Imágenes de páginas
PDF
EPUB

H LECTOR

Cada vez que me ocupo de la descripción de algún punto histórico, ó episodio de la época de la Independencia, me asalta el temor de mortificar á los que me dirijo, coi digresiones que mi escasa capacidad quizá no acierta á entresacar del conjunto que bulle en globo en mi memoria. En este concepto, y aunque en tales casos hago el mayor esfuerzo por separar lo supórfluo de lo sustancial, no se si á pesar de mi empeño llegue á lograrlo en la presente—Por si así no sucediere, ruego desde ahora una bondadosa disculpa.

[ocr errors]
[merged small][ocr errors]

Tres sucesos notables tuvieron lugar err Ltmai el mes de setiembre de 1821, que si cómo üiitt■> gran tempestad amenazaban la inerte futura*-delPerú, el jeneral San Martin con su perspicacia -y*»! estratéjia supo conjurarlos—El primero: de1 eHos fué »i un ataque de los realistas sobre aquella capital^? —El segundo, el triunfo que en esos dias oBtuW4 nuestro ejército sin dar batalla—Y el toreoTO¿ im*í hecho remarcable de Lord Qochrkie almirante de la escuadra. ;í; . v ¡>iJu

No me detendré en detalles por cuanto no liaceit f á mi propósito, sino en cuanto bastená dar idtitt<(ltf!' su oríjen y resultados, para que se comprenda'''untado tantas situaciones complicadas que iafemfé£# rItt;! espedicion libertadora del Pertí. ;<»íi^b b

[ocr errors]

El primero de los indicados sucesos fué, que el jeneral Cantcrac con el ejército realista verificó desde la sierra de Jauja un ataque sobre la ciudad de Lima, que como es de suponerse produjo una grande alarma en el nuestro y en el pueblo—En el ejército, por dos razones: primera, porque la mayor parte de la tropa de confianza, por veterana y aguerrida, estaba convaleciente déla gran epidemia que la habia diezmado en Huaura; y segunda, porque los reclutas con que se habian remontado los cuerpos, tenían apenas ochenta ó cien dias de instrucción, cuando el jeneral San Martin tratan positivo en todo como enemigo de ilusiones, especialmente en los lances de la guerra.

De paso permítaseme aquí decir, que es exajerado el número de fuerzas cine los señores Torrente y Camba atribuyen en sus historias á nuestro ejército, sea por amenguar la magnitud délos descalabros de las tropas realistas, sea por inexactitud o deficiencia de los datos de que se lian servido, o por considerar en fin, como fuerza patriota veterana, las partidas de guerrilla (montoneras de paisanos 6 de indios) que les acosaban sin tregua en todas partes.

Esto, en cuanto al ejército: que respecto á la población de Lima, su alarma era natural: sobresaltábala el temor de volver á caer bajo la dominación despótica de los españoles, mucho mas, previendo las venganzas, crueldades y tropelías con que le * harían espiar como insurgente, traidora y rebelde, el delito del juramento popular de independencia

[ocr errors][ocr errors]
« AnteriorContinuar »