Imágenes de páginas
PDF
EPUB

bre y ardiendo en sed de venganza. Mas no bien el lazo de mutua simpatía los une en amistad estrecha sin conocerse, cuando el nuevo Marqués de Calatrava descubre que su amigo es el seductor de su hermana y matador de su padre, le insulta, le desafía, y muere á sus manos en el duelo.

Leonor en tanto, huyendo de sí misma, se refugia en la vida penitente y procura expiar su falta lejos del mundo y de los hombres, bajo las alas protectoras de la religión, en las intrincadas é inaccesibles breñas próximas al famoso convento de los Ángeles á media legua de Hornachuelos. Á él había sido transportado el indiano D. Álvaro, mal herido por unos salteadores, y de él era religioso cuatro años hacía (cumpliendo el voto que formó en Veletri al escapar del suplicio que le aguardaba por haber muerto á D. Carlos en desafío), cuando se presenta en su celda un embozado caballero. Era D. Alfonso de Vargas, hijo segundo del Marqués. Sediento de venganza como su hermano, recorre la América en busca del seductor; logra allí penetrar el misterio de su origen, y vuelto á España le persigue hasta en aquel sagrado asilo. D. Álvaro lucha con las sugestiones infernales y se sobrepone á ellas. Sin embargo, acosado, escarnecido por el último de los Vargas, pierde la fortaleza

del espíritu. Cediendo al cabo la razón á los ímpetus de la ira, empuña la espada que aquél le ofrece; sale con él del convento; salvan la cerca que defiende el ignorado retiro de Leonor, y á vista de la ermita en que yace muerta para todos, á la luz frecuente del relámpago, cruzan los aceros y cae D. Alfonso bañado en su propia sangre.

Á las voces imperiosas de D. Alvaro pidiendo auxilio espiritual para el moribundo, la mujer penitente hace señal demandando socorro y desciende de los riscos á presenciar el más horroroso cuadro. Reconócela D. Álvaro. Llámala D. Alfonso, á quien ella corre desalada. Pero como éste sospechase, al verla en aquellos sitios, que vivía hipócritamente al lado del matador de su padre, hace un último esfuerzo y le atraviesa el corazón. La comunidad llega á este punto cantando piadosas oraciones; y cuando D. Alvaro, en el vértigo de la desesperación, sube á una roca y se precipita en el abismo, la voz de los religiosos se levanta, como perfume celestial que lo purifica todo, clamando: ¡Misericordia, Señor! ¡Misericordia!

Para Pastor Díaz, Ferrer del Río, Mazade, Pacheco y otros, Don Álvaro reproduce el fatalismo de los griegos; se dirige sólo á mostrar al hombre en lucha impotente con la pre

destinación. Deslumbrados por la idea que envuelve el segundo título de la obra, donde parece que el autor ha querido manifestar el invencible poder de la fuerza del sino, pienso que no han penetrado bien en el verdadero sentido del drama. Aunque aquellos que por sus íntimas conexiones con el Duque de Rivas debían conocerlo más hablen mucho de la inconsciencia que le suponen respecto al objeto y alcance de sus creaciones artísticas, no me puedo persuadir de que D. Ángel se propusiese únicamente pintar en tan admirable poema la tiranía ineludible del hado sofocando la libertad de las acciones humanas: que á eso equivale la opinión vulgar sobre la fuerza del sino, resto de la influencia arábiga o de las supersticiones y resabios paganos de la Edad Media. Por el contrario, en la conclusión del Don Alvaro encuentro yo una faz distinta, pero no menos ejemplar y cristiana, de la justicia providencial visible en El moro expósito. El Duque de Rivas no abandona su héroe á los horrores de una predestinación criminal inevitable como la de Edipo, sino le condena á experimentar las consecuencias del fatalismo del error voluntario, digámoslo así, que por una sucesión ó encadenamiento infalible nos precipita de abismo en abismo cuando la razón no nos detiene al borde de ninguno de ellos.

Si D. Álvaro no intentara, con buen ó mal fin, robar una hija á su padre, ¿tendría ocasión de hacer uso de la pistola que hiere mortalmente al Marqués de Calatrava? Si Leonor abrigase la fortaleza que pudo tener para llegar al término de su disculpable amor sin atropellar la obediencia filial ni los respetos debidos al propio decoro, ¿habría causado la muerte de su padre y la pérdida de todos los suyos? No es la fatalidad, no es el sino quien impulsa á D. Álvaro, empujándole por un sendero del que no pueda salir, á ser azote de la familia de Vargas. Entre el sentimiento del deber y el desvarío de la pasión hay gran diferencia, y D. Álvaro es dueño de escoger el mejor camino. Si elige mal, ¿cómo ha de lograr el bien? Si en los trances de la vida deja sobreponerse á la voz de la razón el arrebato de las pasiones, ¿cómo no ha de llegar al término más desdichado? Claro está que para vencer en semejante lucha teniendo un carácter vehemente y estando subyugado por pasión violenta, se necesitan fuerzas heróicas; pero en tales casos todos estamos obligados á ser héroes, todos debemos tener en el alma fuerza suficiente para desoir las sugestiones de mal regidos afectos.

Lo mismo que D. Alvaro enseñan D. Carlos y D. Alfonso. Desde que reciben noticias del trágico fin de su padre, sólo viven para la venganza. ¿Cómo, persiguiéndola sin cesar, no habían de encontrar la muerte? Basta fijarse en el móvil de los acontecimientos que á primera vista parecen fruto del sino adverso del protagonista, para conocer que las malandanzas de los personajes se deben, no á fatal predestinación, sino al mal uso que hacen de las pasiones en el libre ejercicio de sus facultades morales. Reguláranlas conforme á rectos principios, y pronto quedaría rota la cadena de esa aparente fatalidad; pronto caería deshecho el fantasma de la fuerza del sino.

Cuando D. Álvaro, fugitivo de Italia por haber dado muerte en desafío al primogénito del Marqués de Calatrava, entregado á vida penitente en el convento de Hornachuelos, cede á las provocaciones de D. Alfonso y le atraviesa el corazón, pasando en aquel trance por la amargura de que Leonor sucumba allí también asesinada por su moribundo hermano, la desesperación que de él se apodera le hace correr á precipitarse en un abismo. Este cúmulo de desgracias podría creerse fruto de implacable fatalidad, si al mismo tiempo que D. Alvaro pone voluntario fin á sus desventuras, la fé no dirigiese plegarias al cielo, por boca de los religiosos, demandando para el suicida los auxilios de la gracia y dando á en

« AnteriorContinuar »