Colección de las crónicas y memórias de los reyes de Castilla, Volumen6

Portada
En la imprenta de A. de Sancha, 1787
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

Crítica de los usuarios - Marcar como inadecuado

CRÓNICA DE ENRIQUE IV- DIEGO ENRÍQUEZ DEL CASTILLO

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 5 - ... en ellas; los ojos garzos e algo esparcidos, encarnizados los párpados, donde ponía la vista mucho le duraba el mirar ; la cabeza grande y redonda ; la frente ancha ; las cejas altas ; las sienes sumidas; las...
Página 17 - ... y las bocas relamiendo; los lomos traen ardiendo, los ojos encarnizados; los pechos tienen somidos, los ¡jares regordidos, que non se pueden mover, mas después de los balidos ligero saben correr.
Página 86 - Calahorra, 20 y el Conde de Ledesma con otros algunos del Consejo, vino alli el Maestro del Espina , y Fray Fernando de la Plaza con otros Religiosos de la Observancia de Sant Francisco á notificar al Rey, como en sus reynos avia grande heregiade algunos que judaizaban, guardando los ritos judaicos: y con nombre de Christianos retaxaban sus hijos : suplicandole que mandase hacer inquisicion sobre ello , para que fuesen castigados.
Página 82 - ... que está á la orilla del rio , donde el Rey se arrimó las espaldas, y el Rey de Francia se quedó delante de él sin arrimarse, y en medio de ellos se puso un valiente lebrel é hermoso, sobre el qual tenían ambos Reyes puestas las manos.
Página 111 - ... todo aquel tiempo que estobieron en su obediencia, gozaban de paz é de los otros bienes que della se siguen. Fenecidos los diez años primeros de su señorío, la fortuna, envidiosa de los grandes estados, mudó como suele la cara próspera, é comenzó á mostrar la adversa.
Página 15 - Vienen los lobos hinchados y las bocas relamiendo, los lomos traen ardiendo, los ojos encarnizados: los pechos tienen sumidos, los i jares regordidos que no se pueden mover, mas, cuando oyen los balidos, ligeros saben correr.
Página 19 - Modorrído con ensueño non lo cura de almagrar, porque non entiende dar •. cuenta dello a ningún dueño. Quanto yo no amoldaría lo de Xptoual Mexía, nin del otro tartamudo, nin del Meco, moro agudo : todo va por vna vía.
Página 156 - E como los pueblos se viesen tan afligidos, y puestos en 15 tanta necesidad é peligro , inspiró Dios en ellos de tal guisa, que todas las cibdades , y villas é lugares se movieron , é conformaron, para hacer hermandad : por donde se remediaron los trabajos , y se dio seguridad en los caminos : de tal guisa, que ya las gentes andaban sin miedo por todas partes.
Página 112 - E Nuestro Señor, que algunas veces permite males en las tierras generalmente , para que cada uno sea punido particularmente...
Página 110 - Dios con él de piedad , é le libró de la prision , é de los otros males que contra su Persona Real se imaginaron. E ciertamente se debe considerar , que como quier que no sea ageno de los hombres tener...

Información bibliográfica