Ambas Américas: contrastes, por R.P.

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 416 - ... y greyes van sin cuento paciendo tu verdura, desde el llano que tiene por lindero el horizonte, hasta el erguido monte, de inaccesible nieve siempre cano.
Página 27 - ¡Salve, fecunda zona, que al sol enamorado circunscribes el vago curso, y cuanto ser se anima en cada vario clima, acariciada de su luz, concibes!
Página 127 - ... poseído de una alegría inexplicable, grité al uno y otro bando que se postrasen en tierra para dar gracias al Omnipotente por haberme librado del horrible trance de regarla con sangre de hermanos. Todos aquellos hombres, pocos momentos antes dispuestos a luchar con el valor que caracteriza a los hijos de Venezuela, hincaron la rodilla en tierra y murmuraron fervorosa acción de gracias al Todopoderoso. ("Autobiografía", 1878, II, 231-232). No desmentía su magnanimidad, demostrada con el...
Página 103 - V despachó de Cádiz, en una carabela, el icono venerado, ningún pincel profano ha refrescado su colorido primitivo- El tiempo, el polvo, el doble humo del incienso y de los cirios, la irreverencia de las moscas, han cambiado ese colorido, que pudo ser brillante tono de rojo violáceo.
Página 325 - Entre con algazara La pueril tropa, al daño prevenida, Y lazada oprimida Te echen al cuello con fiereza rara; Y al oírte chillar alcen el grito Y te llamen maldito! Y creyéndote al fin del diablo imágen, Te abominen, te escupan y te ultrajen.
Página 127 - Pedro Alcántara: En el sitio de las Lagunetas donde se vio obligado a hacer frente con todas sus fuerzas, nos pusimos al habla y con el mayor empeño e insistencia le exhorté a que se rindiera para evitar el doloroso lance de una sangrienta escena. Era aquella la vez primera que yo iba a hacer armas contra mis hermanos y tal pensamiento me atormentaba horriblemente; rogaba fervorosamente al cielo que se moviese el corazón del enemigo para que no llegase el caso de medir las fuerzas. Yo no quería...
Página 17 - ... espectacion pública, y convertido en disfavor en unos, en casi hostilidad en otros, el sentimiento que indujo á Mr. Canning y al Presidente Monroe á ponerse de por medio, cuando se trató de ahogar en su cuna las nacientes repúblicas.
Página 42 - ... de riqueza, de resistencia inteligente contra los bruscos movimientos sociales, de instigación y freno al gobierno. El despotismo, la libertad, la monarquía, la república no cambiarán la esencia de las cosas; la libertad porque deja libres las pasiones sin inteligencia; el despotismo porque aplasta las pocas fuerzas útiles y agrava el mal futuro en busca de un reposo efímero; la república porque no se gobierna a...
Página 43 - ... de cerca de seiscientos millones, el trabajo del hombre produce en el año cerca de cincuenta por ciento de todo el capital del Estado, ó de lo que se conserva del trabajo acumulado por la obra de ocho generaciones.
Página 97 - España, pura informar de los negocios de América-, decían: "Tan luego como un clérigo recibe un curato, su primer propósito es acumular riquezas sin detenerse en medios, á costa de los pobres indios, víctimas de la rapacidad de los corregidores. Forman cofradías, cada una de las cuales tiene un santo en la iglesia en su correspondiente altar, donde en un día señalado se celebra el sacrificio de la misa, por el cual recibe el cura cuatro pesos y medio, y la misma suma por el sermón en que...

Información bibliográfica