar las palabras que dijo en S. Juan del Rio al licenciado Morales, y que este transcribió en el número 9 de su apreciable periódico El Hombre libre.

Morales, le dijo Iturbide, el Sr. Victoria trae algunos planes sobre forma de gobierno ; pero hemos quedado en que lo que el Congreso diga sea, y no otra cosa ; de suerte que si el Congreso dice blanco, y yo hallo en mi conciencia que debe ser negro, digo yo blanco tambien : cuya frase la repitió dos ocasiones.

Entrevista de Victoria con Iturbide.

Para la debida inteligencia de este pasage, es necesario saber que cuando despues del grito de Iguala, partió Iturbide para el Bagio á llevar á el la independencia, tomó por capitulacion el referido pueblo de S. Juan del Rio. El general D. Guadalupe Victoria, verdadero benemérito de la patria, por su valor, virtud y constancia, sostuvo gloriosamente sin desmayar la causa augusta de la independencia y libertad, hasta que al fin, hallándose sin recursos ni auxilio, y habiéndosele indultado casi toda su tropa, despues de la llegada del virey Apodaca á Mégico, se vió en la dura necesidad de ceder á las tristes circunstancias, aguar. dando nueva ocasion para continuar su noble empresa de libertar á su patria. Le hizo el gobierno muchas propuestas ventajosas, con tal que se indultase ; pero su alma es de un temple demasiado heróico para haberse humillado á la admision de un indulto; y renunciando á su comodidad, su reposo y hasta su misma existencia, mas bien quiso morir libre é independiente entre las fieras, que vivir con ignominia arrastrando la cadena del gobierno que oprimia á su pais. Con esta resolucion abandonó la sociedad de los hombres, escogió por asilo una escondida cueva entre las sierras

de la provincia de Veracruz, por donde anduro errante, huyendo de la tropa que constante, aunque inutilmente le persiguiera. ¿Quién imagia nará entonces, virtuoso y magnánimo patriota, que tu patria, independiente ya del gobierno Español, doblaria la rodilla antę uno de sus mas crueles satélites, y te veria sin conmoverse, er. rando por los montes, donde humea aun la sangre tuya derramada por la libertad de tu patria ? ; Quién podria vaticinar que independiente Mégico proscribiría á Victoria y obedecería á Iturbide, al asesino de Puruaran !!! El ilustre fugitivo su. po por una feliz casualidad, que se habia suscitado la nueva revolucion de Iguala ; pero ignoraba los pormenores. Sale á poblado : se estiende en la provincia la voz de que ha parecido el impertérrito Guadalupe Victoria, á quien juzgaban unos muertos, otros fugado á los Estados-Unidos. Lo recibe el pueblo con el mayor entusiasmo, con aquel entusiasmo noble que inspira el verdadero mérito y el acendrado patriotismo: no con la algazara de gritos y vivas comprados á la plebe mas ruin, por un vil interes. El comandante de aquella provincia, puesto por Iturbide, le ofrece el mando, en atencion á sus méritos y á la graduacion de teniente general que le habia dado la nacion Megicana, en tiempo que tuvo la repree sentacion posible, en medio de los horrores de la guerra y del desórden de la insurreccion : toda la provincia lo pide por su gefe ; pero él que solo aspira á la felicidad de su patria, nada admite : examina las bases en que se funda su libertad : medita atentamente los artículos del plan de Iguala, y vé que nada hay mas opuesto a ella que su contenido. Parte al punto de Córdoba con una pequeña escolta, que mas bien podia considerarse, como una compañía de amigos, y se dirige á S. Juan del Rio, en donde supo se hallaba Iturbide. Se le presenta, lo felicita y le agradece á nombre de su nacion el empeño que inanifiesta en querer hacerla libre; pero le hace ver con energia, que su plan está enteramente errado, lleno de mil defectos que podian ocasionar infinitos males a la patria : le pide que los corrija, y con este obgeto le presenta algunos apuntes en que proponía un sistema de monarquía moderada, infinitamente mejor y mas benéfico para la nacion, dado caso que se quisiese eligir esta forma de gobierno. Iturbide le escucha, no encuentra razones con que desvanecer las suyas, y apela al ordinario recurso del engaño. Con este motivo le espone, que ya que la independencia se iba consiguiendo bajo aquel plan, bueno ó malo, seria imprudencia entorpecerla enmendándolo :. que cuantos temores pudieran causarle sus artículos, se calmaban con

« AnteriorContinuar »