Memorias del corazón: tentativas poéticas

Portada
Garnier hnos, 1890 - 263 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página vi - Por lo que a nosotros respecta, si la ley del ostracismo estuviese en uso en nuestra democracia, habríamos pedido en tiempo el destierro de un gran literato que vive entre nosotros,- sin otro motivo que serlo demasiado y haber profundizado, más allá de lo que nuestra naciente...
Página 26 - Hasta el ciclo se viste de tristeza Para ver el cadáver en la playa! ¡ Cuando muere entre sábanas de fuego La flor de la montaña, Hasta el -aura parece que solloza En sus grietas, sombría, acongojada! Sí; todo dice al corazón sensible Que lave con sus lágrimas El cadáver sangriento del que impío Nuestra sangre en la lucha derramara. Todo dice que el cielo es del piadoso, Del que lleva en el alma Un rayo de bondad para el caído Que á otros mundos eleva la mirada.
Página 26 - Hasta el aura parece que solloza En sus grietas, sombría, acongojada. Sí; todo dice al corazón sensible Que lave con sus lágrimas El cadáver sangriento del que impío Nuestra sangre en la lucha derramara. Todo dice que el cielo es del piadoso, Del que lleva en el alma Un rayo de bondad para el caído Que á otros mundos eleva la mirada. Por eso Dios al corazón ha dado De la Oración las alas, Para elevar sobre ellas compasivo El suspiro postrer de quien le llama. ¡ Ah, no entonéis sobre el...
Página vi - ... haber hecho gustar a nuestra juventud del estudio de las exterioridades del pensamiento y de las formas en que se desenvuelve en nuestra lengua, con menoscabo de las ideas y la verdadera ilustración.
Página 26 - Ah ! no sembréis sobre el vencido campo Desolación y lágrimas; Que es indigno de un alma valerosa Sepultarse entre el lodo de la infamia. Y si es fuerza que el hombre se levante Sobre ruina y matanzas, ¡ No surja para oprobio de sus triunfos La acusadora imagen de la patria ! ¡ Piedad ! ¡ piedad ! — Cuando la sangre corre Todo en la tierra calla, Y no hay voz que profane los sepulcros Que el hombre impío para el hombre cava... Cuando chocan las olas impetuosas Y ruge la borrasca, Hasta el...
Página 147 - El cielo de celajes se cubría del vivo tinte de tus labios rojos; ya mí me parecía que, lleno de rubor, se enrojecía viendo otro cielo en tus azules ojos. AL LIBERTADOR EN 1938
Página vii - Rhenumque bibunt. venient annis saecula seris, quibus Oceanus vincula rerum laxet et ingens pateat tellus Tethysque novos detegat orbes nee sit terris ultima Thule.
Página 157 - Juventud y esperanza La luz del porvenir brota esplendente Donde hay lucha y audacia y esperanza! Sólo el impulso juvenil alcanza A dar al ideal nueva corriente. En el curso del tiempo, fatalmente El porvenir sobre el pasado avanza ; Mas ¡ ay de aquél que olvida la enseñanza Que á otros tiempos hereda el bien presente!
Página 16 - NUESTRO SIGLO La ánfora etrusca que vertiera un día Del chipre y del falermo los raudales Rota está ya. Sus odas inmortales No cante Horacio en soledad sombría. ¡Nuestro siglo es más grande! Su osadía, Si opone al circo y torpes bacanales, De la ciencia las luchas colosales Y el festín de la luz que el mundo ansia. Vence, Roma inmortal, mata el encanto Que tu fama ejerciera. Los destellos De otro sol nos conducen a la gloria. Y al circo del Progreso, sangre y llanto Va el sabio a derramar....

Información bibliográfica