Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][ocr errors][ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

u que prescriben las leyes militares) por el contrilrio\ lo "era mui poco con tos je/es y oficiales\ ú los que traH tuba del modo mus kii)trillant(?r....lie alíí-uiioü cuántos rangos del retrato físico y moral del Libertador;— 'Ahora continuemos las reminiscencias de ese día.

Colocados á la mesa los concurrentes según las tarjetas de los asientos, el jenerat Bolívar ocupaba el sitio principal, y en la línea del frente, como Vico, elseñór Olmedo—Los vocales déla junta, jenerales y demás señores, fueron distribuidos simétricamente en ambos lados según la jerarquia de destinos.—-El coronel8 Rojas obteniendo la cuarta o quinta silla fronteriza al Libertador, podiá verlo con frecuencia y mas facilidad que los que estábamos en los estreñios.-^ Ya había notado que este lo miraba - de hitó en hito, aunque disimulando uñ tanto con la conversación que seguia Cmii sus vecinos los señores Luzárraga y Tola.—^5Ías en una vez que él jóneral Bolívar levantó la vista para recorrer las personas

; sentadas á su frente, se encontró con la mirada de Rojas que parecía óbsérvaiía—Bajó los ojos el Libertador con signos de desagrado, jieft) p¿Bos minu

* tóá después sácedió scguiicta escena én iodo igual á

\ la anterior: y momentos antes de los ^pbfctres1 se repitió un tercer eilcüentro^ t\úé dando motivo á un

""áiáíó&ó en afta voz, todos feseücháinbs eti silen

*»■; BáMi^ydncfeñbJ^¿QéM Ú usted?' s * "v #toj¿a!^<íbtisóhtíáy tono dxilce}—MüiÁtiA fto*

♦•afijas **>'•■•.->'■ •'•'N »■*■'., 'M-'.Yli-./!.., 1,'^-. ;„ .tóA,; v, v- ••

—¿Qué graduación tiene usted?

—(Inclinando el hombro izquierdo y enseñando con el índice la pala de su charretera)—Coronel.

-^-g Dé que pais-es usted?

—Con el rostro encendido, sonriso aparente, la cerviz erguida y tendiendo la mano derecha sobre cuatro ó cinco medallas que lucia en el peto de la casaca5 —Tengo el honor de ser de Buenos Aires.

—Bien se conoce por el aire altanero que representa! .

—(Centelleando los ojos pero entono de satisfacción)—Es un aire propio de hombres libres .!!.

Aquí terminó el diálogo bajando ambos la cabeza—Todos quedamos mustios y en un silencio profundo por unos cuantos minutos, siendo mui marcada la frialdad impresa en los ánimos.—Alósarjentinos, sin duda nos hizo doble impresión ese lance, ya por la increpación hecha á nuestro carácter nacional; sea por el lenguaje y la ocasión elejida, ó en fin por ei alto rango del protagonista.—Hubo uno que otro brindis, que no recuerdo porqué mi cabeza estaba preocupada^ ¿pero luego teraainó la mesa pasando la concurrencia al salón de baile. ,

En el ocurrid otro incidente, que como el ante* rior, no dejó de afectarnos.—Cuando la reunión se trasladó del comedor al salón, ya contenia él un gran número de señoras y caballeros, que habían sido invitados á tomar él café.—Los oficiales de tíolornbia eran por lo jeneral mtji aficionados á la danza, con especialidad del vals alemán, y el M

« AnteriorContinuar »