Imágenes de páginas
PDF
EPUB

América del Sur debe su libertad: el destina lo dispone de otro modo, y e$ preei Jo conformarse,"

H No dudando que después de mi salida del Peni, él gobierno que se -establezca reclamará la activa cooperación de Colombia, y que usted no podra negarse á tan justa petición, antea de partir remitiré á usted una carta de todos los gefes cuya conducta militar y privada puede ser á usted de Utilidad su conocimiento." v

"El joneral Arenales quedará encargado del mando de las fuerzas arjentinas: su honradez, coraje y conocimientos, estoi seguro lo harán acreedor á que usted le dispense toda consideración."

"Nada diré a usted sobre h reunión de Guayaquil a la república de Colombia: permítame usted, jeneral, le diga que creo no era á nosotros á quien pertenecía decir este importante asunto: concluida la guerra, los gobiernos respectivos lo hubieran tranzado, sin los in<convenientes que en el dia pueden resultar á los intereses de los nuevos estados de Sud-Amériea-,J

"Hehablacft) á usted con franqueza, jeneral, pero los sentimientos que espresa esta carta quedarán sepultado en el mas profundo silencio: si se trasluciere, los enemigos de nuestra libertad podrían pre^deráe para perjudicarla, y los intrigantes y ambiciosos, para soplar la discordia*" J "*'* Coñ^L comandante Delgado dador de esta re'mito á usted uríh escopeta^ na par de pistolas, y el fcá&allo def paso ¿pe 6frecf éwted ei> Gkiayaquil:

[ocr errors]

admita usted, jeneral, esta memoria del primero de sus admiradores: con estos sentimientos, y con los de desearle Tínicamente sea usted quien tenga la gloria de terminar la guerra de la independencia de! la América del Sur, se repite—

Su afectísimo servidor—

José de San Martín.

u No haré, dice el señor Lafond, ningún comentario sobre esta carta publicada lioi por la primera vez: ella basta para hacer apreciar el carácter noble y desinteresado, y la grandeza de alma del jeneral San Martin."

Hé aquí develado, á mi entender, el misterio atribuido á uno de los iiltimos actos del jeneral' San Martin, al cerrar su Cctrrera publica como primer majístrado del Perú.

Mas para que el lector no carezca de otro dato que lo ponga en vía dé apreciar debidamente la situación, voi a agregar un párrafo con que el mismo capitán Láfond ilustra esta parte de sus viajes. Es nada¿ menos que él juicio' qué San Martin pudo formad del jeneral Bolívar en la entrevista, tuyú significa

cion quká es tan evidente como su autenticidad misma, y que traducido por el doctor don Juan Bautista AlberHi en los apuntes biográficos que publicó en París en 1844, se encuentra reproducido en la "Revista del Paraná, tomo II., pajina 59—Helo aquí:

"bolívar—Solo tres dias he tratado á este jeneral, en la entrevista que tuve con él en Guayaquil: por consiguiente, en tan corto periodo es imposible ó á lo menos mui difícil, formar una idea exacta é imparcial del carácter d6 un hombre, con tanto mas motivo, cuanto su presencia no predisponía á primera vista en su favor: sin embargo, espondré mis observaciones, las que, unidas á las que me dieron algunas personas imparciales que lo habian tratado con intimidad, pueden suministrar datos-para formar juicio de un jeneral que ha rendido servicios eminentes á la independencia de Sud América, y que puede asegurarse, es el primer hombre que ha producido la revolución."

"Los signos mas característicos del jeneral Bolívar, eran, un orgullo mui marcado, lo que presentaba un gran contraste con no mirar de frente á la persona que hablaba, á menos que no fuera mui inferior. Su falta de franqueza me fué demostrada en las conferencias que tuve con él en ^Guayaquil, en las que jamas contestó á mis propuestas de un modo positivo, y siempre en términos evasivos. Él tono que empleaba con sus jen eral es era extremadamente altanero y poco digno de conciliarse su aprecio,

[ocr errors]

Noté, y él mismo me lo dijo, que su principal confianza la depositaba en los jefes ingleses que tenia en su ejército. Por otra parte, sus maneras eran distinguidas, y demostraba haber recibido una buena educación: y aunque su lenguaje fuese algunas Ve-» ees algo groseío, me pareció no le era natural el tenerlo, sino que lo empleaba para darse un aire mas militar."

"La opinión pública le acusaba de una ambfc cion desmedida de mando, y su conducta confirmó esta opinión. La misma lo caracterizaba de un gran desinterés, y en mi concepto con justicia: lo que comprueba esta verdad es, el haber muerto en la indijencia. Bolívar era mui popular con el soldado, á quien permitía mas licencias que las que prescriben las leyes militares: por el contrario, lo era mui poco .con los jefes y oficiales, á los que trataba del modo mas humillante—En cuanto á los hechos militares de este jeneral, puede asegurarse, ser el hombre mas eminente que ha producido la América del Sur: pero lo que mas caracterizaba el alma grande de este hombre estraordinario, fué una constancia á toda prueba en los diferentes contrastes que sufrió, en tan dilatada como penosa guerra en el espacio de trece afios de trabajos—En conclusión puede asegurarse, que una gran parte de la América del Sur, debe á los esfuerzos del jeneral Bolívar su actual independencia."

"Tal fué el juicio formaáo por San Martin de la fiersona del jeneral Bolívar—Y para redondear esta parte,í voi á reproducir el de un publicista americano, que se ha hecho célebre por sus producciones históricas; el señor don Benjamín Vicuña Mackenna, quien en sus" Revelaciones Intimas de San' Martin en Europa/' consignó poco ha lo si*ginente: , . \-. , . . I f

"San Martin, como hombre de estado (ha dicho un inoderno escritor,) ha sido uno délos pocos americanos, quiza el único en su elevacLa^ esfera, que comprendió el alcaaice de su misión y supo; ponerle térpiiiiq. Todos los derlas, los .soldados como^los políticos que le acompañaron 6 le sucedieron, d^sde Bolívar a Castilla, desde O'Higgins á; Freiré, no poseyeron ese instinto salvador que podría llamarse eljei>io del desinterés—Repetia de continuo aquel hombre; eminentemente sagaz¿un proverbio que para él cjtabia ser una máximh, moral, por qué era la; de finicion filosófica de si^ vida—Seras lo qu$ debes ser\ siyióyno swásna&a^-Y San Martin al ocaso de su vida,. yhno em nuda, y no queria ser mas que mda—TSan Martin pomo Washington, fué un gran filosofo político^:..' '';.;'., : ,".:

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »