Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tre Colombia y el Imperio de los Incas—Querían otros que resueltamente se agregara al Perú; y de este modo de pensar eran los señores don Kafael Jimena y don Francisco Roca, miembros con don Joaquín Olmedo de la Junta Gobernadora—Otros; en fin, estaban por la incorporación á Colombia, señalándose entre los mas fervorosos el Cantón de . Portoviejo, de los mas poblados é importantes de Guayaquil'1.

"Sucre obró con tino, como siempre, en aquella crítica emerjencia; habiéndose dedicado á suavizar los partidos opuestos á Colombia—El era mui diestro en esos propósitos de calmar las pasiones tempestuosas—Astuto, dilijente, lleno de ardides y de sutilezas de ingenio, valerosísimo en la guerra, en las materias diplomáticas hábilmente avisado, rara vez dejaba de obtener éxito en lo que proyectaba". •

"Pero las cosas tomaron entonces un curso peligroso".

"El Libertador queiba á abrirla campaña sobre Pasto, ordenó á Sucre que hiciera una diversión al enemigo por Cuenca y Riobamba—Sucre obedeció, como sabemos, sacando la mayor parte de sus fuerzas de Guayaquil, donde quedó el jeneral La Mar con el cargo de Comandante jeneral de armas de la provincia que la Junta le confiriera—La Mar se habia declarado peruano, contra les intereses de su patria; era amigo íntimo-de-SalaKmr, el enviado de San Martin, y se sabia que no cejaba en el intento de adquirir á Guayaquil",

"Tetina Sucre con razón, que las intrigas seré* doblaran durante su ausencia, y que quiza triunfaran por un golpe de mano los enemigos de Colombia, mas á pesar de tan triste consideración, obedeció la orden de Bolívar y distrajo la atención del enemigo, que de otro modo, habría caido do Heno sóbrelas reducidas fuerzas que iban á someterá la indomable Pasto".

"El Libertador cuya atención estaba en todo y que no olvidábalos deberes políticos por atender á los cuidados del capitán, oficio á la Junta de Guayaquil instándole á que realizase pronto la incorporación de la provincia á Colombia—Y este paso lo llevó mui á mal San Martin, quien convocó al Concejo de Estado para que le consultara si declararía ó no la guerra á Colombia—El Consejo opinó que st\ con escepcion de Monteagudo y del jen eral Alvarado.

—Por fortuna, los sucesos que no daban lugar para nada, llamaron entonces hacia otros puntos la atención de San Martin, y no le permitieron consumar el escándalo de hacer la guerra á sus hermanos, cuando no estaban libres de las cadenas de la opresión común".

"Lai faura de los triunfes de Bombona y Pichincha no dejaría de entrar-por algo* en dulcificar la acritud del gobierno del Protector ¡qué tanto vale veneer!—Pero debo confesar spara ser justo, que ya desde poco antes se notaba menos tirantez en la cuestión Guayaquil",

[ocr errors]

"Ya para esta época se hallaba el Libertador en Quito; y miñiba con disgusto que faltase aun Guayaquil para completar en el sur la integridad de Colombia. Kesolvió pues ir personalmente á aquella ciudad á terminar el estado fastidioso de indecisión —Hizo marchar tres batallones, y que siguiera la misma ruta la división peruana de Santa Cruz que serestituiaa su patria".

"Eljueves 11 de julio, á las cinco de la tarde, entró el Libertador en Guayaquil—Apenas pudo divisarse la falúa en que venia, cuando empezó una salva jeneral—Toda la ciudad se puso en movimiento y corrió ansiosa al punió del desembarco—Anhelaban conocer a Bolívar—Todos querían ver, y si fuera dable, tocar aquel hombre extraordinario qur tenia la propulsión fecunda y radiante del jenio; que obraba sobre-las masas por el brillo prodijieso de las victorias: sobre los jóvenes por la bizarría y nobleza de su carácter: sobre los pensadores por la razón: sobre todos por la deslumbrante investidura del destino —En el puerto sa liabia construido una sencilla portada, dfcs'de la cual hasta el arco de triunfo levantadQ frente a^alacio que debia habitar el Libertador, estaba tendida la tropa—Las baterías hicieron los honores de la guerra—Toda la carrera estaba vistosamente colgada—El arco era notable: en su frente tenia ésta inscripción-^-8A Simón Bolívar, Presidente de Colombia el Pueblo de Guayaquil—En él otro se leia—A Simón Bolívar, al raya de la guerra, al iris de la paz¡ el Pueblo de Guayaquil"*

[ocr errors]

"El 13 de julio, el Libertador hizo-distribuir copiosamente una proclama al pueblo de Guayaquil, dicicndole que deseaba consultarle sóbrela cuestión de incorporación. (Aquí copia la misma que ya se lia leído en el § 3°)—Tan primoroso documento produjo un efecto extraordinario—El pueblo reunido pedia á gritos ser colombiano] ,0 y el Libertador fué rogado por la jeneralidad de los guayaquileños para que los recibiese bajo la protección de Colombia, encargándose del gobierno de la provincia— Accedió Bolívar,-declarando que esa protección sería toda paternal, y que de ningún modo coartaría el principio de libertad de los representantes de los pueblos para espresar francamente su opinión en la asamblea—(Y por una nota al pié de esta pajina, agregar—c'Parecen! entraño que Bolívar hiciese marchar fuerzas sobre Guayaquil, cuando se trataba de un acto que debía nacer de la libre voluntad del pueblo. La razón no fué coaccionar á Guayaquil, sino oponerse á la realización de un plan de que tuvo en Quito formal noticia el Libertador. Como se sabía que la división peruana que regresaba al Callao se embarearia en Guayaquil, se formó el proyecto de aprovechar la estancia de aquella fuerza en la ciudad y de la escuadra peruana que debia venir á recibirla, para proclamar la anexión de Guayaquil al Perú. San Martin había ofrecido dar mayor vigor al hecho, viniendo con cualquier protesto a esta ciudad. El Libertador frustró la intriga haciendo marchar sus batallones y trasladándose él mismo á Guayaquil".

flO] AuDqur mi) Col-8!di re siu la capacidad sufíeú nte para descubrir el primor q le enenertra el doctor larras ih il tn la pioclauna del j^ncral B dívaí; proc'ama que apando simultánea con el acto de despojar de su autot.on.ja al pueblo"gnay:»qa 1 ñ y someterlo al poder militaij tergo ata embargo, la bastante para declarar d; 8 cosas: pilatera, que por los téiminoa de lo que narra, ab;igo el conven• c miento de que el autor no pudo estar presente en ese mou e» t^, pues es u a animación" gratuita la de que el pueblo pedia d grites *cr Colombiano: y segunda, qce 'os» j* uera'es Salazar, B acco La 11» r, coronel R'Jas y jo ei t~e otros que seifa molesto enumerar, fuimos tefrtgcs^reseníia'esdeeea escena y no vanos mas que lo que Jie relacionado en el tercer parágrafo.* debiendo advertir, que n$ es dificH que en el andar de los tiempeí,salgan a lo» algunas descrlpciocea de lo* meccicnados ú otfca lejftimks, qure confirmen la veracidad de mif referencia?, por mas que el autor se emptñe en metamcifoeear k« Buyas.

6i La representación de la provincia, conforme á la convocatoria de la Junta de Gobierno, debia tener lugar el dia 30 de julio".

u El Libertador, pues, esperó á que corriera el término, sin consentir en abreviarlo, como deseaban algunos consejeros de corta prudencia, H ignoran

[II] N> me rs popiWe dejar pasar este período, gin Ha mar la fttíncií-n detector, sobre loa hechos y cimtosfcaneias qne medifiror—E ieiura! B *Iívsr entró a Guayaquil e! día 11 de julio—El 13 disolvió la Junta Gobernativa asumiendo el piando político y militar de la ciudad y su povir cia-ry el 30 del niism* mes, era el fijado para la irstalaeion d* la asamblea convocad* p*-r la autmidad depuesta ¿Puede deducirse do estos hechos, que son del dominio público y fíjadriH por el misma autor, qoe el Libertador esperó d que corriera el término Q>n consentir en abreviarlo f-—Y aun suponiendo que esa asáriibJea se reupiese el 30, que no lo fé, ¿qi ó clase de dec'aTtoiia espediiia bajo la presión de las bayonetee r *• ~

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »