Imágenes de páginas
PDF
EPUB

la consideracion de que todo lo que hacia era provisional : y entonces le dijo en sustancia lo mismo que á Morales, amigo intimo y compañero de Victoria, desde que llegó á S. Juan del Rio.

Hechos que manifiestan que. Iturbide

reconocia la soberanía de la nacion representada en el Congreso.

El pasage referido prueba bastantemente que Iturbide reconocia, ó fingia siempre reconocer a la nacion por superior á él, y capaz de variar ó reconocer sus disposiciones. Pudiera alegar otros muchos hechos que lo manifiestan, y entre ellos el de que la primera junta que goberná on Mégico, nombrada esclusivamente por Iturbide, y compuesta en su mayoría de sus amigos, prosélitos y aduladores, tuvo el nombre de junta provisional gubernativa : que en ella misma se dijo publicamente muchas veces por sus individuos, no obstante que eran casi todos, como dige, partidarios suyos, que cuanto hacian era provisional : que en ella se debian tratar aquellos asuntos, solamente que no admitian demora, dejando. los demas por importantes que fuesen para cuan. do se instalará el Soberano Congreso ;* y final

• Véase la nota 6.

mente, que el mismo Iturbide en ella, como presi dente de la regencia, protesto delante de inmenso pueblo, en una de las sesiones que hubo sobre formar la convocatoria de las Córtes, que estas variarian lo que tuvieran por conveniente, de lo que él proponia por entonces, y que dado caso que ellas decretasen cosas que no fueran de su aprobacion, no tenia mas recurso que retirarse como un particular á un pais estrangero. Asi alucinaba este perfido Sinon al incauto pueblo : asi le buscaban proselitos sus favoritos, desde que publicó su plan en Iguala.

:

Razones en que apoyaban algunos el

Plan de Iguala.

Otros tomaban, como suele decirse, la concea dida. Afirmaban que el plan de Iguala habia sido proclamado por Iturbide con ánimo de cumplirlo, y que era muy favorable a la nacion llevarlo adelante. Segun el plan, decian, el gobierno de Mégico debe ser monarquía moderada constitucional :' el rey debe venir de fuera : la nacion deberá por lo mismo formar una constitucion liberalisima, que ate de tal manera al rey, que jamas pueda hacer el menor daño, y servirá unica. mente de freno á la ambicion de los Megicanos,

que sin esta traba podrian quizá intentar hacerse reyes, y tiranizar á su' patria. Formada está constitucion, se llamará al rey de España, y en caso que él no admita, á cualquiera otro, conforme al órden de llamamientos que establece el mismo plan : si hay alguno que admita la corona, se le ofrecerá bajo la precisa condicion de obedecer cieganiente a la constitucion formalla : ó admite la condicion ó no: si lo primero, queda atado en incapacidad de dañar; y si lo segundo, queda Mégico en entera libertad, sin haber. nunca faltado á su palabra, en aptitud de eligirse el gobierno que quiera. Lo mismo sucederá en caso de que ninguno de los llamados quiera venir, aun ántes de que se les presente la constitucion. El temor de que la monarquia moderada se convierta en despótica, coino sucedió en España con Fernando, no puede tener lugar en nuestro caso. paisano de sus súbditos, tiene en su mismo reino y patria parientes, amigos, y conexiones que le pueden servir para cualquier intento ; pero un rey. aislado con una pequeña comitiva en medio de un pais estrangero, no tiene recurso alguno : pues á todos los supone con mas interes recíproco entre sí, que no respecto de un rey, que para ellos. viene a ser un obgeto estraño y desconocido.

El rey,

Opinion de los liberales sobre el Plan

de Iguala.

Algunos otros aseguraban simplemente que el plan era una estratagema para engañar a los Españoles Los hombres sensatos y de cálculo politico raciocinaban de esta manera. La conducta que siempre ha manifestado Iturbide hace increible que sea capaz de una obra buena. Aun cuando ha practicado alguna artion aparentemente virtuosa, lo ha hecho con obgtos relativos á su propio interes. Asi lo vímos cuando tomó egercicios espirituales en la Profesa, sin otra mira que la de acallar á şu muger, justamente irritada con la calumnia que le levantó, y por el trato ilícito que mantenia con la Señora yá antes citada. Jamas ha egercido en sus mandos la generosidad, la conmiseracion, ni otra alguna virtud laudable, sino por miras particulares, ya de seducir a alguno para que entregara ó denunciara á los insurgentes, ya para que le descubrieran sus proyectos, y ya para que le sirvieran de emisarios en sus correrias. En una palabra, es un nombre connaturalizado con el crimen, con la hiporesía, con la bageza, con la maldad y con la intriga. Tanto la virtud como el vicio se adquieren por grados, y no de re

pente. Jamas hubo hombre alguno que fuese sumamente vicioso desde el dia mismo que quiso ser malo, ni perfectamente virtuoso el dia que quiso ser bueno : uno y otro se consigue por habitos : es de consiguiente imposible el tránsito momentaneo del vicio á la virtud, y mucho mas cuando este tránsito ha de ser de estreino á estremo. El desempeñar con toda la dignidad de un héroe la empresa que ha tomado Iturbide entre manos, es obra. de la virtud mas acendrada. Y tendra lugar esta en su corrompido corazon ? ¿Será posible que Iturbide haya adquirido instantaneamente este fondo de perfeccion, sufocando sus perversas incli naciones, arraigadas con el egercicio de sus hábitos ? ¿Podrá repentinamente haberse convertido de cruel en piadoso, de tirano en filantropico, de sanguinario en humano, de ambicioso en liberal, de codicioso en desinteresado, de entusiasta defensor de la tiranía española, en enemigo de su dominacion ; y finalmente, de enemigo acerrimo de la libertad de su patria en su mas decidido protector.

¿ Quién pudo hacer tan imposible metamorfosis? Es preciso confesar que si ella se ha verificado, solo puede ser un prodigio. Sin embargo, no será temeridad dudar de un milagro cuyo crédito depende aun del tiempo y de la esperiencia. Por tanto el hombre racional debe sacar en

« AnteriorContinuar »