Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[blocks in formation]

Quando el Fijo de familias puede entrar en juy

zio sin su Guardador. Contra el fijo, o el nieto, que estouiesse en poder de su padre, o de su abuelo, auiendo alguno a fazer demanda en juyzio, apercebido deue ser el que la quiere comenzar, que la faga, estando delante el que lo tiene en su poder. Ca de otra guisa, non gela podria fazer con derecho. Pero si el que lo ouiesse en guarda, non fuesse en la tierra, deue el querelloso, pedir al Juez del logar do quiere fazer la demanda, que de algun ome, que tome en guarda, a aquel a quien quiere demandar, quanto en aquel pleyto, e que sea como su personero en el, e el Juez deuegelo dar. E entonce, este que quiere demandar, puede fazer su demanda seguramente. Esso mismo dezimos, que deue ser guardado, quando aquellos que diximos, que estan en poder de otro, quieren comenzar alguna demanda en juyzio contra otros. Ca si aquel que tiene en su poderio algunos dellos, non fuere en la tierra, do quiere fazer la demanda, el fijo, o el nieto la puede por si mismo fazer seyendo mayor de veyntecinco años. Mas si fuesse menor, el Juez del logar le deue dar alguno, que sea su Guardador en aquel pleyto, e que le ayude en la demanda, que non reciba engaño en ella. E desta guisa puede fazer su demanda, maguer non este delante aquel en cuyo poder esta.

Por estar entre nosotros abolida la esclavitud, omito las leyes 8 y 9.

NOTA.

[blocks in formation]

verdadero amor, e gran auenencia. E porende touieron por bien los Sabios antiguos, que los maridos vsen de los bienes de sus mugeres, e se acorriessen dellos, quando les fuesse menester. E otrosi, que gouernassen ellos a ellas, e que les diessen aquello que les conuenia, segun la riqueza, e el poderio, que ouiessen. E maguer que acaesciesse que el vnu tomasse de las cosas del otro, que aquel a quien fuessen tomadas, non le podiesse fazer demanda por ellas en juyzio, como por razon de fuerza; nin el, nin sus herederos. Mas touieron por bien, e por derecho, quel podiesse demandar, que le tornasse aquello que le auia tomado de lo suyo a sin razon, o que le fiziesse emienda de otro tanto. E otras demandas, non se deuen mouer, de que les nasciesse denuesto, o mala fama, o por que ouiessen de recebir pena de justicia en los cuerpos, en quanto durare el matrimonio. Fueras ende, si fuesse en razon de adulterio, que alguno dellos fiziesse, o sobre razon de traycion, que fiziesse alguno dellos, contra el Rey, o contra su Señorio: ca en tales cosas como estas sobredichas, quando naciessen entre ellos, bien se pueden demandar en juyzio, para auer derecho.

NOTA.

Véase la Curia Filípica en el lugar citado antes.

N. 3633.

LEY VI.

Que los Criados, e Seruientes non deuen traer a sus

Señores en Juyzio, si non por cosas señaladas.

Seruientes, nin criados, que ome tenga en su casa, que biuan a su bien fecho, o por soldada que del tomen, non puede ninguno dellos, mouer demanda, contra aquel con quien biue, o biuio, sobre cosa de quel podiesse venir muerte, o perdimiento de miembro, o de su fama, o de gran partida de su auer, a tanto que ouiesse de fincar pobre si lo perdiesse. E si alguno dellos tal demanda mouiesse, contra qualquier de los que de suso diximos, en manera de acusacion, non le deue ser cabida, e demas deue morir por ello. Fueras ende, si lo fiziesse por descubrir traycion, que tanxesse al Rey, o al Reyno, o alguna de las otras personas, que son ayuntadas a el, porque podiesse caer en pena de traycion, si lo non dixesse. E esto es, porque maguer son tenudos a los Señores con quien biuen, por el bien fecho que resciben dellos, mayormente lo deuen ser al Rey, que es Señor natural, tambien de aquellos con quien biuen, como dellos mismos. E otrosi por la naturaleza, e el bien fecho, que reciben del, tambien ellos, como sus Señores.

Que los Religiosos non pueden estar en Juyzio sin

mandado de su Mayoral. . Monje, o otro Religioso, que alguna cosa deuiesse ante que entrasse en Orden, non gela pueden demandar en juyzio. Ca pues que el ha fecho voto para fincar en la Orden, tal cuenta han a fazer del, como de ome muerto. E porende, si alguno ouiesse demanda contra el, deuela fazer a su Mayoral. Ca este es tenudo de responder en juizio, o dar quien responda, pues que los bienes del passan al Monasterio, de que el es Mayoral. Pero esto se entiende, fasta en aquella quantia, que montare aquello, que ouieron del. Ca bien assi como les plaze, de auer sus bienes; assi deuen sufrir el embargo, o la carga, que les viniere por razon dellos. Esso mismo dezimos, que deue ser guardado, quando el Rey, o otro por el, tomasse los bienes de algunos, por razon de yerros que ouiessen fechos, e despues viniessen otros, a fazerles demanda sobre ellos,

por

deuda que les deuen, ante que aquel mal fiziessen. Ca

sobre tal razon como esta, bien pueden fazer su demanda al Rey, o al otro que touiesse aquellos bienes por el, fasta la quantia, que fuesse prouado, que dellos ouo. Pero si la deuda fuere menor que los bienes, lo demas deue fincar al Rey; e si fuere mayor, non es tenudo de pagar, si non fasta aquella quantia que rescibio. Otrosi dezimos, que si alguno fuesse sieruo, e lo ouiesse aforrado su Señor, e en aquel tiempo que estouiesse forro, fiżiesse deuda con otro ome, e despues ouiesse fecho cosa por que lo tornasse en seruidumbre, como de primero, aquel cuyo era; que si alguno le quisiesse demandar aquella deuda, non lo puede fazer, a el, mas al Señor en cuyo poder fuesse.

bien como si estouiesse delante, aquel cuyos fuessen los bienes. Ca de otra guisa non valdria la de. manda, que fiziesse. E si por auentura acaesciesse, que los bienes de los sobredichos fuessen tantos que los non podiesse guardar yn oine solo, e ouiessen a dar mas Guardadores, cada vno destos que fuessen puestos, para guardarlos, puede demandar en juyzio, e responder por razon de aquello que ha de guardar; bien assi como los Guardadores de los huerfanos lo pueden fazer, sobre los bienes de aquellos que tienen en guarda.

[blocks in formation]

N. 3636.

LEY XI. Que el Juez deue dar quien responda por el huerfa

no, que non ha tutor en ln tierra. Menor seyendo alguno de edad de veynlecinco años, non pueden fazer contra el demanda ninguna en juyzio, a menos que sea delante aquel que lo ha de guardar, a el, e a sus bienes. E si por auentura acaesciesse, que tal demandado como este non ouiesse quien lo guardasse, aquel que quiere fazer demanda contra el, deue pedir al Juez del logar, quel de quien lo guarde, e responda por el en juyzio: e el Juez deue catar alguno ome bueno, que sea su pariente, o vezino, sin sospecha, assi como dize en el titulo de los Guardadores, e dargelo, que sea su Guardador en aquel pleyto: e aquel deue responder por el, e guardarle su derecho bien, e lealmente. E el que de otra guisa fiziesse demanda contra atal persona, que non ouiesse edad complida, si el juyzio fuesse dado contra el demandado, non deue valer; e si fuesse dado a su pro, e a daño del demandador, es valedero.

Como, si alguno ha demanda contra Concejo de al

gund Lugar, o Cabildo, o Conuento, la deue fazer a su Personero.

Concejo de Ciudad, o de Villa, o Cabildo de Eglesia, o Conuento de Religiosos, a quien quisiessen demandar en juyzio, tal demanda como esta non puede ser fecha a todos comunalmente, porque son muchos; mas deuenla fazer al Personero, que fuesse puesto para responder por ellos. Ca si de otra guisa lo fiziessen a otras personas señaladas, maguer de aquel logar fuessen, non valdria. Porque la cosa que todo el Concejo, o el Cabildo, o el Conuento, deuiesse, o fuesse tenudo de fazer, non pueden apremiar por ella a personas ciertas, de aquel lugar, que lo cumplan, como quier que todos en vno sean tenudos de lo cumplir; bien assi como la deuda, que deuiessen á ciertas personas de algun lugar, que non lo pueden todos en vno demandar, mas soJamente aquellos a quien pertenesciesse la demanda.

[blocks in formation]
[blocks in formation]

Que el Juez deue dar quien responda sobre los bie

nes que son desamparados. Vegadas y ha, que catiuan, o non son en la tierra, aquellos contra quien el demandador quiere fazer su demanda, o mueren sin herederos, porque han de fincar sus bienes desamparados. E porende, el que quisiere fazer tal demanda como esta, deue pedir al Juez del logar, que de quien guarde en aquel pleyto, los bienes de aquel a quien quiere demandar, e el deuelo fazer. E esto es, porque su Señor non seria y, para responder, nin otro por el. E quando tal Guardador fuere dado, puede entrar en juyzio con el, e todo quanto razonare, o fiziere por el derechamente, e sin engaño, sera valedero, tam

Nombradas auemos en las leyes ante desta, todas las personas, e los lugares, que son mas dubdosos, para mouer demanda contra ellas en juyzio. E porende fablamos destos señaladamente, porque aquellos que los han a demandar, sepan de como deuen fazer su demanda, e non yerren, nin pierdan su derecho. Ca contra estos sobredichos, non podrian los demandadores, mouer sus deniandas, si non sobre aquellas razones, e en aquella manera, que en las leyes de suso mostramos. Mas contra todos los otros puede ser fecha qualquier demanda, tambien a ellos, como a sus Personeros, o a los que lo suyo heredaren.

N. 3640.
LEY XV.

non diga señaladamente, quanto es. E por quanto

pudiere prouar, que fue aquello que demanda, sobre En quales cosas deue ser auisado el Demandador,

tanto le deue ser dado el juyzio, e non por mas. en fazer la Demanda.

Nota. Véase la ley 4, tít. 3, lib. 11 de la Novis. y adelante las Catar deue el demandador, non tan solamente a leyes 25 y 31. quien faze su demanda en juyzio, assi como en estas leyes diximos, mas aun, que cosa es aquella, que N. 3641.

LEY XVI. quiere demandar. E primeramente, si es mueble o rayz. E despues desso, si quiere por su demanda Que las cosas muebles, que son demandadas, deuen auer el señorio della, o la tenencia, o si quiere

parezer en Juyzio. razonarla por suya. O si quiere demandar la posses Parecer deue en juyzio la cosa mueble, que desion della tan solamente. O si pide emienda de da. manda vn ome a otro, ca muchas vezes acaesceria ño, o de tuerto, o de deshonra, que aya rescebido que non podria el demandador ciertamente fazer en si mismo, o en lo suyo; o alguna otra cosa seña su demanda, nin aduzir prueuas sobre ella, si la colada quel deuan dar, o fazer. Ca si la cosa quisiere

sa que demandasse non fuesse mostrada. E porendemandar por suya, e fuere mueble, e biua, assi co de dezimos, que el demandado es tenudo de mos. mo sieruo, deue dezir el nome del, si lo supiere, e trar aquella cosa, quel demandan antel Judgador, si es varon, o muger, o mancebo, o viejo, o negro, seyendo delante aquel que faze la demanda, o su o blanco; e si fuere cauallo, o mula, o otra anima Personero; quier la demande por razon que es sulia, deue dezir de que natura es, e que color ha. E ya, o porque fuera empeñada, o porque auia otro si fuere pieza de oro, o de plata, o otra cosa seme derecho señalado, en ella. Otrosi dezimos, que si el jante, de aquellas que se suelen pesar, deue de demandador dixere, que el sieruo del demandado, o zir el peso della. E si fuere lauor, que sea fecha algund otro su ome, le fizo daño, o tuerto, o furto, de mano de ome, assi como vaso, o escudilla de e non sabe el ome del, nin lo puede conocer, a plata, deuela nombrar. E si es auer monedado, con menos de lo ver; e porende pide, quel muestre touiene que diga de qual metal es, e la quantia dello.

da su compaña, para saber, sil conoscera entre ellos. E si fuesse trigo, o ceuada, o vino, o azeyte, o al O si dize, quel dexo alguno en su testamento por guna de las otras cosas, que se suelen medir, deue manda, que escogiesse de sus sieruos, o de sus besdezir de qual natura es, e la medida dello. E si es

tias, o de las otras sus cosas, de qual manera quier seda, o lana, o lino, para labrar, deue dezir la quan que sean, e tomasse qual quisiesse; e que pide al tya del peso. E si fueren paños texidos, que non sean que las tiene, que gelas muestre, para escoger qual tajados, nin cosidos, deue dezir la color, e la medi tomara. Ca destas cosas muebles, e de todas las da dellos, assi como si fuere pieza entera, o media, otras, que razonare el demandador, que non las o quantya cierta de varas. Esso mismo dezímos, si puede prouar, si non pareciessen, deue ser fecha fuesse pieza de seda, o de purpura, o de cendal, o muestra dellas en juyzio. Esso mismo dezimos, de de lienzo. E si por aventura demandasse paños, que piedra preciosa, que fuesse de alguno, e otro la enfucssen tajados, o cosidos, de qual manera quier sean, gastonasse en su oro, cuydando que era suya, o que deue dezir el nombre dellos, e quantos son, e la co auia algun derecho en ella; o si pusiesse rueda de lor. Mas si demandare arca, o maleta, o saco cer carro ageno en el suyo, o tablas agenas en su Narado, con llaue, o sellado, que ouiesse dado a algu ue, o cendal ageno en su manto, o fiziesse de otra no en guarda, e lo razonasse por suyo, non es tenu cosa mueble, que fuesse agena, ayuntamiento con do el demandador, de dezir señaladamente, las co la suya, o en otra manera qualquier semejante dessas que son dentro en ella. Pero si quisiere deman tas. Ca entonce tenudo seria el demandado, de esdar el arca, e nombrar las cosas que son en ella, tremarla de aquel logar, do la auia ayuntada, e puedelo fazer, e non se puede el demandado escu mostrarla en juyzio, sil fuere demandada. Pero si sar, de le responder; maguer diga, que non sabia vigas, o otra madera, o piedras, o cal, metiere alguque cosas eran las que yazian dentro. Esso mismo no en labor de su casa, non es tenudo de las sacar, dezimos, que deue ser guardado, en todas las otras para mostrarlas en juyzio a su contendor. E esto tocosas semejantes destas, que auemos dicho señala. uieron por bien los Sabios antiguos, por esta razon; damente en esta ley. Pero si aquel que faze la de. porque las casas, o los edificios, que los omes fazen manda, sobre la cosa que se suele medir, o pesar, en las Villas, non tan solamente se tornan en pro dixere por su jura, que non sabia, nin se acuerda, de sus señores, mas aun en fermosura comunalmenciertamente, de la quantia del peso, o de la medida, te de los logares do son fechos. E quando se desfaen manera de hermamientos. Pero el que fizo po ner en sus casas, alguna de las cosas agenas que de suso diximos, deuelas pechar dobladas, a aquel cuyas fueren. E esto se entiende, quando lo ouiesse fecho a buena fe, cuydando que non eran agenas, e que non pesaria a su dueño. Ca si a sabiendas lo fiziesse, estonce deue pechar tanto por ellas, quanto su dueño jurare que ha recebido de daño, o de menoscabo, por aquello que fue tomado, e que non pudo auer. E por quanto el quisiere jurar con apreciamiento del Judgador, tanto le deue fazer pechar, al que fizo la labor de las cosas agenas, o a sus he. rederos.

zones, que auemos dicho, o en otras semejantes dellas, tenudo es el que touiere las cartas, o los escritos, de lo mostrar en juyzio, si gelo demandaren los señores dellas, o otros que ouiessen derecha razon, para demandarlas. Otrosi los Escriuanos pu. blicos de los Consejos tenudos son de demostrar sus registros, a todos aquellos a quien pertenescen las notas deilos, segund se muestra en el titulo De los Escriuanos. Ca ellos son como servientes, para escreuir las cartas por mandado de otro, e fieles para guardarlas, e mostrarlas lealmente, alli do menester fuere.

nota, Vease la Cur, Filip. Comercio terr. lib. 2 cap. 8 n. 20.

N. 3642.
LEY XVII.

N. 3643. LEY XVIII.
Quales otras cosas deuen ser mostradas en Juizio. Que derecho es, si se pierde la cosa sin culpa del
Carta de testamento, o de otra manda, que al-

tenedor della. guno touiesse, si le fuere en juyzio demandada, que

Ave, o bestia, o sieruo, que alguno ouiesse tenila muestre, razonando el demandador, que el era y

do en su poder, si despues se le fuess; sin su culescripto por heredero, o que le era dexada alguna

pa, non faziendo el y engaño, nin falsedad; o non manda en ella, tenudo es el demandado de gela

sabiendo que gelo querian demandar, lo ouiesse emmostrar. Otrosi, quando fuessen muchos los here biado a otra parte tan lueñe, que lo non pudiesse deros, e el vno dellos touiesse todas las cartas, o

auer, luego que gelo demandassen, para mostrarlo el testamento, que perteneciesse a la heredad, que

en juyzio; en tal razon como esta, nin en otra sesi alguno de sus coherederos le pidiesse que gelas

mejante della, non es tenudo el demandado, de lo mostrasse, por querer aueriguar alguna cosa con

mostrar. Pero si aquel a quien demandan dixere, ellas; en qualquier destas razones, o en otras seme

que maguer que non la tiene aquella cosa, que ha jantes dellas, son tenudos los demandados, de mos derecho en ella; entonce deue dar fiador, que si tortrar el testamento, o la carta, a los demandadores

nare en su poderio, que la demostrara en juyzio. que lo demandan, si la tuuieren. Otrosi tenudo es

Mas si por auentura el demandado dixesse, que el vendedor al comprador, de mostrarle las cartas, aquella cosa non la tiene, nin se queria trabajar de e el recaudo, que tiene de aquella cosa, quel ven

cobrarla, nin la amparar maguer la cobrasse; el que dio; porque el se pueda amparar, de aquellos que

aquesto fiziesse en tal razon, dezimos, que si el non gela demandan, o porque pueda prouar, si acaes la desamparo engañosamente por su culpa, non es ciere alguna dubda, en razon de los terminos, e de tenudo de responder mas por ella, nin dar fiador. los mojones della. Otro tal deue fazer, quando vn ome fuere obligado a otro por carta, de fazerle al N. 3644.

LEY XIX. guna cosa sana. E aun el que aforra sus sieruos, tenudo es, de darles carta de aforramiento, que pue

Que pena merescon los que matan, o trasponen la dan mostrar en juyzio, quando les fuer menester.

cosa mueble, que es demandada en Juyzio. E aun sin todo esto dezimos, que seyendo alguno Engañosamente se mueuen a las vezes los omes, obligado a otro, por carta, que ouiesse fecho, sobre para refuir que non muestren en juyzio la cosa si, tenudo es el que la touiere, de entregarle della, mueble, que les demandan. E esto seria, como si pues quel ouiere pagado la debda. Esso mismo se alguno demandasse a otro, sieruo, o cauallo, o otra ria, quando alguno de los compañeros touiesse car animalia, e pidiesse antel Juez, que lo fiziesse paretas de las cuentas, que fuessen comunales de todos. cer; e el demandado, por non gelo mostrar, lo trasO el Personero, que touiesse las cartas, o las razo pusiesse, o lo matasse; e si lo quel pidiessen, fuesse nes escritas, de como el pleyto passo, sobre que le vino, o azeyte, o cosa corriente, e la vertiesse, o la fuesse dada la Personeria; o el Guardador las car enagenasse; o si fuesse metal, o alguna otra labor tas, que pertenesciessen a las cosas del huerfano; o de mano fecha, que la fundiesse, o la quebrantasse, Mayordomo de Señor, o Maestro de Moneda, o de o la desatasse, de manera que non paresciesse aqueotras obras, de que touiesse el escrito de las cuen lla forma, que de primero era en ella. Ca en tal ratas, o el recabdo dellas. Ca en qualquier destas ra- |zon como esta dezimos, que tenudo es de pechar al demandador tanto quanto jurare, que menoscabo | N. 3646.

LEY XXI. por aquella cosa, que engañosamente traspuso, o la

En que logar es tenudo el demandado, de mostrar, quebranto, porque non gela mostro en juyzio. Mas si por auentura el demandado mostrasse la cosa

o de entregar la cosa, que le demandan. mueble en juyzio, empeorada, o dañada, pero non Dado seyendo el juyzio contra el demandado, fuesse mudada de todo, entonce si el demandador por afincamiento del demandador, que muestre la fiziesse suya, o mostrare en ella otro derecho al aquella cosa que le demanda, en aquel logar do fue guno, por que la deue auer, es tenudo el demanda comenzado el pleyto sobre ella, tenudo es de lo fa. do, de entregargela aquella cosa, e demas pecharle zer, si la cosa fuere y. E si por auentura fuesse en el daño, que prouare, que auino en ella, por su cul otra parte, e pidiessc el demandador, quel demanpa, o por su engaño.

dado la aduxiesse en aquel logar, do fuera comenzado el pleyto por demanda, e por respuesta; deue

entonce aquel Judgador mandar al demandado, que N. 3645. LEY XX.

la aduzga antel, en tal manera que si peligro, o desQual derecho es, de los que non muestran las cosas

auentura acaesciere en la carrera, trayendola, que que les demandan en Juyzio.

sea sobre el demandador. E otrosi, el es tenudo de

pechar la costa, al demandado, que faze en traer Ligeramente acaesceria, que el demandado non aquella cosa; fueras ende, si aquello que le demanauria poder de mostrar la cosa en juyzio, a la sa

da, fuesse sieruo, o bestia: que non es tenudo de le zon que gela demandassen. Pero si el demandador dar, que coma, nin que vista, ca esto el demandaporfiasse, yendo adelante por el pleyto, poderlo y a

do lo deue fazer. Pero si el sieruo, sobre que fuesdespues fazer, en el tiempo que quisiessen dar el se tal contienda como esta, sopiesse algun menester, juyzio sobre ella. E porque de tal razon como esta por que se gouernasse, entonce el demandador lo podria nascer alguna dubda, dezimos, que en qual deue gouernar: porque mientra lo faze traer de vn quier tiempo que el demandado aya poder de de logar a otro, le embarga lo que podria ganar por su mostrar la cosa que le demandan en juyzio, que lo lauor. E todo esto, que diximos, ha logar, quando deue fazer. Mas si por auentura, en la sazon que se el demandado contiende a buena fe, sobre la cosa comenzasse el pleyto, ouiesse poderio de la mostrar

que le demandan, por alguna derecha razon que a su contendor antel Juez, e non lo fiziesse, dizien tenga, o que ha en ella, non la auiendo traspuesta do a aquel que gela demandasse, que lo non deue engañosamente a otro logar. Mas si el por fazer enfazer, porque tiene, que non auia derecho en ella; gaño, la traspusiesse de vn logar a otro, por encue quando el Judgador quisiesse dar el juyzio, e le fi brirla; entonce deue el demandado, dar todas las ziesse mandamiento, que la mostrasse, o que la en cosas sobredichas, que fuessen fechas en aduziendotregasse al otro, acaesciesse, que lo non podiesse fa. la. E aun demas, pararse al peligro que le auinieszer, porque aquella cosa fuesse perdida, o seyendo se en el camino, en trayendo aquella cosa, que le cosa biua, fuesse fuyda, o muerta; entonce, si el de

manda el Judgador entregar, o mostrar. mandado tiene aquella cosa a buena fe, e despues perdio la tenencia della por alguna de las razones N. 3647.

LEY XXII. sobredichas, non es tenudo de la mostrar, nin de pechar ninguna cosa sobre esta razon. Mas si el de

Que si el demandado traspuso cosa que le demanmandado contendiesse sobre aquella cosa, sabiendo

dan, deuelo dezir quando gela demandaren en que non auia ninguna derecha razon, por que lo

Juyzio. deuiesse fazer, dezimos, que non es sin culpa; por Deteniendose el demandado, de fazer muestra en que ante la deuia mostrar, que la ouiesse perdida juyzio, de la cosa mueble que le demandassen, popor muerte, o por otra manera qualquier. E poren dria acaescer, que duraria tanto el pleyto, que en de dezimos, que deue pechar por ella, al que la de comedio de aquel alongamiento la ganaria por tiemmanda, quanto el la fiziere por su jura, con apre po el mismo, o algun otro a quien la ouiesse dada, ciamiento del Juez. Pero si el demandado, a quien o enagenada, segund diximos en las leyes del tituel Juez manda que muestre la cosa, fuere tenedor lo que fabla en esta razon. E porende dezimos, que della, e seyendo rebelde, non la quisiere mostrar; este a quien la demandan, que la deue mostrar en

puede el Juez mandar al Merino, o a la Justicia de tal estado como era quando el pleyto fue mouido . la tierra, o del logar, que gela tuelga, e que la faga sobre ella. Esto se deue entender si entonce la toparecer en juyzio.

uiere. Mas si por auentura la ouiesse enagenada, de

nelo luego dezir, porque el demandador pueda fa

« AnteriorContinuar »