Imágenes de páginas
PDF
EPUB

á la luz de nuevas teorías y de nuevos gérmenes, que recibe del amor patrio la originalidad y la fuerza, uno siempre en elevados sentimientos, en pureza de doctrina, en el culto de lo bello, de lo generoso, de lo grande. No parece sino que el segundón de una casa ilustre (de mérito secundario con relación á Quintana y á Gallego en la esfera de la poesía clásica, ó lo que es igual, en sus primitivos albores) debía ascender, al colocarse en primera línea en. la más alta condición gerárquica del país, á puesto más elevado en la gerarquía del talento. Sería, pues, incompleto el conocimiento del poeta si al apreciarlo se descartasen las obras de su juventud, é igualmente incompleta la idea que habríamos de formar de las tendencias literarias predominantes en las diferentes épocas de su vida. Hizo bien el preclaro ingenio desentendiéndose de lo indicado por su editor parisiense. Procedió con discretísimo acuerdo al reproducir en edad provecta sus composiciones juveniles, para que contribuyesen á darle á conocer en los diversos frutos de su inspiración y se pudieran valuar las circunstancias que concurren en esas pobres víctimas expiatorias, salvadas de la hoguera por el transcurso del tiempo que modifica las opiniones y desacalora los ánimos enardecidos, á despecho de toda exageración exclusivista.

Si es deber inexcusable de cuantos viven en sociedad transigir con los elementos que la constituyen y resignarse á las condiciones que establece, aunque se mezcle en ellas la levadura de algunos vicios, harta disculpa merece el escritor que respirando aires deletéreos no acierta á librarse del contagio. Y si hay para eso indulgencia, ¿cuánto más disculpable no ha de ser que el poeta educado en tradiciones generalmente respetadas, habituado á recrearse en bellos ejemplos, siga el sendero por donde van todos, y tuerza, sin percibirlo siquiera, el raudal de su índole nativa buscando expansión á sus facultades en atmósfera que no es la suya? Nada sofoca tanto los naturales impulsos de la imaginación como someterlos constantemente á la tiranía de un sistema. Algo de esto se puede aplicar á las primeras producciones del Duque de Rivas. Desde ese punto de vista las deben juzgar los que quieran justipreciarlas en términos razonables.

Pero no adelantemos juicios.

Duque de Rivas, nacido en Córdoba el 10 de Marzo de 1791, muerto en Ma

drid á 22 de Junio de 1865, es tal vez el último de los grandes poetas genuinamente españoles. Al decir esto no trato de amenguar en lo más mínimo la gloria de los ingenios que han forecido en nuestra patria durante el siglo actual, entre los cuales hay algunos que compiten con los más famosos de otras naciones. Pero si fijamos la atención, no en el aspecto de las cosas, sino en el ser que las anima, llegaremos á descubrir que entre los poetas de nuestros días nadie puede disputar al héroe de esta narración el timbre de revelar como ningún otro su abolengo literario.

Hijo de los grandes de España D. Juan Martín de Saavedra, Duque de Rivas, y Doña María Dominga Remírez de Baquedano, Mar. quesa de Andía y de Villasinda, D. Ángel de Saavedra, que por haber muerto sin hijos su hermano mayor heredó en 1834 el Ducado y los demás títulos de su casa, es al par directo heredero de la grandeza que resplandece en nuestros mejores líricos y dramáticos de los siglos de oro. En él se compendian y resumen las más castizas dotes de los excelentes ingenios de aquella edad. Ni el haber permanecido largo tiempo en pueblos extraños, ni el seductor atractivo de las novedades poéticas de otros paises, ni el influjo del romanticismo inglés, que tan poderosamente contribuyó á separarlo del carril de las tradiciones clásicas, pudieron torcer ni avasallar la genial inspiración de su fantasía esencialmente española. En sus obras todas hay un sello tal de españolismo, que cualquiera medianamente versado en nuestra literatura lo reconocerá á primera vista y no podrá menos de convenir en que el autor de Don Alvaro y de El desengaño en un sueño pertenece a la familia inmortal de Lope de Vega y de Tirso, de Ruiz de Alarcón y de Moreto, de Calderón y de Rojas.

En los encantados vergeles que rodean á Córdoba pasó D. Angel los primeros años de su infancia. Bajo la ilustrada dirección del virtuoso canónigo Mr. Tostin, á quien había lanzado de su país, como á otros muchos sacerdotes, la inícua y desastrosa revolución de 1789, estudió primeras letras, francés y elementos de historia y de geografía. Niño aún, trajéronle á Madrid sus padres huyendo de la fiebre amarilla que causaba grandes estragos en los pueblos andaluces. Aquí le dieron por ayo otro ilustrado sacerdote que le enseñó latinidad, y prosiguió sus estudios con Mr. Bordes, también emigrado francés. Cuando en 1802 quedó huérfano de padre, la Duquesa viuda, tutora y curadora de sus hijos, le hizo entrar en el Seminario de Nobles, honrado á la sazón con profesores tan distinguidos como Valbuena, Salas, Antillón y D. Demetrio Ortiz, y en el cual recibían los alumnos educación muy esmerada,

Caballero de justicia de la Orden de Malta á los seis meses de edad; agraciado poco después con la bandolera de guardia de Corps supernumerario; capitán de caballería por gracia especial desde 1798, en los exámenes y actos públicos del Seminario siempre dejó atrás Don Angel á condiscípulos suyos más aplicados y estudiosos: tan feliz era su memoria y tanta su facilidad de comprensión. Además, la afición de su padre á componer versos á estilo de Gerardo Lobo (que gozó de cierta popularidad durante el siglo pasado y en el primer tercio del presente) excitó al hijo á componerlos también. Y como al par que los rudimen

« AnteriorContinuar »