Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tante frecuencia, se erijió en un ángulo del salón una mesa 6 altar adornado con un dosel, floreros, cuatro candelabros con bujías y un rico almohadón de seda, en el que descansaba la espada de jByMvar, Vencedor en Carabobo, que las señoras depian haberles enviado de regalo.

.-■ A mi desembarco en Guayaquil, era tan público ^eorno jeneralmente conocido el dese$ del j enera! San Martin de tener una ejj^revista con el libertador Bolívar, pues todos tenian noticia de la invitación que le habia dirijido desde sü arribo á Pisco • concia espedicion libertadora. Este anuncio lo vieron corroborado en el preámbulo del decreto de 19 de enero de 1822, al delegar el gobierno en el Marqués de Torre Tagle con ese espreso designio, pues decia— " Yo no tengo libertad sino para elegir "los medios de contribuir á la perfección de estft "grande obra, porque tiempo há que no me per te"nezco á mi mismo, sin<5 á la causa del continente "americano* Ella exigió que me encargase del "ejercicio déla autoridad suprema, y me sometí "con celo á este convencimiento: hoy me llama á "realizar un designio, cuya contemplación álh&ga "mis mas caras esperanzas: voy á encoxrtí^rren '■" Guayaquil al Libertador de Colombia;' los in^"reses generales dé ambos Estados, lá enérgica ter"minaeion de la guerra que sostenemos, y la fcstabi"lidad del destino á que con rapidez s$ apirea la W América, hacen nuestra entrevista necesaria ya « íjue el <5rden de loa acontecimientos no& b# con?cc tituido en alto grado, responsables del éxito de "esta sublime empresa"—(Véase la citada Colección de Leyes por Quirós, tomo Io, página 117.)

Este antecedente y tantos otros que ya he relacionado, decidieron á las autoridades y vecinos mas notables de la ciudad, á preparar un alojamiento digno de tan ilustre huésped. El señor don Francisco Luzarraga queposeia la mas cómoda y lujosa casa del barrio del Malecón, la ofreció espontáneamente con ese objeto; se procedió á prepararla y se paramentó de un modo que llamaba la atención.

La Legación Peruana cerca- del gobierno de Guayaquil, se componía del siguiente personal. El Mariscal de Campo I). Francisco Salazar y BaquíjanOí, que en el ano de 1812 habia desempeñado la diputación por la Provincia do Lima en las Cortes jenerales de España, era el Ministro Plenipotenciario. El coronel don Manuel Rojas, arjentino, su secretario. El sarjento mayor D, Julio Deslindes, francés, adjunto: y la completaban, un oficial de secretaría y un ayudante.

El Sr. Salazar como persona de gran fortuna, sostenia una lujosa mesa do estado á la que obligaba . á . concurrir á todo gefe ú oficial que fuese desde Lima en comisión del gobierno, ven especial á los subalternos cuyos medios por lo jeneral son siempre escasos.

Nos juntábamos pues, á almorzar y comer todos los dias, y en las conversaciones de lamerá se sabia cuanto pasaba en la ciudad por mas trivial que pareciese.

Un (lia de esos en que departí amos familiarmente en un círculo de nosotros mismos, viendo reunido en Guayaquil un mímero crecido de jefes y oficiales de nuestro ejército, se lamentaba que la ciudad no tuviese un teatro ó algún otro punto de cita que variase la monotonía. Entonces uno de lo$ circunstantes, cuyo nombre no lie conservado, dijo que ya que el señor Ministro Salazar tan generosamente nos brindaba asiento e^su mesa, bien podiamos formar un fondo á escote de nuestro sueldo mensual, para establecer una tertulia de baile siquiera fuese en los domingos.

Bien ificojido fué en jeneral el pensamiento, y esa misma tarde se espumo á la consideración do los concurrentes en la mesa del Ministro.

Tuvo igual aceptación el proyecto sin mas debate ni análisis, y promoviéndose una suscricion sobre tablas, la encabezaron los jeneralescbn sumas bastante crecidas, á las que añadiendo las que cada uno de nosotros pudo destinar en proporción, pocos dias después fué considerablemente aumentada con otras que agregaron varios comerciantes arjentinos que se hallaban presentes. Se organizó en seguida el plan reglamentario y presupuesto escrito, que establecía una comisión directiva, tesorero, etc., etc., á manera de los clubs .de la actualidad, que entonces aun no habían entrado en moda.

El coronel Rojas fué electo presidente dfe esa comisión, quien con la enérjica actividad que le era característica, todo lo allanó; y lo mas esencial aun, consiguió que el gobierno facilitase los principales salones de la gran casa de la Aduana.

Se procedió incontinenti á ataviarlos; se jiraron las invitaciones á las familias y caballeros, y ai segando domingo se dio la primera reunión, que conocimos liabia sido bien aceptada, por la gran concurrencia y buen humor con que se sostuvo hasta la una de la mañana.

Por este medio adquirimos numerosas y bueáaá relaciones en el vecindario, y eran tan marcados los sentimientos de simpatía que nos dispensaba, que por mi parte los recuerdo y recordaré siempre con efusiones de entusiasmo y agradecimiento.

Esas tertulias continuaron por cuatro ó cinco domingos mas, con aumento de concurso y beneplácito, circunstancias que nos animaron á celebrar el aniversario del 25 de Mayo que se aproximaba.

El pensamiento fué acojido Con aplauso en la tertulia del general Salazar, y allí mismo se f ormalizóunasuscricioi; xtraordinariabajo la iniciativa del coronel Rojas.

La Junta Gubernativa con la mas patriótica deferencia concedió la licencia para la festividad, ofreciendo por su parte solemnizarla como fiesta cívica. En este concepto, en la* tarde del 24 quedó establecido un gran tablado en el paseo del Malecón, delante de los balcones de la Legación peruana, de cuyo centro se elevaba una pirámide de seis varas de alto, con el pabellón argentino en el remate.

[ocr errors][ocr errors]

El basamento fué adornado con concepto á iluminarse por la noche al' trasparente, con algunas poesías que obsequió el Jenio que cantó los itltimos tfitinfos de la guerra de la independencia, en la siguiente forma.

EN EL FRENTE 1 °

Un hernioso cuadro de lfs armas arjentinas con sus ¿rífeos.

•' En El 2o.

Al sol de Mayo

Tú luz pura disipó las nubes, - • -¿

Que oscurecían el horizonte de la Patria,
El 25 de Mayo de 1810 en Buenos Aires.

v !OhSol¡

A los nombres de rei del cielo, i

Dfe fuente de la vida, de padre de la Iuz¿
Añadirás desde hoi él mas glorioso / •

« r», ¡ De ^tro de la libertad.?

nU\ 'L/;f;;' ;l" '- Enel3¿. !;': ;'-:••'.'

[ocr errors]

Los Afj entinas después de su rej eneracion. f f J4eyMQnpor mil leguas la libertad,.; , .

:> ía Sujs hermanos oprimidos del Alto-Períu

Dótaándo los Andes, <^ ^M^a¡ fu? Kestauraron solos á Chile ^u libertad perdida.

« AnteriorContinuar »