Resúmen de la historia de Venezuela

Portada

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Contenido

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 85 - En todo este tiempo jamás cesó agua del cielo, y no para decir que llovía, salvo que resegundaba otro diluvio. La gente estaba ya tan molida que deseaban la muerte para salir de tantos martirios.
Página 386 - Tres sentimientos principales dominan en su carácter : desprecio por los hombres que no pueden entregarse a los mismos ejercicios y método de vida, superstición y desconfianza. En medio de esto tiene el llanero prontitud y agudeza en el ingenio : sus dichos, festivos siempre y en ocasiones profundamente epigramáticos, participan del donaire y gracejo natural de los hijos de la risueña Andalucía.
Página 322 - Lo cual hace que no haya ciudad de las principales de estos reinos ni lugar ninguno de donde no falte notable vecindad, como se echa bien de ver en la muchedumbre de casas que están cerradas y despobladas, y en la baja que han dado los arrendamientos de las pocas que se arriendan y habitan.
Página 240 - ... informes que antes obtuviera Ordaz acerca de las comarcas del nuevo reino de Granada, en cuyas montañas nace el Meta. Nada menos se proponía que llegar al país civilizado que la fama representaba lleno de templos y palacios, donde habia abundancia de oro y piedras preciosas, telas finísimas con que andaban vestidos los naturales y otras maravillas que ponderaban los Indios, para deshacerse de sus huéspedes molestos. Acaso hubiera Herrera visitado la tierra de los Muiscas pacíficos y cultos,...
Página 70 - Colon habia pintado rebosando en riqueza y hermosura. «Acompañado así, levó anclas Ojeda en el puerto de Santa María, el 20 de Mayo de 1499 ; y adoptando la costumbre del almirante, tocó en Canarias para refrescar los bastimentos. Como...
Página 85 - El cielo jamás fue visto tan espantoso: un día con la noche ardió como forno; y así echaba la llama con los rayos, que cada vez miraba yo si me había llevado los mástiles y velas; venían con tanta furia espantables que todos creíamos que me habían de fundir los navios.
Página 386 - El llanero jamás hace traición al que en él se confía ni carece de fe y honor como aquellos bandidos del desierto ; debajo de su techo recibe hospitalidad el viajero, y ordinariamente se le ve rechazar con noble orgullo el precio de un servicio.
Página 322 - La verdad en que no hay, ni se puede poner duda es, que el reino está consumido y acabado del todo, sin que haya hombre que tenga caudal ni crédito...
Página 80 - Digo que la fuerza del maldecir de desconcertados me ha hecho mas daño que mis servicios fecho provecho : mal ejemplo es por lo presente y por lo futuro. Fago juramento que cantidad de hombres han ido á las Indias que no merescian el agua para con Dios y con el mundo , y agora vuelven allá.
Página 253 - Esa poulación era además homogénea, porque las leyes mandaban que nadie entrase en los pueblos sujetos al dominio de las misiones ; queriendo que los padres no tuvieran que luchar con los obstáculos de costumbres, vicios y resabios de las gentes corrompidas de otras razas.

Información bibliográfica