Search Images Maps Play YouTube News Gmail Drive More »
Sign in
Libros Libros
" Era la tarde, y la hora En que el sol la cresta dora De los Andes. El desierto Inconmensurable, abierto Y misterioso a sus pies Se extiende, triste el semblante, Solitario y taciturno Como el mar, cuando un instante, Al crepúsculo nocturno, Pone rienda... "
Colección de poesías - Página 115
editado por - 1881 - 350 páginas
Vista completa - Acerca de este libro

América poética: Colección escojida de composiciones en verso

1846 - 823 páginas
...enojos, Ni llorar puedo ni sentir amor. LA CAUTIVA. PARTE PRIMERA. EL DESIERTO. llt eotil. L'fipacc ai yr Era la tarde, y la hora En que el Sol la cresta don> — Femóte hearli are tuch a genial «oí I l-'ni- ki mili- feelingí , tckaíioe'er tkeir «aitón...
Vista completa - Acerca de este libro

Obras completas de D. Esteban Echeverria: Poémas varios

Juan María Gutiérrez - 1870
...circunstancia de la vida saben, corno la Samaritnna, prodigar el óleo y el vino. PRIMERA PARTE. EL DESIERTO. Era la tarde, y la hora En que el sol la cresta dora...Desierto Inconmensurable, abierto, Y misterioso á sus pies Se estiende;— triste^el ¿emblante, Solitario y taciturno Como el mar, cuando un instante Al...
Vista completa - Acerca de este libro

Una escursión á los Indios Ranqueles, Volumen1

Lucio Victorio Mansilla - 1877 - 292 páginas
...recien á la madrugada. Me apuré , cuanto la arboleda lo permitia , y llegamos á la etapa apetecida. «Era la tarde, y la hora « En que el sol la cresta dora « De los Andes » . . . . Esta aguada es un inmenso charco de agua revuelta y súcia, apenas potable para las bestias....
Vista completa - Acerca de este libro

Colección de autores españoles, Volumen38

1877
...recien á la madrugada. Me apuré, cuanto la arboleda lo permitía, y llegamos á la etapa apetecida. «Era la tarde, y la hora « En que el sol la cresta dora ' De los Andes , Esta aguada es un inmenso charco de agua revuelta y súcia, apenas potable para las bestias. En prevision...
Vista completa - Acerca de este libro

Una escursion a los indios ranqueles, Volumen1

Lucio Victorio Mansilla - 1877 - 572 páginas
...recien á la madrugada. Me apuré, cuanto la arboleda lo permitía, y llegamos á la etapa apetecida. ii Era la tarde, y la hora « En que el sol la cresta dora KI)e los Andes » . . . . Esta aguada es un inmenso charco de agua revuelta y súcia, apenas potable...
Vista completa - Acerca de este libro

Nueva revista de Buenos Aires, Volumen3

1881
...Mera, Quito, 1868. Una ligera muestra de esas descripciones se vé en las dos estrofas siguientes : Era la tarde y la hora En que el sol la cresta dora De los Andes. El Desierto Inconmesurable, abierto Y misterioso á sus pies Se extiende — triste el semblante Solitario y taciturno...
Vista completa - Acerca de este libro

América literaria: producciones selectas en prosa y verso

Francisco Lagomaggiore - 1883 - 606 páginas
...REPÚBLICA ARGENTINA EL DESIERTO iFRAGMENTO DE «LA CAUTIVA«l Ih ront. L'espace e«t gruid. Hugo. Era la tarde, y la hora En que el sol la cresta dora...Inconmensurable, abierto, Y misterioso á sus piés Se estiende; — triste el semblante, Solitario y taciturno Como el mar, cuando un instante Al crepúsculo...
Vista completa - Acerca de este libro

Nueva revista de Buenos Aires ..., Volumen13

1885
...revolución del Sud ú el martirio de Metan para bañar su frente en las brisa0, de la Pampa, cuando — «Era la tarde y la hora En que el sol la cresta dora De los Andes » para c ¡mar al mundo las grandezas del desierto, y los dolores de La caati\\i. La mano impú del...
Vista completa - Acerca de este libro

Tradiciones de Buenos Aires: 1 , 3.- sér, Volumen1

Pastor Servando Obligado - 1888
...italiano otro de nuestros grandes poetas, al repitirle la descripción magistral de aquella hora solemne: Era la tarde, y la hora En que el sol la cresta dora...desierto Inconmensurable, abierto, Y misterioso á sus pies Se extiende; — triste el semblante, Solitario y taciturno, Como el mar, cuando un instante Al...
Vista completa - Acerca de este libro

Ensayo sobre Echeverría

Martín García Mérou - 1894 - 251 páginas
...fluido y armonioso. Pocos comienzos más majestuosos y amplios que el de esa hermosa composición: Era la tarde, y la hora En que el sol la cresta dora De los Andes... El Desierto Íncomensurable, abierto Y misterioso, á sus pies Se extiende, triste el semblante, Solitario y taciturno,...
Vista completa - Acerca de este libro




  1. Mi biblioteca
  2. Ayuda
  3. Búsqueda avanzada de libros
  4. Descargar EPUB
  5. Descargar PDF