Imágenes de páginas
PDF
EPUB

candorosamente al dios Pan ó seguía de cerca la manera de nuestros degenerados imitadores! En el poema en cuestión no se ven ya copias de copias estrictamente ajustadas á un mismo tono, sino estudio de la naturaleza y del corazón, tonos verdaderos, tan clásicos como se quiera, pero que tienen vida propia, que son clásicos por sí mismos, no por el prestado reAejo de obras extrañas. En suma, Florinda, cuyo plan es harto diminuto con relación á la magnitud del sugeto, supera en importancia á los anteriores poemas del autor, cada vez más próximo al camino donde la madurez de los años y más amplios estudios, unidos al amoroso recuerdo del suelo natal, han de ofrecerle vasto campo de inspiraciones originales y cosecha nada escasa de laureles inmarcesibles. Claro está que Florinda dista mucho de ser una verdadera epopeya, para lo cual el asunto se prestaba singularmente; pero hasta la elección misma de ese asunto deja presumir que dicha obra es el punto donde comienzan á confundirse ó entrelazarse los antiguos principios que fueron norma del poeta, con las nuevas doctrinas llamadas á regenerarlo.

[ocr errors]
[ocr errors]

oloslat 1100 otorinis !!!
9* FINES de diciembre del año 24 se vol-

a vió D. Ángel á Gibraltar, por ser noe civo á su salud el clima de Inglaterra, Pocos meses después realizó en aquella plaza el matrimonio que tenía concertado de antemano con la señora Doña María de la Encarnación de Cueto y Ortega, cuya ingénita bondad y nativa gracia andaluza realzan todavía dichosamente las prendas de su feliz imaginación y bien cultivado entendimiento. Efectuado tal enlace en 1825, Saavedra marchó con su esposa á Italia; pero la calidad de emigrado español hizo que le recibiese mal la policía y que no le permitieran permanecer en los Estados Pontificios, á pesar de ir provisto de un resguardo, con todas las seguridades apetecibles acerca de su persona, expedido por el Nuncio de S. S. en Madrid. Contrariado por tal suceso, no sin experimentar ambos esposos grandes vejaciones y molestias, logró al fin, bajo el amparo del cónsul inglés en Liorna, embarcarse en un bergantín que regresaba á Malta. En él habría zozobrado á impulsos de crudísimo temporal, si su presencia de ánimo no hubiese infundido aliento á los seis viejos malteses de que constaba la tripulación.

[graphic]

Decidido á no permanecer en Malta sino el tiempo necesario para proporcionarse ocasión de volver á Londres, tardó poco en abandonar esa idea. Enamorado del benigno clima de la isla, pagado de su baratura, agradecido á la franca hospitalidad que mereció al gobernador Marqués de Hastings, al general Wodford y á las personas más granadas de la sociedad maltesa, decidió al fin sentar sus reales en aquel peñón del Mediterráneo denominado por algunos fior del mondo.

La permanencia de Saavedra en Malta fué importantísima para su ingenio; tanto por lo mucho que contribuyó á despertar en él gérmenes hasta entonces sofocados ó adormecidos, cuanto porque le llamaron al centro de actividad en que se cifraba principalmente su gloria, ya los ilustrados consejos de Mr. Frere (que conocía bien nuestra lengua y nuestra literatura y poseía riquísima colección de libros españoles raros y escogidos), ya al estudio de modelos como Shakespeare, Byron y Walter Scott. Del trato frecuente con las obras de estos inmortales maestros y con nuestros dramáticos y romanceros antiguos provienen poesías como La maledicencia y El faro de Malta, Por entonces imaginó y empezó á escribir también El Moro expósito, en una casa de campo á orillas del mar (I), y compuso algunos de sus bellos Romances históricos.

Antes de romper las apretadas ligaduras del clasicismo á que había estado sujeto, D. Angel se despidió en Malta de sus primitivos amores literarios con una tragedia clásica, Arias Gonzalo, y una comedia del mismo género, Tanto vales cuanto tienes, imitada de la que se titula Oros son triunfos. La tragedia, estimable pero desigual, no llega al vigor y pintoresco estilo de las de Cienfuegos, ni al Pelayo de Quintana, ni á la Viuda de Padilla de Martínez de la Rosa. La comedia, escrita en diversidad de metros, participa menos del rígido espíritu moratiniano que de la índole propia de Bretón de los Herreros. Ni se olvidó Saavedra de la pintura durante una época tan memorable en los fastos de su vida. Lejos de eso la estudió y practicó ahincadamente bajo la dirección del profesor Hyrle, consiguiendo

(1) En Setiembre de 1829.

adelantar hasta el punto de poder hombrearse con verdaderos pintores.

Aleccionado por las grandiosas creaciones del romanticismo inglés que le enseñaron á estimar debidamente á nuestros admirables dramáticos de los siglos XVI y XVII, calumniados ó escarnecidos por aristarcos apegados al erróneo principio de la imitación servil; ansioso de acercarse á la madre patria lo más posible, D. Angel abandonó con su mujer é hijos la isla de Malta en Marzo de 1830. El general Ponsonby, teniente gobernador, puso á su disposición generosamente un yate para que los transportase á Francia, donde la revolución poética iniciada en Alemania por Klopstock, Wieland y Lessing, llevada a su mayor apogeo por Goethe y Schiller, canonizada y reducida á fórmula preceptiva por Federico y Augusto Guillermo Schlegel, acababa de estallar con' inaudito vigor en los cánticos de Víctor Hugo y Lamartine y en los dramas de Dumas, merced á las semillas oportunamente derramadas por Chateaubriand, Constant y madama Stael. Esta revolución, que proclamaba amplia libertad en materias de gusto literario, derrocando el principio de imitación y favoreciendo el desarrollo poético de la verdad, no podía menos de herir vivamente la imaginación de un hombre tan bien templado para com

« AnteriorContinuar »