Imágenes de páginas
PDF
EPUB

bértador fué el primeroqneseeeshibióconcierta apilo-rita^ailio de estos queá la sazón tañíalaimíéiea.^— A su ejemplo salieran otras parejos á acompañar los, entre lab cuales fué una la dcl¿corotiol don .Rafael Cuesco jCpn tlp joven doña Rosario Pareja.—Aqui tuvo lnga?v el caso qtie acabo de indicar,

LaHofidxdidód de Colombia/ por moda 6 quien sa* be ¡)orque causa, tenia la costumlre de hacer úfta cortesía ó jenufloósion violenta ál costado, en cada vuelta del vahs; adherencia que era por pri* mora vez que veíamos en esta clase de bailo; y en un&do esas violentas vueltas, se le zafo el talón del zapato a la citada señorita quien previno luego & su acompañante Cuervo pidiendo le permitiese calzárselo; mas este le respondió con tina frase tan desaforada como impropia de la alta sociedad— siga no mas m sea pen.... * j\r era un coronel el que i tales palabras profería, en una reunión*presidida por él primer majisfrado dé su patria!—Todos los * cffte airaos scmejatijte lenguaje y presenciamos tan insólito lapce5 lo estrañatods como es de suponer/upor ¡el singular conjuntó de la situación. Pero Cuervo siguió Su vals, y no bien di<> tiofe d trefs vuelt$Srinaií) cubando el zapato salto al medio? do la!

[ocr errors][ocr errors]

sala, y la señorita enrojecida de vergüenza se sentó en la primera silla que encontrara vacia diciendodole: estoi cansada.

Se sirvió el café, y al poco tiempo empezaron á retirarse algunas familias, haciéndolo en seguida el general Salazar con su comitiva.—Desde nuestras casas, escuchábamos el resto de esa noche los cantos y la música de las serenatas, asi como la algarada del populacho que la seguia como en la anterior.

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

AGREGACIÓN DE GUAYAQUIL Á COLOMBIA

III

Los sucesos de que fuimos neutrales espectadores el 13 de julio, fueron de muy diverso jénero de los que habiamos visto los anteriores dias. Se hizo relación en la casa del ministro Salazar, que el Libertador enrostraba, y^ftii rehomcneta, á los corifeos del partido colombiano, que le habian asegurado que al momento de su llegada se aclamaría su agregación á Colombia, y que por los síntomas que él veia, este paso se dilataba mas de lo que se presumiera,—Pero seria como á las once de la mañana que estos rumores se comentaban, cuando de repente se oyó una yoceria en el muelle de la aduana,—Salimos á los balcones movidos por la curiosidad, y vimos un grupo dé jente que rodeaba el astabandera; que fué arriado el pabellón del estado, y acto continuo enarbolado el de Colombia.

Estaban haciéndose conjeturas diversas acerca de este insidente, cuando entró un señor Elizaldc, que presenciara el acto desde una tienda inmediata al muelle, y con algunos pormenores que refirió, dijo— "Que habia visto salir de la aduana íi Pachi-camba (nombre con que vulgarmente era conocido don Francisco Camba, padre de una de las familias notables del país), acompañado de los señores Luzcando y Gorrichátegui, y que entre un grupo de populacho y militares, habia ido á la asta-bandera del muelle y verificado el cambio en medio de vivas y acia* inaciones"—Tales fueron los preliminares de la nueva forma asumida por Guayaquil; la cual desde 4110 por sus esfuerzos propios declaró su independencia de la dominación española, no alcanzó á contar veintidós meses como estado libre é independiente.

Una ó dos horas después circuló impresa una proclama del Libertador, haciendo saber al pueblo su sometimiento á la República d# Colombia, en los términos siguientes:

"Simón Bolívar, Libertador, Presidente de Co"lombia—¡Guayaquilefios!—Terminada la guerra "de Colombia ha sido mi primer deseo completar "obra del Congreso, poniendo las provincias del sur '" bajo el escudo de la libertad, de la igualdad, y de "las leyes de Colombia. El ejército libertador no "ha dejado á su espalda un pueblo que no se halle "bajo la custodia de la constitución y de laa armas "de la república. S Ao vosotros os veíais reducidos "á Ja situación mas falsa, mas ambigua, mas absur"da para la política, como para la guerra. Vues"tras posición era un fenómeno que estaba amena"zando la anarquía; pero yo he venido Guayaquile"ños á traeros el arcado salvación. Colombia os "ofrece por mi boca, justicia y orden, paz y glo"ria—Guayaquileílos: Vosotros sois colombianos "de corazón, porque todos vuestros votos y vues"tros clamores han sido por Colombia, y porque de "tiempo inmemorial habéis pertenecido al territou rio que hoi tiene la dicha de llevar el nombre del "padre del Nuevo Mundo; mas yo quiero consulta"ros, para qué no se diga que hai un colombiano "que no ame sus sabias leyes—Cuartel general en "Guayaquil, á 13 de julio de 1822 — 12o — Bolíu yaTu

A la hora de comer, se hablaba esa tarde en la mesa del ministro Salazar ¿obre nuestra posición: y un conmensal dijo, haber sabido de una nota del Secretario general del Libertador á: la, Junta gubernativa, en la que le comunicaba de su orden, que desdeesa fecha S. E. asumía la autorida civil y militar de*la provincia.-rr-Esta pieza oficial de que entonces apenas tuve conocimiento en globo, como á los ochenta dias la vi íntegra en la "Gaceta de Lim i", y mas tarde lá encontré en "Pruvonena" reunida á la proclama que acaba, de leerse—Su tenor era esté: - ■ / <.:

« AnteriorContinuar »